Bolsonaro no habla mucho excepto cuando se trata de Venezuela

Bolsonaro

El ultraderechista Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil hace unos días y ha sido poco lo que ha comunicado desde entonces, cosa que ha sorprendido a algunos analistas y comentaristas que esperaban un mandatario más activo en el ámbito comunicacional.

Sin embargo, Bolsonaro nunca se ha caracterizado por ser un político diestro en el uso de la palabra. De hecho, en su campaña, y en particular luego del supuesto atentado que se cometiera en su contra, fueron pocas sus apariciones en público.

En efecto, su campaña fue agenciada desde las redes sociales por una parte, y por la otra por allegados a su persona, entre ellos su hijo Flavio, su actual vicepresidente, el coronel retirado Hamilton Mourao, y otras figuras. Contó además con una campaña mediática totalmente pregrabada.

La razón la explica el portal Rusia Today en una nota titulada “Las idas y venidas de Jair Bolsonaro al frente de Brasil”, en la cual afirman:

“Los cambios de parecer del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, comienzan a ser ‘marca de la casa’. Una dinámica que ha provocado más de una sorpresa entre los miembros del Gobierno y los analistas de los mercados financieros”.

Bolsonaro“Por ello, desde su equipo le pidieron el lunes que acelerase el nombramiento de un portavoz de Comunicación. Horas después, Otávio Santana do Rago Barros, un general en activo, fue nombrado para el cargo, sumándose así a los siete militares que integran el Ejecutivo”.

Sin embargo su relativo silencio, el cual ha roto solo cuando no ha tenido más remedio, contrasta con las polémicas medidas que ha tomado desde que asumió el poder. Aumentos del precio del transporte, disminución del salario, endurecimiento de las condiciones carcelarias, liberalidad en la venta de armas, represión contra la protesta social, son algunas de ellas.

Un tema que sí le ha sacado algunas palabras es el de Venezuela. Así, el pasado 17 el presidente ultraderechista declaraba de forma concisa:

“Nos sentimos avergonzados, porque si Venezuela no tiene hoy libertad, nos sentimos de la misma manera, pues sabemos cómo ese desgobierno llegó al poder, incluso con la ayuda de presidentes que Brasil ya tuvo, como Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff”.

“Se lo pedimos a Dios, en primer lugar, y después haremos todo lo posible para restablecer el orden democrático en Venezuela”.

Las declaraciones las ofreció en el marco de la visita de una delegación del Grupo de Lima que lo visitó, la cual fue encabezada por Antonio Ledezma y Julio Borges, quienes además le pidieron que reconociera al diputado Juan Guaidó como presidente de Venezuela, cosa que el brasileño no hizo, al menos, de forma explícita.

BolsonaroLuego, el 19 pasado, tras la detonación de un artefacto explosivo en Colombia, declaró: “Nos gustaría también que Venezuela no diera guarida ni protección a esos terroristas”, refiriéndose al ELN colombiano, grupo guerrillero que ha sido acusado por el presidente Duque de ser el artífice del atentado.

Más explícitamente que el presidente, su hijo Flavio, quien recientemente fuese acusado de corrupción cuando las autoridades financieras de Brasil detectaron decenas de grandes transferencias sospechosas a su cuenta, afirmó en su Twitter:

“Venezuela no tiene la fuerza para simplemente liberarse internamente de Maduro. Esto es tan claro como 2 + 2 = 4”.

“Venezolanos que se dicen oposición y rechazan ayuda de Gobiernos extranjeros no hacen nada más que poner su propia ideología por encima del sufrimiento de su pueblo”.

________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado