Según analista de la BBC Bolsonaro es un populista”Estilo Chávez”

Lo que se suponía que iba a pasar sucedió sin sorpresas ni contratiempos y Jair Bolsonaro alcanzó la presidencia de Brasil el pasado domingo con una diferencia que supera el 10% de la preferencia electoral, es decir, ganó sólidamente por más de 10 millones de votos.

Ante el desconcierto y la indignación de la izquierda, pero más, ante la reacción de la derecha liberal, fuerzas políticas que se ven desplazadas en Brasil, Gerardo Lissardy, corresponsal de la BBC, conversó con Steven Levitsky, profesor de Gobierno en la Universidad de Harvard y estudioso del autoritarismo y la democratización en América Latina.

La entrevista versó en torno al futuro de la región y en especial sobre la cuestión de si Bolsonaro es un fenómeno aislado o un presagio de los nuevos tiempos políticos. “Si Bolsonaro es políticamente exitoso, habrá otros políticos tomándolo como modelo”, presagia el especialista anglosajón, quien durante su trayectoria se ha mostrado como defensor de las democracias liberales del establishment.

Bolsonaro

Así explica el intelectual y coautor del libro How Democracies Die (Cómo mueren las democracias) la victoria del ultraderechista brasilero:

“Los brasileños están realmente enojados por la tormenta perfecta de los últimos cinco años: una combinación de la peor recesión en la historia de Brasil con lo que podría ser el peor escándalo de corrupción en la historia de cualquier democracia.
La combinación de estas dos cosas ha llevado a una tremenda y entendible ira de los votantes con la élite política. En Brasil esta crisis pasó bajo un gobierno de izquierda. Esta es la razón principal por la cual vemos una reacción de derecha”.

Pero Levitsky también cree que Bolsonaro se benefició del espacio político que abrió a la derecha no-liberal (o “iliberal”) Donald Trump en Estados Unidos.

“El hecho de que Trump haya mostrado que puede quebrar todas las reglas, cruzar todas las líneas que el establishment dice que no se pueden cruzar, y beneficiarte políticamente de ello, eso probablemente tuvo que alentar a Bolsonaro”.

Sin embargo, creé que “aún si Hillary Clinton hubiera ganado la presidencia, hay una gran probabilidad de que vieras a Bolsonaro como un candidato muy fuerte en Brasil debido a las condiciones domésticas”.

La diferencia sería que con otro mandatario en Washington habría una actitud crítica para con Bolsonaro:
“El gobierno de Estados Unidos ha abandonado enteramente el aliento a la democracia en el exterior. De hecho, Trump ha acogido y alentado a autoritarios. Y es muy probable que el gobierno de Trump acoja o apoye a Bolsonaro”.

Bolsonaro

Más allá el autor se mostró preocupado por el futuro de la democracia en Brasil y en toda la región:

“Brasil es un país influyente. La última vez que murió la democracia en Brasil, en un golpe militar, ayudó a desencadenar o al menos a alentar una ola de golpes militares a lo largo de América Latina. Brasil 1964 fue el modelo. Y una década después, la región estaba gobernada por militares. Así que los latinoamericanos deben estar muy preocupados”.

Pero Levitsky opina que, además de plantear peligros para la democracia de Brasil, el exmilitar puede ser el Rodrigo Duterte de América Latina:
“Hubo mucha especulación en los últimos años sobre por qué no había un Duterte latinoamericano, alguien que esté abiertamente dispuesto a violar ciertos derechos civiles y humanos básicos, en nombre de combatir el crimen con un puño de hierro”.

Para Levitsky, el nuevo presidente brasileño “ha sido muy claro en su voluntad de violar el tipo de derechos por los cuales los brasileños estuvieron luchando en los últimos 30 o 40 años, en particular los de los sectores más vulnerables de la sociedad, lo que creo que es aterrador”.

Sin embargo, el catedrático de Harvard sostiene que Bolsonaro sería más comparable a expresidentes latinoamericanos como Hugo Chávez, Alberto Fujimori o Rafael Correa que a las figuras populistas de la extrema derecha europea.

“Bolsonaro es un populista. Populistas vienen con sabor de izquierda, sabor de centro y sabor de derecha. Pero todos ellos, sean de derecha o izquierda, terminan asaltando las instituciones democráticas. Eso es lo que me preocupa tanto de Brasil”.

“Algunas personas piensan en populistas tradicionales en América Latina como siendo estatistas e izquierdistas, al estilo Perón. Y no son todos así. Algunos populistas son de derecha. Alberto Fujimori para mí era un populista”.

Bolsonaro

Es de destacar que Levitsky no repara en las diferencias entre los políticos que menciona. Por ejemplo, no dice que Correa salió de la presidencia por respecto a la Constitución (no pueden haber más de dos reelecciones según las leyes ecuatorianas).

Tampoco habla de los derechos que reivindicó y defendió durante su mandato el fallecido presidente venezolano, quien además fuera reconocido por la ONU y otras instituciones internacionales.

En el mismo sentido parece un contrasentido sostener que Perón era un líder populista de izquierda cuando él mimo lo negaba.

Como sea, Levitsky está seguro de sus análisis y realiza de forma algo lúgubre su sentencia definitiva:

“Las democracias no van a morir del modo en que lo hacían en los 60s. Las democracias mueren hoy más frecuentemente en manos de un líder electo, muy a menudo un líder populista. No sé cuánto importa que esté a la derecha”.

________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado