AUMENTO DE LA GASOLINA: LA ALTERNATIVA DE ALGUNOS EXPERTOS PARA ALIVIAR LA CRISIS

Gasolina

El profesor de Historia Económica y Ciencias Políticas en la Universidad de Oriente (UDO), Steve Ellner, presentó una propuesta para “aliviar la crisis económica” que asedia a Venezuela, en donde el punto principal es el aumento del precio de la gasolina.

Lo primero a considerar, según el catedrático, es la factibilidad política y social de cualquier medida económica a ejecutarse, destacando que una medida impopular puede ser aprovechada por la derecha de forma inmediata, tal como ocurrió en Brasil, donde el aumento de los precios del transporte público en Sao Paulo fue rechazado por las clases populares, lo que sirvió para que la derecha allanara el camino a la destitución de Dilma Rousseff.

En tal sentido, Ellner propone una liberación de precios que sea gradual y que en principio se circunscriba a un sector “de muchísima importancia desde el punto de vista económico, y eso es el caso de la gasolina”.

Gasolina

Los bajísimos precios de la gasolina han propiciado dos situaciones que contribuyen a la fractura de la economía del país, tales como el “contrabando masivo de ese producto hacia Colombia y también su uso no racional”. Una medida que haga frente a ambos factores servirá para ir aplacando la crisis.

Por tanto, Steve Ellner explica: “mi propuesta es que los precios de gasolina sean fijados y aumentados en función de los costos de producción. Específicamente propongo que los precios de gasolina sean 25 por ciento menor que el costo de producción y que haya un ajuste de precios cada dos meses en base al aumento del costo de producción”.

De esta manera, el precio de la gasolina seguirá siendo calculado por debajo del costo de producción, además explica que la medida no tiene por qué afectar a los sectores populares, ya que los mismos se benefician generalmente del transporte público y “como el aumento no va a ser aplicado al gasoil (por lo menos al principio), no debe afectar el transporte público”. De hecho, veinticinco por ciento del ingreso que reciba el Estado a partir de esta nueva política sería asignado al transporte público, incluyendo autobuses del Estado y el sistema metro.

Para que la propuesta se ejecute de forma satisfactoria, Ellner también plantea la creación de una comisión para que calcule el aumento de precios de la gasolina cada dos meses en correspondencia con la tasa inflacionaria del país. También será necesario instalar puntos para uso de tarjetas de débito en todas las gasolineras del país.

Gasolina

Por otra parte, el seguimiento al sector transporte también debe ser prioritario, atender las denuncias correspondientes a aumentos del pasaje no autorizados y sancionar a los infractores, así como brindar información oportuna sobre “las acciones que el Estado está tomando contra los transportistas que se aprovechan de la circunstancia para aumentar los precios”.

Si bien la propuesta de Ellner afectaría mayormente a la clase media, indica que los costos serían fijados a “un precio manejable para personas de la clase media, siempre y cuando usen su vehículo en forma racional”.

El economista deja claro que esta propuesta no busca solventar la crisis económica venezolana, pues, para ello es necesario dirigir esfuerzos a crear otras políticas y reformas. Los objetivos del planteamiento son claros, “aumentar el ingreso del Estado al reducir el contrabando de gasolina a Colombia y el uso irracional de ese combustible” y abrir “el camino para la aplicación de este método de anclaje a otros sectores” como el gasoil, electricidad, telefonía, entre otros.

Aumentar el precio de la gasolina puede ser política y económicamente contraproducente, explica Ellner, “si el Estado es débil e incapaz de hacer valer sus políticas en un sector tan neurológico como el transporte público”, pues no manejarlo propiciaría un descontento social con el que la derecha puede jugar a su favor.

_________________________

Por Yonaski Moreno / Supuesto Negado