“DEBEMOS ASUMIR QUE HAY RESPONSABILIDAD DEL ESTADO”

Ramón Lobo, diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y miembro de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN), sostiene que si alguna responsabilidad tiene el Gobierno nacional y el Estado en la situación actual con la producción y distribución de alimentos, es en haber fallado en el seguimiento y control de las medidas que el propio ejecutivo tomó hace años en esta materia.

El también economista descarta que en Venezuela la población esté pasando hambre, no obstante cree que se pudieran “presentar hechos aislados que no es la media ni el tema general a nivel nacional”.

– ¿Cuál es la situación actual con respecto a la producción de alimentos de primera necesidad en el país?

– Todos nosotros sabemos lo que ha venido pasando en los últimos dos años, donde la derecha venezolana, que maneja la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se ha compaginado para limitar el acceso a los productos que requiere el pueblo venezolano; todo esto con un concepto partidista, con la finalidad de obtener algún tipo de resultado electoral, resultado que ya logró, al ganar la mayoría el pasado 6 de diciembre en la Asamblea Nacional.

A partir de allí, el Consejo Nacional de Economía Productiva se ha reunido con distintos actores, incluso con agentes económicos que tienen un sentido nacionalista pero que no compaginan con nuestra ideología, y precisamente, lo que hemos señalado en las distintas reuniones es que cada quien tiene que cumplir el papel que le corresponde. Hemos logrado avanzar en lo que tiene que ver con agilizar la permisología, la asignación de divisas para importar bienes necesarios para el pueblo, y la respuesta de la derecha venezolana ha sido generar acciones violentas (…) Queda demostrado que [en la oposición] no están interesados en que realmente nosotros superemos el actual proceso económico.

– ¿En qué falló el Estado venezolano para tener la situación que se tiene hoy día, con respecto al abastecimiento de alimentos?

-Nosotros debemos asumir con toda seguridad que hay una responsabilidad, eso no lo podemos negar, pero tampoco se puede negar que esta es una situación meramente partidista, donde las estructuras obsoletas -que son las pocas empresas agrupadas en consorcios, en diferentes estructuras, inclusive verticales- han querido someter al gobierno a cosas peores. Recordemos que en el año 2002 dieron un golpe de Estado, bajaron la producción de alimentos. Nosotros con esto, si se quiere, hemos venido ensayando distintas formas de organización de procesos productivos para buscar la forma de generar otros agentes económicos alternos que tengan como elemento central la producción de bienes y servicios en función de la necesidad de la población, y no en función de generarle producción al capital.

Considero que nosotros tuvimos que haber fortalecido aun más los mecanismos de seguimiento y de control, ya que se han desarrollado acciones y se han entregado las divisas (durante el año 2014 y 2015 se entregó una cantidad importante, inclusive en el año 2013). No es un tema de asignación de divisas, y allí nosotros debemos asumir que tuvimos que haber tenido mejores controles, mucho más efectivos y eficientes para evitar la perforación que, en algunos casos, se presentó.

Se quiere hacer ver que nosotros somos enemigos de la producción privada, pero si algún gobierno le ha dado espacio al desarrollo de la actividad privada con condiciones favorables es, precisamente, la Revolución Bolivariana.

A veces, se quiere hacer ver que nosotros somos enemigos de la producción privada, pero si algún gobierno le ha dado espacio al desarrollo de la actividad privada con condiciones favorables es, precisamente, la Revolución Bolivariana. Saquemos cuenta de lo que fue la determinación por ley de cartera crediticia obligatoria, a tasas preferenciales, para estimular la actividad productiva desde el turismo, la pequeña y la mediana empresa; así como también, la actividad agrícola, muy al contrario de lo que, a veces, se quiere hacer ver en la opinión pública. Ahora, otra cosa es que tenemos unas estructuras que se acostumbraron a apropiarse de la renta petrolera sin el mayor esfuerzo productivo y eso es parte de la disputa que nos ha pasado: un gobierno que quiere redistribuirla en favor de las grandes mayorías y, una oligarquía, unas estructuras oligopólicas y unas élites económicas que siguen aferrados a quererse aprovechar de la misma.

– ¿Considera que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) pueden solventar la falta de alimentos en los hogares?

– Los CLAP nos van a permitir, por un lado, optimizar la distribución y ser mucho más asertivos y eficientes de lo que actualmente existe en el mercado, y particularmente, lo que tiene que ver con el sistema de distribución pública, esto es importante señalarlo. Por otro lado, el CLAP está orientado a empoderarse de la actividad productiva para, en un mediano y largo plazo, ir teniendo una participación importante en el mercado nacional. A los CLAP, la derecha los ha querido banalizar. Nosotros vemos, desde la Asamblea Nacional, como los atacan (…) El CLAP es una instancia, por ahora, llamada a solventar una situación coyuntural, una situación de guerra y, como tal, tenemos que tomar medidas excepcionales. Y precisamente, todo este ataque es porque genera resultados positivos, y eso es importante destacarlo y manifestarlo. Nos ayuda a disminuir las colas que se venían presentando. El CLAP te permite censar en tu comunidad a las familias y, de esa manera, se combate los saqueos, inclusive también, la misma especulación. Es un mecanismo que es parte del conjunto de un total de medidas que se vienen tomando para nosotros poder derrotar la guerra económica.

El CLAP es una instancia, por ahora, llamada a solventar una situación coyuntural, una situación de guerra y, como tal, tenemos que tomar medidas excepcionales.

-En los últimos días hemos visto algunos hechos violentos que se han registrado en distintas ciudades del país, algunos camiones y establecimientos han sido saqueados…

Eso responde a todo un plan. Son pequeños grupos que buscan la manera de incendiar la mecha aprovechándose de la situación. ¿Quién no va a estar molesto de estar en una cola tres y cuatro horas para adquirir un producto y de allí salir a hacer otra? Por supuesto que existe una molestia, y la derecha lo que hace es alimentar esa molestia; en ningún momento ha planteado la posibilidad de trabajar de manera conjunta para solucionar. Nada más veamos el caso de la Asamblea Nacional, como dije anteriormente, lejos de generar leyes y generar propuestas en favor de solucionar los problemas, lo que hace es crear instrumentos para entorpecer, obstaculizar el avance del Gobierno nacional en la solución del conflicto y es lógico entenderlo de esa manera, porque la derecha llegó cabalgando sobre la guerra económica y ellos consideran que es bueno y que de allí pueden sacar un resultado.

Todas estas acciones que hemos podido apreciar en los últimos días son parte de ese plan orquestado, porque ellos saben que las medidas que hemos estado tomando van a comenzar a generar un resultado positivo para la población venezolana, y en segundo término, pues, está el escenario internacional donde quieren hacer ver una ingobernabilidad. Entonces, el modus operandi ha partido de pequeños grupos que se organizan –lo decía el Presidente de la República- en función de algunas detenciones que se han logrado, básicamente del partido Voluntad Popular, que todos sabemos cuál es su posición fascista, su posición de generar disturbios, recordemos que son los promotores de La Salida, que nos dejó más de 43 muertos.

A nosotros nos corresponde defender a las familias venezolanas de todas estas acciones de desestabilización, pero también defenderla de todos esos intereses mezquinos de estos sectores económicos oligopólicos.

A nosotros nos corresponde defender a las familias venezolanas de todas estas acciones de desestabilización, pero también defenderla de todos esos intereses mezquinos de estos sectores económicos oligopólicos que, inclusive, prefieren obtener divisas para producir cerveza y no alimentos, que han simplificado la producción, que no generan bienes en pequeñas presentaciones, sino en presentaciones mucho más grandes, que indican una menor colocación en el mercado nacional. Nosotros, entorno a eso, por supuesto llamamos a la calma, a la paz, a la tranquilidad. Entendemos las dificultades, pero no podemos dejarnos entrampar en todo este accionar violento de la derecha venezolana.

– ¿En este momento la continuidad de la Revolución depende de que se garantice el acceso a los alimentos?

-Sí. Nosotros estamos empeñados en eso y nos ha caracterizado a lo largo de estos años de Revolución Bolivariana. Tenemos momentos difíciles, complicados, es un ataque sistemático, no solamente nacional sino internacional. Aquí estamos parados, y con nuestro pueblo vamos a superar la actual situación. Debemos resolver el tema alimentario, debemos resolver el tema del acceso a los medicamentos. Ustedes escuchan cada vez a la derecha decir que nosotros estamos negando la ayuda de países de otras latitudes, eso es una situación totalmente falsa, porque hemos pedido a la Asamblea Nacional que nos diga cuáles son los países, cuáles son las fundaciones, cuáles son las empresas que están en la disposición de dar donativos y nunca lo hacen. Si no lo hacen, es porque es falso, es simplemente una manipulación mediática y, si ustedes (la AN) lo quieren hacer de una manera pública, tienen que ir a la Cancillería para seguir los mecanismos, para generar todo el proceso y el intercambio que se pudiese dar, si así fuese el caso. Ahora, uno se pregunta ¿cuál es el resultado? o ¿cuál es su accionar? Nosotros hemos logrado unos convenios importantes, precisamente, a través del Consejo Nacional de Economía Productiva, con empresas nacionales que se han reactivado y donde se han establecido convenios con el Gobierno nacional para la producción de distintos fármacos que requiere la población venezolana. Estamos ocupados en resolver el problema alimentario, el problema de los medicamentos.

– Diversos actores de oposición han formulado algunas denuncias donde aseguran que en Venezuela la población está pasando hambre, incluso han dicho que en algunas instituciones educativas los niños han sufrido desmayos, ya que no están comiendo las tres veces al día, ¿usted considera que realmente esto es así, en Venezuela hay hambre, en Venezuela las personas no están haciendo las tres comidas al día?

-Yo creo que ese escenario que describe la oposición venezolana de crisis humanitaria es parte de las instrucciones que ellos recibieron para poder lograr la injerencia de organismos extranjeros. Si eso fuese cierto, esto hubiese explotado desde hace mucho tiempo. Tenemos dificultades, claro que hay dificultades en la actualidad, pero evidentemente no a esos niveles, porque si no desde cuando este Gobierno hubiese dejado de gobernar. Ahora, la gente entiende, la gente ha elevado el nivel de conciencia y sabe que son situaciones coyunturales que nosotros vamos a superar y sabe que el que se ha ocupado realmente para elevar los niveles nutricionales de esta población ha sido la Revolución Bolivariana. Nosotros, exceptuando estos dos últimos años, logramos tener una inflación medianamente controlada, muy por debajo de los últimos 15 años antes de la llegada de la Revolución Bolivariana, vuelvo a destacar, estos dos últimos años hemos tenido todo un escenario anormal producto de este ataque sistemático, pero a pesar de eso, nosotros mantenemos nuestros programas sociales para garantizar el acceso a aquellas familias de más bajos recursos, y se pueden presentar, tal vez, hechos aislados que no es la media ni el tema general a nivel nacional.

– En días pasados, el Presidente de la República invitó a Lorenzo Mendoza a sumarse a la producción de alimentos, dijo -entre otras cosas- que en Venezuela se acabó lo importado, ¿usted cree que el interés del señor Mendoza esté en contribuir con el desarrollo y productividad de la tierra?

– Lorenzo Mendoza, lo que ha hecho es aprovecharse de la buena bondad de los productores nacionales, de una producción que subsidia el Estado venezolano. Nosotros lo invitamos a participar, es más, estuvo en una actividad que muy bien invitó el Presidente de la República, donde también participaron alcaldes y gobernadores, y la respuesta de ellos fue La Salida en el año 2014. Nosotros exhortamos a que participen, porque este país es de todos y entre todos tenemos que construirlo; tenemos diferencias ideológicas, claro que sí, pero ya vendrán los escenarios para dirimir esas diferencias, no es posible -como ha sucedido a lo largo de estos 17años- que porque a mí no me guste un gobierno yo me aprovecho de mi posición de dominio para tratar de salir del mismo.


Ramón Lobo es economista egresado de la Universidad de Los Andes (ULA), con una maestría en Gerencia Empresarial en la Universidad Fermín Toro. Se ha desempeñado como profesor en instituciones universitarias. Desde el año 2000 hasta el 2008 fungió como alcalde del municipio Andrés Bello, del estado Mérida. Actualmente integra la Comisión de Finanza y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional como diputado por el PSUV.

María Milagro Sánchez/Supuesto Negado