Cristiano Ronaldo intentó gambetear al fisco español

Ronaldo

Cristiano Ronaldo, el ganador del último Balón de Oro, estaba siendo investigado desde junio del año pasado por un supuesto fraude a la Hacienda española por 14.700.000 euros por concepto de derechos de imagen y ayer resultó sentenciado por el fiscal encargado.

El fraude habría sido cometido entre 2011 y 2014.

Según la Fiscalía, CR7 ocultó de manera “voluntaria y consciente” los ingresos provenientes de sus derechos de imagen y habría utilizado una compleja estructura que incluye a las Islas Vírgenes Británicas, cuentas en Suiza y una empresa en Irlanda.

El 31 de julio del año pasado, Ronaldo proclamó su inocencia, asegurando que nunca había querido defraudar al fisco y explicó que las sociedades y empresas que están siendo investigadas fueron creadas durante su estadía en el Reino Unido.

Pero ¿Por qué persigue el fisco español a alguien como Ronaldo?

Sospechosos habituales

No solo Ronaldo sino otras estrellas como Lionel Messi, Neymar, Javier Mascherano, Alexis Sánchez, Ángel Di María, José Mourinho y Falcao han sido acusados de fraude fiscal en España.

A Messi, el Tribunal Supremo de Justicia lo condenó a 21 meses de prisión, pero tuvo –al igual que otros– que llegar a acuerdos. El último caso fue el de Ángel Di María, ex-jugador del Real Madrid quien llegó a un arreglo amistoso con la fiscalía, lo mismo ocurrió con Mascherano.

Estas estrellas son acusadas en el contexto de la ley Beckham, que estaba pensada para atraer a España directivos y puestos de trabajo cualificados extranjeros y alcanzó también a deportistas extranjeros que viajaban al país durante un número limitado de años para jugar en entidades deportivas españolas.

La ley ha tenido muchos cambios y modificaciones pero como los deportistas siguen siendo responsables ante el fisco, estos recurrieron a sofisticados manejos financieros: Los futbolistas abren sociedades a su nombre en paraísos fiscales como Islas Vírgenes Británicas, Panamá o Belice y luego venden sus derechos de imagen a dos empresas en Irlanda, por lo que los dineros devengados por publicidad llegan a estas figuras jurídicas en el país para volver a los paraísos fiscales, y finalmente, de allí, toda la plata es trasladada a bancos suizos.

Esto es porque el impuesto del 12.5%, que cobra Irlanda es muy inferior al que cobran en España.

Destino Final

La Comisión Europea, en acuerdo con los Gobiernos, quiere frenar estas estrategias para eludir al fisco. Bruselas propuso obligar a los intermediarios de tratos fiscales a comunicarlos a las autoridades nacionales bajo pedido de los propios Gobiernos los que han requerido un marco legal para frenar los abusos y fraudes. Los países europeos dejan de recibir cada año, en promedio, un billón de euros, por distintas formas de fraude y elusión fiscal.

Originalmente Ronaldo se negó a hacer un acuerdo con los fiscales, acuerdo en el que tendría que abonar el monto evadido más una penalidad. En una situación parecida Lionel Messi, su rival, fue condenado en mayo del año pasado a 21 meses de prisión y una multa de 2.093.000 euros pero evadió la prisión pagando una multa adicional de 504.000 euros.

Sin embargo casi un año luego de su acusación inicial por la fiscalía Ronaldo finalmente llegó a un acuerdo con el fisco español: tendría que pagar una multa de varios millones de euros y aceptar una condena de dos años de cárcel, aunque no tendría que ingresar en prisión.

A finales de julio de 2017 el polémico futbolista aseguró que no quiso “ocultar nada” y nunca tuvo “intención de defraudar impuestos” pero parece que no era tan así.

_________________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado