Bolsonaro es ahora el presidente más odiado de la región

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pasó de ser una especie de “mesías” mediático para Brasil a ser criticado, no sólo por políticos y voceros sociales de su propio país, sino por presidentes, artistas y hasta por el papa Francisco.

Round 1: Bolsonaro vs Iglesia Católica

El recrudecimiento del choque de Bolsonaro con el papa Francisco y la cúpula de la Iglesia Católica en general, ocurre a raíz de los voraces incendios que consumieron cientos de miles de kilómetros de la Amazonia brasilera.

Bolsonaro, quien llegó al poder en 2018 con el apoyo de grupos evangélicos pentecostales y su esposa profesa también esta religión, llamó a un grupo de obispos reunidos en el marco de la preparación del Sínodo de la Amazonia, “traidores de la patria”, por el contenido del documento que surgió del encuentro.

El Sínodo de la Amazonia fue propuesto por Francisco en 2017, cuando la elección del exmilitar de extrema derecha ni siquiera había ocurrido.

Tendrá lugar a partir del 6 de octubre en la ciudad amazónica de Belem con la presencia de 102 obispos de los 9 países amazónicos.   Es la primera vez que tratará sobre un lugar geográfico específico.

“Lamentamos profundamente que hoy, en lugar de ser apoyados y alentados, nuestros líderes sean criminalizados como enemigos de la patria”, aseguró la carta de los obispos que se reunieron por tres días.

El 26 de agosto pasado, Francisco, quien ha convertido a la ecología en un tema fundamental de su episcopado, se había mostrado preocupado por los incendios en este pulmón natural, pidió que “con el compromiso de todos” se extinguieran “lo antes posible”.

Recientemente, citado por el diario británico The Guardian, e arzobispo brasileño Erwin Kräutler, rechazó la política ambiental del presidente de Brasil, calificando los incendios como un “apocalipsis”.

“Siempre ha habido incendios en la Amazonía. Cuando son más pequeños, la naturaleza se reconstruye en pocos años. Pero lo que se está viendo ahora es un verdadero apocalipsis”, declaró.

Además, de acuerdo al diario español El País, en un artículo titulado “¿Bolsonaro espiando al papa?”, asegura que Bolsonaro, quien se confiesa católico, y su alto mando militar “están (El Vaticano) tratando de convencer a Europa de que quieren apoderarse del Amazonas” y que “la próxima pelea podría ser con el papa”.

Round 2: Piñera y Bahchelet vs Bolsonaro

Los incendios en la Amazonia brasilera, la más extensa y rica del continente, le han salido caro a Bolsonaro.

Hasta su colega chileno, Sebastián Piñera, con quien comparte la ideología política neoliberal, tuvo que salir píublicamente en defensa de la expresidenta Michelle Bachelet, actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

La reacción de Bolsonaro se dio luego de que la chilena, durante una rueda de prensa en Ginebra, dijera que en Brasil hay una “reducción del espacio democrático”.

La respuesta de Bolsonaro, fue implacable.  Además de elogiar la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), acusó a Bachelet de entrometerse en lasoberanía brasileña.

Bachelet “dice que Brasil pierde espacio democrático, (pero olvida que) si la gente de Pinochet no hubiera derrotado a la izquierda en 1973 (entre ellos a su padre), y con ella a su padre, Chile sería hoy como Cuba”, dijo Bolsonaro, quien también hizo mención al padre de la mujer, el exgeneral de la Fuerza Aérea Chilena, Alberto Bachelet, quien murió torturado en 1974 tras ser apresado por agentes pinochetistas.

Ante ello, Piñera le respondió a Bolsonaro:  “No comparto en absoluto la alusión hecha por el presidente Bolsonaro respecto a una expresidenta de Chile y especialmente en un tema tan doloroso como la muerte de su padre”.

Round 3: ONG´s vs Bolsonaro

Mientras la Amazonia se consumía a un ritmo aceleradísimo, Bolsonaro insinuó  públicamente que quizás fuesen las ONG´s ambientalistas las responsables del fuego.

Y lo que logró fue no sólo el rechazo de estas organizaciones, sino una alianza entre representantes de empresarios del agro, académicos y estos movimientos que se unieron y llegaron este viernes a Sao Paulo para exigir al Gobierno del conservador Bolsonaro que atienda y se tome en serio la deforestación y active mecanismos que frenen “el robo de tierras públicas”,  uno de los detonantes de la catástrofe ambiental que produjo más de 40 mil focos de incendios en lo que va de año.

Otras figuras públicas de reconocida trayectoria como Luiz Inácio “Lula” Da Silva, “Pepe” Mujica de Uruguay con su frase “Desgraciadamente los pueblos también se equivocan”, o los cantantes brasileños Chico Buarque, Caetano Veloso y Gilberto Gil, se han mostrado críticos al Gobierno de Jair Bolsonaro, que apenas comenzó el 1 de enero de 2019 y deberá culminar en el 2024.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado