El plan de Bolsonaro para Venezuela

Se acerca la fecha para que asuma el poder el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, y resuenen las recientes declaraciones de su futuro vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourao, sobre una intervención en Venezuela.

El segundo de Bolsonaro aseguró que si ocurriese un golpe de Estado o un conflicto interno, “las Naciones Unidas tendrían que intervenir por medio de una fuerza de paz, que debería liderar Brasil por su vecindad y experiencia”.

Las afirmaciones humanitarias del exgeneral traen a la memoria la actuación de la misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah), liderada por Brasil.

La misión llegó a Haití tras el golpe de Estado contra el presidente Jean-Bertrand Aristide en 2004. Con el tiempo fue encontrando otras justificaciones para permanecer en la isla, como el devastador terremoto de 2010.

Durante los 13 años que duró el liderazgo de los cascos azules brasileños, 37.500 soldados formaron el aporte del vecino país a la ocupación de Haití, además participó un importante número de tropas de otras latitudes.

La misión operó principalmente en barrios populares como Bel Air y Cité Soleil, este último el más grande de Puerto Príncipe, capital de Haíti.

En octubre de 2017 el Consejo de Seguridad de la ONU decidió por unanimidad pone fin a la misión tras múltiples denuncias de violación de los DD. HH., entre las que destacan la violación y prostitución de menores de edad de ambos sexos.

Reportajes de portales tan diferentes como mundo.sputniknews.com y elnuevoherald.com exponen en detalle los casos de agresiones y corrupción de menores de edad perpetrados por los cascos azules brasileños.

Por ejemplo, el segundo portal señalado refiere el caso de Janila Jean, de 16 años, quien relató cómo un casco azul verdeamarello la habría atraído a una instalación de la ONU con la excusa de darle alimentos, y allí la habría violado a punta de pistola, dejándola embarazada.

A la fecha se han denunciado más de 2.000 casos y se teme que esta sea una cifra pequeña en relación al número de casos donde no se han presentado denuncias.

Pero las violaciones y la corrupción de menores no solo tuvieron como victimarios a cascos azules de Brasil, también están involucrados militares de Bangladesh, Jordania, Nigeria, Pakistán, Uruguay, Colombia y Sri Lankam, entre otros, según reportó telesurtv.net.

Además, estos crímenes no solo se produjeron en Haíti sino en todos los lugares donde hay misiones de seguridad o paz de las Naciones Unidas, según viene reportando el país.com en varios trabajos desde hace más de una década.

También se sumó a las críticas contra la misión de paz brasileña retirada de Haíti en 2017 el haber provocado, por negligencia, una epidemia de cólera que causó la muerte de más de 10.000 haitianos. La impericia habría sido producto de errores en la logística sanitaria al permitir el ingreso de cascos azules nepalíes portadores de la enfermedad.

En octubre de 2017 durante el acto oficial de liquidación de la Misión de Paz el ministro de Defensa brasileño de aquel entonces, Raoul Jungmann, afirmó:

“Estamos muy orgullosos del papel que hemos tenido durante estos trece años. La misión, realizada bajo coordinación de Naciones Unidas, fue un éxito. El país es más estable de lo que era en 2004”.

Por su parte el ciudadano haítiano, Camille Chalmers, quien además es profesor universitario y economista, opinó:

“Son trece años de dolor, de sufrimiento, de una ocupación que no ha alcanzado los objetivos determinados… son trece años de violación de los derechos básicos del pueblo de Haití. Lo importante es que la ONU reconozca su culpa en los daños hechos y entre en un proceso de reparación para pagar sus deudas a los haitianos, así que saludamos esta decisión. Es importante resaltar el balance negativo de esta misión”.

¿Por qué sería diferente hoy en Venezuela una misión militar de la ONU, sea esta liderada por las autoridades de Brasil o cualquier otro país del mundo? Las violaciones de los DD. HH. en Haití ponen de manifiesto solo algunos de los peligros que amenazan al pueblo venezolano.

_______________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado