Agave, la fórmula mágica etílica en medio de la crisis económica

Agave

Desde los tiempos en que la guerra económica daba sus primeros pasos, un grupo de jóvenes movidos por el rebusque se metieron en el negocio de la reventa de cocuy. Todos los fines de semana viajaban al estado Lara, donde compraban los mejores destilados de este licor para complacer a sus cada vez más exigentes compradores caraqueños. Así celebraban “La fiesta del cocuy”, que poco a poco se convirtió en un festejo permanente gracias al volumen de pedidos.

Hace cuatro años algunos de ellos decidieron tomarse el negocio muy en serio y contactaron a varios maestros cocuyeros para empaparse bien del negocio. De entre todos, eligieron a Douglas Rosendo, quien los adentró en los caminos de la labor ancestral y cultural de la producción de cocuy. Evelyn Bastidas y Esteban Sánchez sacaron lo mejor de ese aprendizaje para echar a andar este proyecto que decidieron llamar como la preciosa planta con la que se elabora este licor: Agave.

AgaveLos productos Agave vienen posicionándose rápidamente en el mercado nacional, gracias al auge cocuyero que se ha despertado en buena parte del territorio nacional. Evelyn dice que “sobre todo en el último año hemos tenido un crecimiento significativo. Los primeros tres años fueron de aprendizaje, de adquirir conocimientos y respetar las canas de nuestros maestros. Luego luchamos para posicionar la marca, pero ya tenemos el reconocimiento de expertos en la materia, gracias a nuestras técnicas de procesamiento y control de calidad”.

Esteban Sánchez es ingeniero mecánico y puso sus talentos al servicio de esta marca. Él es quien controla los procesos de refinación de los licores, las normas y procedimientos para obtener un cocuy de altísima calidad. “Sacamos de una procesadora de pulpa una destiladora a la que le incorporamos una tubería. A pesar de ello preservamos el acervo cultural de nuestros ancestros para obtener el mejor cocuy”, comentó.

Camino culebrero

No fue fácil llegar a lo que hoy es Agave. Evelyn Bastidas cuenta que en el camino consiguieron varios obstáculos y que la inflación tampoco ayudó mucho. “Conseguimos comprar unas tierras en Siquisique (estado Lara), con unas dos mil quinientas planta listas para procesar. Así comenzamos el proceso de producción con la ayuda del maestro Rosendo”.

Bastidas cuenta que ofrecieron al maestro cocuyero entablar una sociedad para arrancar la empresa, pero este se negó alegando que no le interesaban los reconocimientos ni certificaciones. “Él se ofreció a enseñarnos todo lo que sabe sobre las técnicas ancestrales de producción de cocuy. Su compromiso es mantener viva la tradición”.

AgaveEl impulso más acelerado a la marca lo da la organización de catas y eventos donde se explican las bondades del cocuy. “El cocuy tiene propiedades curativas y medicinales, sobre todo tiene un uso eficaz para ayudar en las labores de parto. También tiene bondades que son aplicadas con mucho éxito en la alta cocina. Varios chef han creado platos basados en nuestro producto”, explica Evelyn Bastidas.

Yo me quedo en Venezuela

Muchos de los que nos quedamos en Venezuela la vemos como a una madre a la que no dejamos sola, y mucho menos cuando está enferma. Así la gente de Agave decidió apostar por el emprendimiento en nuestro país. “Venezuela le ha brindado al mundo toda su nobleza, y ahora es el momento de devolverle lo que ella nos ha entregado −dice Bastidas− estamos conscientes de esta situación difícil y para salir de ella lo que hay que hacer es amar, trabajar y preservar todo lo nuestro”.

Señala Evelyn Bastidas que no tiene temor en decir que su emprendimiento también tiene características políticas. “Tienen años llevándose todo y ¿también se van a llevar nuestros licores venezolanos? Venezuela se levanta ahora, y se levanta con quienes nos quedamos: los que dijimos que este país va para adelante”.

Para Agave 2018 ha sido su gran año, pese a la hiperinflación que vive el país. Su crecimiento como marca dentro y fuera de Venezuela ha sido constante. “Quizá somos pocos los que estamos emprendiendo, pero somos muchos los que estamos trabajando. No queremos y no nos vamos a ir de nuestro país”, enfatizó.

Para contactar con Agave consulta las redes sociales @agaveamor en Instagram y Twitter, o por el correo electrónico agaveamor@gmail.com

_____________

Por Randolph Borges / Supuesto Negado