Bitcoin: la nueva fiebre del oro es digital

criptomoneda

Con todo y crisis Venezuela siempre está al día con las modas: la criptomoneda es una de ellas. El bloqueo norteamericano a nuestra plataforma financiera, la ilegalidad de las transacciones en dólares dentro del territorio nacional y la inflación desbordada, está empujando a empresarios y pequeños inversionistas venezolanos a meterse en eso de las criptomonedas, sobre todo los bitcoins.

Se trata de una forma de convertir bolívares en dólares para unos, y de obtener ganancias rápidas y fáciles para otros… De ambas cosas, en realidad, para todo el que se arriesgue.

Todavía el asunto no llega al nivel de los raspacupos y los bachaqueros, pero es un negocio en auge indudable, aquí y en todo el mundo, y los venezolanos sentimos debilidad por los negocios que prometen dinero fácil, pero si además se ve hasta cool, no hay nada más de que hablar, “lo mío es minar criptomonedas”.

Podría alguien decir que la voracidad capitalista va a terminar con destruir las bases del sistema capitalista mismo. Esa es la forma más ñángara y optimista de ver el asunto. Pero cabe la opción de que estemos presenciado, en primera fila, cambios profundos dentro del sistema financiero mundial, y que estos cambios no estén siendo motorizados por los actores tradicionales sino, efectivamente, por una especie de Liga de los Nuevos Nerds, cerebritos y anarcoinversionistas, que junto con nuestros manganzones criollos podrían eventualmente poner en jaque a la banca tradicional.

Sea lo que sea, no está de más irnos enterando lo más temprano posible de estos cambios que ya están llegando a Venezuela. Supuesto Negado le dedica esta edición.