Estos son los activos a los que EE. UU. le quiere meter mano

Activos

Más allá de cercar al Gobierno legítimo de Venezuela, la autoproclamación de Juan Guaidó como Presidente Interino es la activación de un plan maestro por parte de los EE. UU., la banca internacional y las grandes corporaciones petroleras y mineras del planeta para iniciar el “gran saqueo” de las riquezas del país. Las sanciones económicas aprobadas por el Gobierno de los EE. UU. y la negativa del Banco de Inglaterra de repatriar las 14 toneladas de oro que reposan en esa institución apuntan hacia esa dirección, pues comenzaron a “echarle mano” a nuestras reservas y activos internacionales.

Las reservas internacionales son una cantidad determinada de recursos –en el caso venezolano divisas y oro monetario– que se utilizan para cumplir compromisos internacionales y como medios de pago para la importación de productos y servicios. Venezuela al igual que el resto de los países del mundo tiene cuenta en el FMI y en “bancos corresponsales” que son los que se encargan de ejecutar las operaciones financieras. El Banco de Inglaterra y el Deutsche Bank son dos de ellos.

Los activos internacionales de nuestro país son el petróleo, los ingresos generados por su venta y el oro. A continuación veremos en qué nos afectan las últimas medidas adoptadas por los EE. UU.

En principio, las sanciones anunciadas por los Estados Unidos limitan todas las transacciones entre PDVSA y cualquier entidad estadounidense. PDVSA no podrá exportar crudo a Estados Unidos y no podrá recibir pagos por exportaciones, tampoco podrá importar diluyentes ni gasolina de Estados Unidos. Por otro lado, las sanciones contra PDVSA se acompañan del congelamiento de unos 7.000 millones de dólares en activos en adición a una pérdida estimada de 11.000 millones de dólares de sus exportaciones durante los próximos años.

Con este panorama, a los acreedores internacionales se les ponen los dientes largos si Venezuela cae en default. Mark Walker ejecutivo de la firma de asesoría financiera neoyorquina Millstein & Co. y especialista en el tema de deuda soberana declaró para BBC Mundo que PDVSA tiene tres clases de activos en el extranjero que serían potencialmente de interés. La primera es CITGO, la sexta refinería más grande del EE. UU., con instalaciones en los estados de Luisiana, Illinois y Texas y decenas de miles de estaciones de servicio. El segundo activo sería el dinero que PDVSA recibe en el extranjero por la venta de petróleo venezolano. Y el tercero, algunas participaciones en ciertas refinerías extranjeras.

En el caso del oro retenido en Reino Unido, muchas personas se preguntan por qué tenemos oro en el Banco de Inglaterra. Un especialista del BCV explicó para Supuesto Negado que el oro debe sufrir un proceso de transformación para ser convertido en oro monetario. Por tal razón, el oro extraído es enviado al exterior para ser procesado y monetarizado. El Banco de Inglaterra hace ese procedimiento y por eso la presencia de oro venezolano en esa entidad.

Para noviembre de 2018 se contabilizaban 14 toneladas de oro nacional en las bóvedas del Banco de Inglaterra y en ese entonces su valor se calculaba en 550 millones de dólares. Sin embargo, esta última jugada de esta institución bancaria de negar el retiro del oro venezolano subió su valor a 1,2 mil millones de dólares. Dinero que deja de ingresar al país. Eso complica la situación del Estado venezolano, ya que con la caída de los precios del petróleo en los últimos años el Gobierno ha estado utilizando el oro como respaldo para pagar las deudas de la nación.

La mayor parte de nuestras reservas de oro monetario están en Venezuela y desde el año pasado, previendo este movimiento orquestado por los EE. UU., el mineral extraído del Arco Minero del Orinoco se empezó a enviar a Turquía para su procesamiento. No obstante, es imposible no sentir un mal sabor de boca al ver cómo el presidente del parlamento, Juan Guaidó, al pedirle al Gobierno británico que no nos devuelva el oro, justificó uno de los robos más descarados que ha sufrido el país en su historia.

______________________________

Por Enza García Margarit / Supuesto Negado