“CREDICARD HABÍA HECHO YA SABOTAJES”

El analista económico José Gregorio Piña conoce al monstruo bancario y tiene certezas sobre lo que ocurrió el 2D.


El analista económico José Gregorio Piña conoce al monstruo por dentro porque toda su vida trabajó junto a él: el sistema bancario. Desde su punto de vista, lo ocurrido el 2 de diciembre sí fue un saboteo. En esta conversación con Supuesto Negado expone dónde están los flancos débiles del Estado para sortear este tipo de ataques. ¿Debe la banca estatizarse?

Lea también lo que explica sobre el nuevo cono monetario y la disponibilidad de efectivo en el país.

¿El sistema bancario está sumado al boicot contra la economía venezolana? ¿Está de acuerdo con esa tesis?

En líneas generales, sí. Fíjate que lo que ocurrió el pasado viernes (2 de diciembre), que en efecto fue un episodio de sabotaje, terminó apuntando hacia Credicard, una empresa relacionada con el sistema bancario. Me atrevo a ir a más, porque ellos sabotearon una plataforma en la que mayormente están afiliados los bancos del Estado y los bancos pequeños, la otra plataforma (Suiche7B), que cubre a los bancos más identificados con la oposición, esa estaba funcionando, yo lo comprobé, y en todas partes la gente te decía ‘las tarjetas que no están pasando son las del Gobierno’.

Además, Credicard había hecho ya sabotajes en época de guarimbas, y ahora vuelven con las mismas excusas.

Parte de la banca privada también está involucrada en transacciones con el dólar ilegal. (…) Ellos se pueden sentar con el Ejecutivo y todo, pero por el otro lado hacen sus cosas. Lo otro es que negocian con los créditos, ellos le dan los créditos a los grandes; el 20% de los bancos concentran el 80% de los recursos.

Las reseñas de prensa, en torno a ese episodio del 2 de diciembre, dicen que Credicard cubre más del 70% del sistema financiero nacional, ¿eso no la convierte en una empresa monopólica?

Claro, y ahí deberían aplicarse las leyes antimonopólicas, eso es estratégico, es seguridad de Estado. Son básicamente dos consorcios los que manejan las transacciones electrónicas, Suiche7B y Credicard.

¿Y cómo es posible que los bancos del Estado trabajen con ese consorcio, teniendo esos antecedentes?

Porque no hay una plataforma del Estado para sostener eso. Yo escribí un artículo sobre eso, sobre el hecho de ponernos en las manos del enemigo. Hablamos mucho, decimos que las condiciones de ahora no son como las del 2002 (víspera del golpe de Estado contra Chávez), que ahora hay más tecnología, que están las redes sociales, pero igual están en manos del poder económico. Y ellos lo saben.

¿Cree que la banca debería estatizarse?

No. Creo que el Estado debería tener un solo banco, fuerte, con una presencia robusta, unas 2.500 agencias, con una tecnología actualizada, con cartera de créditos bien distribuidos, y una política de buen servicio, tomando en cuenta que en todos los bancos te atienden tan mal. Así puedes atraer a los depósitos de los privados.

Hablando del contexto económico, pero cambiando de tópico, ¿qué está ocurriendo con el efectivo?

En principio, es parte también del sabotaje, esa tecnología de los cajeros también está en manos de ellos. Están recortando para crear malestar. En el 2002 la banca hizo lo mismo, alegando el tema de la seguridad, restringieron la emisión de efectivo para complejizar la situación.

Segundo, en Colombia siguen acaparando el efectivo venezolano. Lo recogen y lo guardan. Hay gente que piensa que es una locura, pero guerra es guerra, en diferentes guerras de la historia los ganadores quemaron sus propias ciudades y su comida para poder ganar.

Lo tercero es que la medida del cono monetario (incorporación de billetes con mayor denominación) fue apropiada pero tardía, los billetes de 500 debieron salir en diciembre del año pasado.

¿El cono monetario implica que el Gobierno reconoce la inflación?

No necesariamente,  la inflación está allí, la masa monetaria es la misma, lo que pasa es que si tú tienes un tanque de agua lo puedes desocupar con un vaso o con un tobo, el agua es la misma pero con una herramienta lo vas a hacer más rápido que con la otra.

Creo que se incurrió en un sobrecosto para emitir grandes volúmenes de billetes de 100, cuando debieron emitir hace tiempo los de 500. Eso también complicó el tema de la disponibilidad de efectivo.

¿Por qué aplicar la medida del cono monetario en diciembre? ¿No es más complicado en esta época del año?

Asumo que fue falta de previsión, que luego se hicieron las cosas a la carrera. Me da la impresión también de que no se determinó en principio la denominación correcta para los billetes, tal vez no fue bien manejado.

Por otra parte, sé que el Gobierno estaba considerando que con los nuevos billetes podía favorecer el contrabando de efectivo hacia Colombia (para el llamado ‘cambiazo’), porque con billetes de mayor denominación tienes menos volumen y es más fácil el tráfico.

Allí caemos en el tema de la frontera. Yo mantendría cerrada la frontera permanentemente, son muchos más los perjuicios que los beneficios.

Sobre los prometidos anuncios en torno a las nuevas medidas cambiarias, ¿qué pronostica?

Bueno, hablaré a título personal. Me han dicho, y espero que no sea cierto, que se pretende llevar la tasa Dicom hacia arriba para supuestamente combatir el dólar ilegal, pero yo creo que eso no es viable; ellos (oposición) van a seguir subiendo el Dolartoday, porque ese marcador no obedece a ninguna variable económica, es una herramienta política.

Carlos Dorado, un analista abiertamente identificado con la oposición, dice que el Dolartoday no tiene ningún asidero económico, es un pretexto para la marcación de precios, sobre todo en alimentos, que es algo de lo que nadie puede prescindir. Es para generar inflación y descontento.

¿Diría que el Gobierno perdió la guerra económica?

No, diría que estamos en la batalla. A propósito de la guerra, yo recomendaría el cierre total de la frontera,  y que el Banco Central de Venezuela denuncie, deje sin vigencia el convenio que le permite al Banco de la República de Colombia autorizar la cotización de bolívares en territorio colombiano, al quedar sin legalidad ese convenio deben dejar sin vigencia la Resolución 08 de Colombia.

¿De qué se trata esa resolución?

Esa resolución es un compendio de leyes en materia cambiaria aprobado en al año 2000. La normativa eliminó las casas de cambio en la frontera y creó la figura de los “profesionales dedicados a la compra y venta de divisas” o cambistas, es decir, personas particulares dedicadas a comprar y vender monedas.

El narcotráfico y el paramilitarismo pueden operar entonces como cambistas en la frontera, y de hecho lo hacen. Argumentando la ley de la oferta y la demanda, y afirmando que el bolívar no es demandado en la frontera, deprecian arbitrariamente el valor de nuestra moneda, y mediante la diferencia que se genera entre el peso y la moneda venezolana, se fomenta el bachaqueo, el contrabando de extracción y el lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

¿Qué hecho podríamos interpretar con optimismo dentro de esta guerra?

Mira, el acuerdo de la OPEP con los países no OPEP (reducir la producción de crudo hasta 32,5 millones de barriles diarios (mbd) a partir del 1 de enero de 2017, lo que supone un incremento del precio del barril y unos 9 mil millones de dólares más de ingresos para Venezuela). Eso debe entenderse como una gran victoria.

Por otra parte, la guerra económica ya no es chiste para buena parte de la población, mucha gente pensaba que era cuento y ahora se ha dado cuenta de que es algo real, no es mera propaganda del Gobierno.

_________________________

-José Gregorio Piña es administrador y analista económico. Fue asesor de la Asamblea Nacional Constituyente y miembro del equipo rector de la Ley Habilitante 2007-2008. Es un articulista frecuente en medios digitales y coautor del libro “El mito de la maquinita”, publicado por el Fondo Editorial William Lara en 2014.

Por Yesenia Chapeta / Supuesto Negado