EL BITCOIN PIERDE SU VALOR POR RECHAZO DE LA BANCA Y LOS ESTADOS

La popularidad del Bitcoin llegó a su clímax a finales del año pasado, con un valor de 19 mil dólares a mediados de diciembre. Sin embargo, desde entonces ha caído en más de un 50%. Para el 1° de enero ya costaba poco más de 14 mil dólares y para abril su cotización se ubicó ligeramente por debajo de los 7 mil.

Aunque la bajada no ha sido constante y a intervalos el precio de la divisa ha mostrado signos de recuperación, todo parece indicar que seguirá cayendo.

Las iniciativas por prohibirlas y la tendencia por parte de las redes sociales a no darle publicidad, son dos de los factores que, según analistas, conspiran contra el éxito de las criptomonedas.

En días recientes, el Lloyds Banking Group anunció que prohibiría la compra de bitcoin con tarjetas de crédito. Además, según publicó Fortune, cinco de los principales proveedores de tarjetas de crédito de EE.UU. han implementado ya la medida o están por hacerlo.

Bank of America, JPMorgan, Citigroup, Discover y Capital One alegan al unísono que la prohibición obedece a la necesidad de “proteger a sus clientes”.

Pero las barreras contra las criptodivisas no solo son levantadas por la banca internacional. El ministro de Finanzas de India, Arun Jaitley, afirmó recientemente que su gobierno “no considera que las criptomonedas sean legales y tomará todas las medidas para eliminar el uso de estas en el financiamiento de actividades ilegítimas o como parte del sistema de pago”.

También el director de la Comisión de Servicios Financieros de Corea del Sur, Choi Jong-ku, anunció un conjunto de iniciativas legales que prohibirán el acceso a los menores de edad (con riesgo de multa para los padres) a las criptodivisas. Asimismo, afirmó que habrá un control de las transacciones por parte del Estado.

China se suma a esta tendencia prohibicionista y elimina las llamadas ICO (Ofrecimiento Inicial de Moneda, por sus siglas en inglés), con lo cual torpedea el financiamiento de las empresas privadas mediante la venta de sus propias divisas electrónicas. Esta prohibición se aplica en particular al sistema bancario. Por último, el gigante de Asia eliminará la industria minera.

Si el sistema financiero se justifica en la protección de sus clientes, los Estados nacionales lo hacen en la imposibilidad en la que se hallan para fiscalizar divisas electrónicas y en la necesidad de estabilizar el sistema financiero.

Agudizan la situación de las criptodivisas, y en particular del bitcoin, los recientes anuncios de Instagram, Facebook, Google, Twitter y otras plataformas en pro de dejar de promocionar las monedas. El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, justificó la iniciativa así:

“Esta política es parte de un esfuerzo continuo para mejorar la integridad y seguridad de nuestros anuncios y para dificultar que los estafadores se beneficien de una presencia en Facebook”.

Si bien los emisores de criptomonedas reconocen que su precio se ve afectado regularmente por subidas y bajadas abruptas, debido a las llamadas “ballenas” (personas o firmas que tienen grandes cantidades de bitcoin y las utilizan para especular, como en el caso de la extinta Mt. Gox), también sostienen que la caída actual está determinada por el temor a un aumento en las prohibiciones y sanciones de que son víctimas los criptoactivos por parte del capital financiero y de los Estados nacionales.

Llama la atención que algunos medios especializados han incluido entre los factores que atentan contra el valor de las criptomonedas, las sanciones implantadas por el Departamento del Tesoro estadounidense contra el petro venezolano, ya que, aseguran, es posible que este tipo de medidas se extiendan a todos los activos digitales.

__________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado