En la Copa América de 2011 Venezuela casi tocó el sueño

La Copa América Brasil 2019 comienza este viernes 14 de junio y Venezuela se presenta en la justa con un equipo repotenciado y esperanzado cuya fanaticada aspira a, al menos, repetir la hazaña de 2011 cuando la oncena nacional logró un histórico cuarto lugar.

El sábado 15 será el debut de la Vinotinto en el torneo. Se enfrentará con el equipo de Perú, a las 3:00 de la tarde en el Arena do Grêmio de Porto Alegre, ciudad al norte de Brasil, muy cerca de su frontera con Venezuela.

Justamente, el partido será contra ese último equipo con el que se vio las caras en 2011 y al que le disputó sin éxito la medalla de bronce del evento continental, luego de un polémico arbitraje. Desde entonces muchos golpes han pasado por debajo de sus arquerías, pero la ilusión sigue intacta.

Con sus grandes estrellas y dirigidas por un alabado Rafael Dudamel, el equipo ya pisó Brasil proveniente de Cincinnati, en EEUU, ciudad en la que realizó su entrenamiento y donde recibió al colombiano Francisco “Pacho” Maturana como Asesor Técnico.

A ocho años de Argentina

En su conjunto, los 23 jugadores de la escuadra criolla son la esperanza de Venezuela para revivir la aspiración de ir a un Mundial de Fútbol. Y al pensar en esa posibilidad viene a la mente la Copa América de 2011 en Argentina, cuando los dirigidos por César Farías y capitaneados por Juan Arango por poquito se llevan el máximo trofeo.

Aún quedan en la Vinotinto cuatro de los jugadores que estuvieron en aquel “dream team” de hace ocho años: Tomás Rincón, Luis Manuel Seijas, Salomón Rondón y Roberto Rosales.

Ubicados en esa oportunidad en el grupo B, junto a Brasil (igual que esta vez), Ecuador y Paraguay, los criollos superaron la fase de grupos ubicándose en segundo lugar. En los cuartos de final le ganaron a Chile por la mínima, para caer en semifinales contra Paraguay, en una ronda de penales de infarto en la que Franklin Lucena peló un tiro.

Para el tercer lugar la oncena volvió a estar cara a cara con Perú, con quien cayó 4 a 1, en un partido no exento de polémica debido al arbitraje de colombiano Wilmar Roldán, quien, dicen que injustamente, expulsó a Tomás Rincón y dejó a Venezuela con 10 hombres.

En ese momento Meridiano TV reseñó las declaraciones de Oswaldo Vizacarrondo, quien al final del partido dijo: “Hemos tenido que jugar contra los árbitros y la Conmebol durante toda la Copa América”.

Pese a la derrota, la oncena nacional dominó el partido y mantuvo mayor posesión de balón con 56%.

La épica participación le valió al equipo un recibimiento multitudinario y los elogios de fanáticos, prensa, autoridades y colegas.

Factores de triunfo

Venezuela llegó Argentina en 2011 como mismo llega hoy a Brasil, siendo el único equipo de la Conmebol que no ha pisado la cancha en un Mundial de Fútbol. Sin embargo, los analistas que vieron jugar al equipo en esa oportunidad opinaron que esa racha debía acabarse a corto plazo. Casi una década después, en un país diametralmente distinto, reviven esas valoraciones.

“La Vinotinto no sólo se ubica por primera vez en su historia entre los últimos cuatro de la Copa América, sino que arranca halagos por su juego, una compostura inédita y su planteamiento táctico (…) En buena medida el éxito actual es parte de un trabajo realizado en la última década por los técnicos Richard Páez y el actual César Farías (quien irónicamente es fuertemente criticado por un sector del periodismo deportivo venezolano y la hinchada)”, consideró en ese momento el analista deportivo de la BBC Vladimir Hernández, quien daba cobertura al torneo.

Para este año, el equipo despierta las mismas expectativas. La revista deportiva Marca, en sus análisis previos a la Copa, califica al grupo como “la Vinotinto más ilusionante de la historia”, y dice sobre su próxima participación: “La actual selección venezolana es una de las mejores de la historia, a pesar de la problemática que atraviesa el país con la peor crisis que se recuerda. El seleccionador Rafael Dudamel ha conseguido ensamblar un equipo competitivo gracias a la aportación de jóvenes de mucho talento (subcampeones del Mundial sub 20 del 2017) y por el peso de los jugadores más experimentados que son muy importantes en el fútbol europeo”.

 “La Vinotinto se siente preparada para dar guerra en Brasil. Y lo hará con argumentos más que contrastados. Su mejor aval es que Dudamel ha conseguido formar un equipo competitivo capaz de ganar a cualquiera como demostró ante Argentina en un amistoso del mes de marzo de este año”, remarcó el medio de comunicación especializado.

30 millones de personas frente a sus televisores estarán ligando desde el sábado que estas predicciones cobren vida.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado