Chavismo y oposición vuelven a polarizar la calle este 23E

“Mañana hay clases, pero yo no voy a llevar a la niña, me da miedo”, así habla una madre venezolana en una conversación grupal con otros representantes en la salida de una escuela privada ubicada en Ruiz Pineda, al oeste de Caracas.

Esta sensación de incertidumbre se repite, porque las huellas de las guarimbas de 2017, cuyos encapuchados no respetaban ni siquiera las escuelas, aún está fresca en la memoria de muchos caraqueños.

Este 23 de enero la oposición y el Gobierno convocaron a salir nuevamente  a la calle para medir fuerzas.  Unos dicen querer la libertad de Venezuela, con la tutela de la Casa Blanca, otros quieren defenderla de las intromisiones más allá de la frontera.

Lo cierto es que ambos tienen su propia agenda que inicia entre las 9 y las 10 de la mañana y que abarca zonas acostumbradas y no tan comunes para ambos sectores. Incluso hay puntos muy cercanos entre sí, lo que para muchos es fuente de angustia.

Marcha el chavismo

El vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, anunció que uno de los puntos de encuentro, que hasta ahora había sido “sagrado” para los que claman que en el país hay una “dictadura”, es la plaza Brion de Chacaíto.

En este lugar, en febrero de 2014 fue que Leopoldo López comandó el plan “La Salida”, que duró por lo menos tres meses, y causó 43 muertes violentas, 600 heridos y daños a la propiedad.

Más tarde, en la misma plaza, López se “entregó” a las autoridades y el mismísimo Diosdado Cabello fue a buscarlo en un vehículo militar resguardado. Luego, Cabello y hasta la propia esposa de López, Lilian Tintori, revelaron que fue un acuerdo para salvarle la vida, pues había recibido amenazas de muerte… Aunque ahora Tintori lo niegue.

La plaza Sucre de Catia y el Inces de la avenida Nueva Granada, son los otros dos puntos de salida de la marea roja, que finalizará en la plaza Oleary.

Marchan los opositores

Pero la oposición también se las está jugando. Entre sus puntos de concentración se encuentra la populosa barriada de Cotiza, la misma que el lunes fue protagonista de una “protesta espontánea” en la que se dejaron ver rostros de actores políticos que no hacen vida en esa zona, según denunció el Gobierno.

Además, la dirigencia opositora está llamando a su gente a concentrarse en otros puntos típicos como: Plaza Las Américas, Centro Comercial Unicentro del Marquez, Centro Comercial  Millenium, Distribuidor Santa Fe, Torre Exa, en la Av. Libertador, Plaza Madariaga, Puente Nueva Granada y la Avenida Victoria.

Los líderes de ambos bandos han llamado a marchas pacíficas, sin embargo, del lado de la oposición, casi nunca esta premisa se ha cumplido.

Así, María Corina Machado, en entrevista con la periodista antichavista Carla Angola y en víspera de la marcha opositora, soltó:

“Al final buscamos llegar a un punto de quiebre donde a Nicolás Maduro el costo de quedarse fuera más alto que el costo de irse, estamos muy cerca de ese momento y, efectivamente, si quiere preservar su vida, debe entender que llegó la hora de aceptar que el tiempo se les acabó”.

Lo cierto es que los opositores vienen, al parecer, con las pilas recargadas por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y por el extraño apoyo del llamado Grupo de Lima, que no reconoce al Gobierno Nacional pero le presenta sus excusas por la intromisión en sus asuntos fronterizos con Guyana.

Habrá que ver en qué acaba todo, sin olvidar que el pueblo venezolano ha demostrado una y otra vez su total rechazo a la violencia y su voluntad de resolver nuestras diferencias en las urnas.

Por Maya Monasterios/Supuesto Negado