El cine venezolano no se detiene y sigue estrenando este 2019

Cine

Este 28 de enero el cine venezolano celebra 122 años. Su historia comenzó en 1897 cuando el empresario Manuel Trujillo Durán estrenó las dos primeras películas realizadas en el país: “Célebre especialista sacando muelas en el Hotel Europa” y “Muchachas bañándose en la Laguna de Maracaibo”. La proyección maravilló a la audiencia del Teatro Baralt, en la capital zuliana, que por primera vez vio en una pantalla a su gente y a sus paisajes.

Desde entonces el séptimo arte nacional no ha dejado de producir y de estar en cartelera. Ha pasado por etapas de florecimiento y contracción, ha sido aplaudido y abucheado, ha ganado premios internacionales, ha vivido triunfos y decepciones, pero lo cierto es que nunca ha dejado de estar presente como una de las manifestaciones artísticas más activas del país.

El cine es un arte todo menos barato. Para hacer una película, por muy sencilla y corta que esta sea, se necesita una cantidad considerable de recursos económicos y tecnológicos que no se comparan, por ejemplo, con pintar un cuadro, hacer una escultura o escribir poesía.

En ese sentido, el contexto económico que vive Venezuela ha ocasionado una baja considerable en la cantidad de películas que se han producido en los últimos años, especialmente tomando en cuenta el auge en la producción que Venezuela había vivido desde 2005 con la reforma de la Ley de Cinematografía Nacional, y luego en 2006 con la creación de la Villa del Cine.

A pesar de la recesión, en Venezuela se sigue haciendo cine. Experimentados y debutantes trabajan por llevar sus historias a la gran pantalla, buscando alternativas de financiamiento más allá de los aportes gubernamentales que históricamente ha sido la principal –por no decir única– forma de sustento del cine nacional.

En ese contexto, este año son varias las cintas que prometen dar de qué hablar:

La noche de las dos lunas

El actor y director venezolano radicado en España Miguel Ferrari vuelve al ruedo luego de su exitosa Azul y no tan rosa. Esta vez cuenta una historia sobre maternidad a través de una mujer que se realiza un procedimiento de fertilización asistida que no resulta como lo había esperado. Actúan varias figuras conocidas de la escena nacional como Prakriti Maduro, Albi de Abreu, Nohelí Arteaga, Sócrates Serrano, Mariaca Semprún, Luis Gerónimo Abreu, Hilda Abrahamz, entre otras. El filme tuvo su estreno mundial el pasado mes de agosto en el Festival Internacional de Cine de Montreal, en Canadá.

Yo, imposible

De la zuliana Patricia Ortega, ahonda en la historia de una joven modista que descubre su condición de intersexual. Protagoniza la actriz colombiana Lucía Bedoya. También se trata del segundo largometraje de esta realizadora, quien en 2013 debutó con El regreso. Yo, imposible comenzó el año pasado su ruta por festivales en la Semana Internacional del Cine de Valladolid, en España.

Voy por ti

Filme juvenil dirigido por Carmen La Roche. El bulliying y el acoso por Internet son los temas que aborda a través de las vivencias de tres liceístas: Marcos, un coleccionista de insectos; Yorman, que caza grabaciones eróticas en los baños del colegio y Maryuri, la muchacha bonita que los enfrenta. Participan con sus actuaciones Génesis Vernaza, Andrea Levada, Gregory Maldonado y Santiago Osuna.

Dirección opuesta

Se trata de la tercera película del director Alejandro Bellame Palacios, basada en la novela Blue Label/Etiqueta Azul, de Eduardo Sánchez Rugeles. Rodada entre Caracas, paisajes de los Andes y los llanos, sigue a Eugenia, una joven venezolana que luego de años radicada en Europa recibe una llamada que le recuerda un aniversario y un compromiso. Claudia Rojas, Christian González y Erick Palacios encabezan el reparto.

El país más feliz del mundo

Carlos Malavé dirige este largometraje que junta tres historias sobre la fe, el poder y las apariencias, combinando drama y comedia. Actúan Luis Olvarrieta, Marianela González, El Nigga, Jescarly Ruiz, Edmary Fuentes y Pedro Medina. El director del filme aspira primero realizar un recorrido por festivales internacionales antes de estrenar en las salas nacionales.

Blindado

También de Carlos Malavé, se trata de una película de acción protagonizada por Alexander da Silva, William Goite, Aroldo Betancourt, José Roberto Díaz, Sócrates Serrano, Carlos Antonio León y Gaby Mezone. La trama está inspirada en hechos de la vida real. Gira en torno al robo de un camión blindado full de dólares que cayó del viaducto Caracas-La Guaira y del cual no se encontraron restos.

Primavera en Petare

Acompaña la cotidianidad de tres mujeres habitantes de la populosa parroquia caraqueña: Victoria, una violinista; Vicky, motorizada; y Venezuela, que se gana la vida como stripper. En sus historias se involucra la religiosidad popular y la corte calé. Dirige Mateo Manaure A. Protagonizan Aracely Fiallo, Patricia Calderón, Yolis Urdaneta, Juan Yancy y Wesly González.

Lunes o martes, nunca domingo

Hecha a cuatro manos por Maruví Leonett y Javier Martínteresso, es una road movie que recorre diversos parajes de los Andes venezolanos. Retrata a Gregoria, una joven que desea rendir homenaje a la memoria de su abuelo asistiendo a un tributo a desaparecidos políticos. Su transitar, que se junta con el de una abuela que lleva por kilómetros el encargo de una piñata, hablará sobre la memoria histórica del país. Encabezan el elenco Moyra Ángeles, Marian Valero, Asdrúbal Meléndez, Juvel Vielma y Larissa Costas.

Qué buena broma, Bromelia

Protagonizada por Irabé Seguías y dirigida por Efterpi Charalambidis, es un relato femenino sobre una cuarentona que cree que ya perdió el tren. Aborda el tema del matriarcado, la soledad y de lo que la sociedad aspira de las mujeres. En el cartel también participan Rolando Padilla, Costa Palamides y María Cristina Lozada.

Además de estos filmes de factura cien por ciento nacional, también se espera el estreno de películas extranjeras en las que Venezuela figura como coproductor minoritario, entre ellas Human persons, de Frank Spano (Panamá); San Felices, de Roberto Lázaro (España); y Ojos de madera, de Roberto Suárez (Uruguay).

_________________

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado