Buscan que visita de Bachelet ponga orden al conflicto en Venezuela

Michele Bachelet, Presidente of Chile speaks during Special Session of the Human Rights Council. 29 March 2017. UN Photo / Jean-Marc Ferré

Luego de finalizada la primera ronda de negociaciones entre el Gobierno y la oposición venezolana en Oslo (Noruega), la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, anunció que visitará Venezuela entre el 19 y el 21 de junio para sostener encuentros con ambos sectores de la sociedad.

La visita, que fue solicitada por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, podría ser el principio de una serie de acuerdos que habrían animado a la expresidenta chilena a concretar su viaje a Venezuela.

Según reseña el diario El País de España, fuentes cercanas a la oficina de la ONU en Ginebra aseguraron que el presidente Maduro habría ofrecido liberar algunos presos políticos como parte de las garantías solicitadas por la ONU para enviar en una misión a Bachelet.

De acuerdo con estas mismas fuentes, la alta comisionada podría reunirse con varias autoridades venezolanas, así como miembros de la Iglesia, sociedad civil, delegados sindicales y estudiantes universitarios.

El pasado mes de marzo, Bachelet envió una delegación técnica a entrevistarse con diferentes actores de la sociedad venezolana para establecer los alcances de la crisis y determinar su repercusión en la vida de los ciudadanos.

Esta visita culminó con la presentación de un informe, en el que la alta comisionada expresó su preocupación por el deterioro del sistema de salud, el aumento de la exclusión escolar por la situación económica de las familias o la migración, así como por el colapso de los servicios públicos, entre otras variables, que evidenciaron el efecto de las sanciones impuestas por Estados Unidos y dejaron en cierta forma mal parada a la gestión del presidente Maduro.

Ante el anuncio de la visita de la Alta Comisionada de la ONU, el Gobierno venezolano destacó que la presencia de la funcionaria dará paso a la profundización de los mecanismos de cooperación, asistencia y diálogo constructivo entre las autoridades y la oficina que Bachelet representa.

En un comunicado emitido por la Cancillería venezolana, el Gobierno de Venezuela reiteró su compromiso con los derechos humanos y su disposición a “seguir cooperando con la Oficina de la alta comisionada de Naciones Unidas y demás órganos del sistema”.

Por su parte, el diputado Guaidó hizo un llamado a los venezolanos a manifestarse durante la visita de Bachelet, para denunciar las dificultades que enfrenta la población como consecuencia de la crisis y evitar que el Gobierno del presidente Maduro “pueda ocultar la tragedia”.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado