Comando Sur, la fuerza militar que Guaidó quiere desplegar en Venezuela

Comando Sur

En lo que va de año, el Comando Sur ha estado sonando en Venezuela más que nunca como posible brazo ejecutor de una hipotética invasión estadounidense a la que muchos le temen y que otros anhelan.

Especialmente, ha estado presente en las noticias y redes sociales luego de la carta que a mediados de mayo Juan Guaidó dirigiera a esa cuerpo militar solicitando apoyo “estratégico y logístico” para “restaurar la democracia en Venezuela”.

Pero ¿qué es exactamente el Comando Sur y a qué se dedica? ¿Por qué quienes piden invasión apelan automáticamente a esta fuerza castrense gringa? ¿Cuál es su prontuario?

El Comando Sur tiene más de un siglo. Oficialmente nació a principios del siglo XX, en noviembre de 1903, cuando un grupo de marines llegó a Panamá a bordo del USS Nashville, un día antes de que el istmo declarara su independencia de Colombia. Así lo relata una nota difundida por BBC.

Los militares gringos que llegaron en ese contingente tenían la responsabilidad de garantizar que Panamá y Colombia quedaran divididas, y luego de que efectivamente se dio la secesión, se quedaron para acompañar la construcción del canal de Panamá y proteger los intereses de EEUU en la obra.

La oficina militar norteamericana en Panamá fue creciendo y aumentando su poder y área de influencia. Relata el artículo de BBC que con la II Guerra Mundial, la fuerza se convirtió en el Comando de Defensa del Caribe, y llegó a disponer de más de 60.000 efectivos. En 1963 fue bautizado con el nombre que hoy ostenta.

Ya el Comando Sur ya no tiene su sede central en Panamá sino en Miami, y es uno de los 10 comandos de combate unificados de EEUU, “con responsabilidad de ejecución de planes contingencia y cooperación en el ámbito de la seguridad en Centroamérica, Sudamérica y El Caribe”, dice BBC.

Tiene más de 1200 empleados entre civiles y militares y unifica diversas instancias del gobierno del país norteamericano. Su ámbito de acción es de más de 30 países.

Bajo su responsabilidad están las bases militares de EEUU en América Latina y el Caribe, como por ejemplo Guantánamo, en Cuba; la de Soto Cano, en Honduras, así como centros de operaciones en Aruba, Curazao y El Salvador y oficinas antinarcóticos en Perú, Colombia y otros países.

Policía malo

Desde que se supo de su existencia, al Comando Sur se le ha acusado de graves violaciones a los derechos humanos en los países en los que ha aterrizado, también de ser el ejecutor de las invasiones gringas a América Latina.

Según un estudio publicado por la Universidad de Harvard, citado por BBC, EEUU intervino en 41 ocasiones para forzar cambio de gobierno en países de América Latina entre los años 1898 y 1994. En promedio, se trataba de una intervención cada 28 meses.

En su mayoría, estas operaciones estuvieron a cargo del Comando Sur en conjunto con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de acuerdo con la mencionada investigación.

Al Comando Sur se le atribuye la coordinación del Plan Colombia; el derrocamiento del mandatario Manuel Zelaya en Honduras, en 2008; la invasión a República Dominicana, en 1965; y hasta se le implica en el asesinato de Ernesto Che Guevara, en Bolivia.

A esta hora

El Comando Sur asumió la vocería cuando se habló de intervención militar de EEUU en Venezuela para apoyar a Juan Guaidó. Un mensaje en Twitter de su actual jerarca, el almirante Craig Faller, poniéndose a disposición de la oposición venezolana, llenó de ilusiones al sector que busca derrocar a Nicolás Maduro, y de inmediato el presidente de la Asamblea Nacional buscó hacer contacto con el componente.

Sin embargo, cuando debió concretarse la conversación entre la oposición venezolana y la instancia militar, la reunión fue cancelada y se realizó con funcionarios de bajo rango del departamento de defensa y del departamento de Estado de EEUU.

Sin embargo, declaraciones recientes de Faller apuntaban a que estaban montados en la tarea. “Cualquier acción militar (en Venezuela) podría ser ejecutada pero no quieren revelar las estrategias al enemigo (…) Mi trabajo como militar es estar listo y yo intencionalmente no entraré en más detalles, porque sería inapropiado”, advirtió en un foro en la Universidad de Miami.

“Estamos preparados para actuar en caso de que el Gobierno de Guaidó lo requiera”, sentenció sin pruritos el militar jefe de las intervenciones en América Latina.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado