En la calle se debate si apagones son sabotaje o negligencia

Los apagones en Venezuela ya se están volviendo, lamentablemente, costumbre. Cuando falla la corriente, casi de inmediato, se escucha en alguna casa lejana la consigna opositora “Maduroooo” y alguien en la lejanía contesta con el famoso improperio. Pero más allá de lo aparente, no todos convalidan la versión que responsabiliza cien por ciento al Gobierno de las fallas en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Algunos creen que en las causas de los apagones hay una combinación de ineficiencia en el mantenimiento temprano de los sistemas, junto con ataques patrocinados por Estados Unidos; y otros, por su parte, hablan de sabotaje interno.

Supuesto Negado se fue a la calle para pulsar la opinión de la gente sobre la más grave crisis eléctrica que ha vivido Venezuela.

Ataques a un sistema desprotegido, pero, ¿interno o externo?

Para Manuel, un ingeniero informático de 34 años, los factores adversos al Gobierno han tomado la delantera para atacar al SEN a sabiendas de que está desprotegido y es víctima de la desinversión.

“Las interrupciones de electricidad que se han incrementado desde el pasado 7 de marzo, en mi opinión responden a dos cosas: ataques contra un sistema completamente desprotegido, víctima de la desinversión estatal”.

De una opinión similar es Diego, un empleado de un call center en Chacao, Caracas, y que ha tenido que dejar de percibir sus comisiones por ventas en el exterior para la privada Movistar, por los cortes de luz.

“Cada vez que hago una venta a algún cliente en México, me pagan algo, pero sin luz, no hay ventas y no hay dinero. Si ya la economía estaba parada, pues con esto, ni un milagro la levanta”, opinó.

Para este joven de 28 años, los problemas en el SEN son producto de saboteo, pero no por parte de Washington y la oposición, sino de factores internos, incluyendo los militares.

“Es un ataque y saboteo, pero dentro del mismo Gobierno, incluyendo militares. Pero ahora Maduro quiere echarle la culpa al Guaidó y los otros (…) bueno, así son los políticos”.

En una esquina de Capuchinos, esperando que pasara un MetroBus, nos encontramos a Leonora Martínez, a quien los apagones no le han sentado nada mal pues vive de cuidar niños, y la suspensión de las actividades escolares, ha aumentado su matrícula.

Cuando le preguntamos, la señora recordó que si una vez los estadounidenses paralizaron Pdvsa, por qué no ahora, pero cree que el Gobierno oculta en sus denuncias la grave situación de Corpoelec, que se ha quedado sin personal calificado por la migración de sus profesionales hacia la industria privada o fuera del país.

“Los gringos ya nos pararon Pdvsa en 2002-2003. Pero además sale el emperador del copete (Donald Trump) y firma ayer un decreto donde ellos no pueden ser atacados con pulsos electromagnéticos. Además ellos (EE. UU.) nunca habían estado tan abiertamente contra un pueblo y así lo declaran. Yo creo que sí lo hicieron o hay altas posibilidades”.

Pero Leonora, quien es maestra jubilada, no deja de reconocer que al Gobierno le faltan planes de contingencia ante emergencias como esta.

“Pero que no hay planes de contingencia es cierto, que la gente se ha ido y no tienen personal es cierto, que no hay la inversión necesaria para mantenimiento sí es cierto. Entonces es la mezcla de mucho pero además del saboteo, y eso está impulsado por los gringos”, expuso.

Mariana, una madre soltera camina con su hijo Santiago por la calle, tratando de llegar a un banco para sacar algo de efectivo antes que cierren a las 2:00 pm. Ella, muy parca en sus palabras, cree que sí hay sabotaje, pero es interno y sobre todo “muchísima negligencia. Aquí, la oposición es nadie”.

ApagonesIneficiencia del Gobierno

De otro lado del río están los que no aceptan la versión de las autoridades y opinan que las fallas se deben a sus malas políticas.

Carmen es una de ellas. Con 45 años y tres hijas que mantener, su única fuente de ingresos son los trabajos de asesoría contable que hace por Internet. Su negocio se ha visto afectado particularmente desde el 7 de marzo.

“Este Gobierno una vez más nos quiere ver la cara. Qué sabotaje ni que nada, es ineficiencia pura. Esto es un mal anunciado, ¿cuántos años tenemos con fallas? Y ahora que el Guri colapsa, quieren que creamos que una mano mágica o electromagnética o no sé qué cosas más, vino a dañar la luz. A otro con ese cuento”.

Por su parte Ivan, que trabaja administrando sitios web, cree que sí es sabotaje, así como también ineficiencia, la culpa siempre es del Gobierno.

“Si es sabotaje es culpa de Gobierno porque no protege bien sus cosas y si no, es negligencia, que también es culpa del Gobierno. Nunca se había visto lo del sabotaje”, expuso.

Opiniones van y vienen, pero lo que está claro es que pese a que hay más de dos versiones de lo que pasa, la gente saca sus propias conclusiones sobre el asunto. No hay blanco o negro, hay tonalidades de grises en esta crisis y las personas tienden más a analizar la situación que a dejarse llevar por los discursos.

____________________________

Por Maya Monasterios / Supuesto Negado