Colombia se endurece frente a la migración venezolana

A pesar de que el Gobierno de Colombia admite que el índice de venezolanos que delinquen en el país es bajo, este domingo el director general de Migración de esa nación, Christian Krüger Sarmiento, aseguró que endurecerán sus políticas y castigarán con todo el rigor a aquellos migrantes del país caribeño que ingresen a territorio colombiano con la intención de transgredir las leyes.

“No vamos a permitir que ciudadanos extranjeros vengan a alterar el orden público y la tranquilidad ciudadana. El Gobierno ha sido generoso al tenderle la mano al pueblo venezolano”, aseguró Krüger quien reconoció que la mayoría de migrantes provenientes del país caribeño vienen con ganas de trabajar y superarse.

Asimismo, afirmó que igual trato esperará a personas que vayan con intención semejante a otros países de la región.

Recientemente, tres venezolanos −dos hombres y una mujer− fueron expulsados de Colombia por haber formado parte de una supuesta banda de atracadores dedicados al robo de celulares. Los señalados fueron liberados y deportados inmediatamente del país.

La medida se une a otras acciones hostiles tomadas por ciudadanos de ese país en contra de venezolanos, quienes según el propio gerente colombiano de Frontera, Felipe Muñoz, son vistos como una amenaza para la economía o la seguridad del país.

De acuerdo con Muñoz, el Gobierno de Colombia trabaja para que la población comprenda que el fenómeno migratorio que vive la región es una oportunidad de crecimiento para la nación y que a diferencia de lo que se cree, el número de venezolanos que delinquen en el país es bajo en comparación con el número de detenciones que se registra anualmente.

Cifras publicadas el 1 de agosto por Migración Colombia señalan que hasta el momento hay un millón 480 mil venezolanos residenciados en el vecino país, lo que refiere que mensualmente ingresan a esa nación con la intención de quedarse unos 50 mil ciudadanos.

Asimismo, se pudo conocer que el 32% de los migrantes permanentes se encuentra en los departamentos de frontera y un 68% se encuentra en el resto de Colombia.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado