MARCHA CAMPESINA SE CONVIRTIÓ EN HUELGA CAMPESINA POR VARIAS HORAS

Huelga

Por estos días el corazón del campesinado venezolano late a pocos pasos de Miraflores. Desde hace 40 días, en el histórico liceo Fermín Toro, epicentro de rebeliones juveniles en los años ’60, acampa el grueso de los campesinos que hace mas de 40 días recorrieron a pie el camino que lleva del estado Portuguesa a la capital de la República.

Por estos días se volvieron a convertir en “noticia”. Esa extraña maña que tenemos en nuestra sociedad para que solo reconozcamos un suceso cuando nos levanta de nuestra cotidianidad, quizás de nuestra comodidad. El pasado martes los campesinos habían decidido convocar una huelga de hambre para visibilizar nuevamente sus reclamos.

Desde su perspectiva, no se avanzó lo necesario en la mayoría de las mesas de trabajo acordadas en aquella famosa cadena nacional del pasado 2 de agosto con el presidente Nicolás Maduro. Nos acercamos al Fermín Toro y en pocas horas la huelga se había disuelto. Conozcamos qué pasó.

Arbonio Ortega, líder de la marcha campesina nos recibe cerca de una de esas canchas del liceo que empujan la vista hacia el Arco de la Federación.

¿Arbonio, por qué siguen aquí?

-Porque no nos íbamos a ir con las manos vacías –nos responde con la simpleza de un tema complejo- . Prosigue, “nosotros vinimos acá con un conjunto de planteamientos, que van desde los casos de titularidad de tierras, pasando el tema de los insumos, la vialidad agrícola, el transporte en las zonas rurales, la salud, la seguridad”. Muy poco se pudo avanzar en estos 40 días, nos acota.

¿Eso motivaba la huelga de hambre?

-No había frutos, al calor de la marcha se habían entregado inclusive 4 titularidades colectiva de tierra. Se plantearon luego de la reunión con el presidente Maduro, 5 mesas de trabajo, una sobre judicialización, otra sobre el tema del sicariato, otra sobre tierras, una mesa de producción y otra política. La política nunca se instaló, pocas cosas se concretaron en la de producción, cuyo responsable por parte del gobierno era Gilberto Pinto. En la de judicialización no hubo interés por avanzar. En la de sicariato reconocemos la actuación en torno al asesinato del compañero Reyes Parra, a quien los sicarios mataron en Barinas, apenas cinco minutos después que terminara la cadena con el presidente Maduro, pero no hubo mas avances.

En la mesa de tierras sólo se habían resuelto en 40 días menos de 20 casos de titularidad, de unos 100 casos que fueron planteados. Queríamos para avanzar que se cambiaran con los actores. Todo ello motivó a que decidiéramos emprender una nueva acción.

¿Y qué pasó, se suspendió rápido la huelga?

En efecto llegamos al Fermín Toro, la mañana siguiente al inicio de la huelga y ésta ya había sido levantada.

-Anoche (miércoles, 12 de septiembre) vino el compañero Darío Vivas, comisionado por el presidente de la ANC, Diosdado Cabello. Al parecer se enteró de la huelga y quería saber que pasaba porque el pensaba que las cosas estaban resueltas.

Allí se acercó también Luis Soteldo, presidente del INTI. Se presentó un debate fuerte, porque Darío reclamó a Soteldo que lo había hecho transmitir erradamente que las problemáticas planteadas estaban resueltas. En definitiva se planteó un plazo de 8 días para la resolución de los temas y para retomar las mesas de trabajo. Nosotros solicitamos que fuera con nuevos actores.

¿Por qué no hubo avances significativos?

-En un problema de intereses. Allí convergen por una parte intereses políticos, es el caso de aquellos que reciben financiamiento para campañas regionales y locales por parte de los terratenientes. Problema de intereses económicos, porque algunos se empeñan en privilegiar la importación o en centrar las políticas en la agroindustria. También de intereses de algún sector militar que por intereses particulares se pliega a las prebendas de los latifundistas.

¿Y las expectativas de ustedes Arbonio?

-Nosotros queremos que se retomen las mesas, que se resuelvan, al menos la mayoría de los 105 casos de titularidad de tierra planteados por nosotros. Que se hagan los cambios de actores para avanzar. No se abrió la mesa política, pero tuvimos la palabra de que íbamos a recibir el respaldo para la organización del Congreso Nacional Campesino como lo habíamos hablado con Maduro. Esa sería una oportunidad más importante aún que la mesa política, para avanzar. Chico, se abrieron las expectativas.

________________________

Por: Chevige González Marcó / Supuesto Negado