Día del Empleado Público ¿Hay motivos para celebrar?

Cada 4 de septiembre se celebra el Día del Empleado Público en Venezuela. Pese a que hace algunos años, los trabajadores de este sector eran de los mejor pagados del país, incluso por encima de la empresa privada, hoy, los papeles se han invertido.

Mientras en la mayoría de los entes públicos, un bachiller cobra un promedio de 30 mil bolívares quincenales o incluso menos, y un profesional no llega a los 60 mil cada dos semanas, en la empresa privada, en la que incluiremos también a los trabajadores por cuenta propia o “free-lancers” este monto puede llegar a los 500 mil o incluso más.

¿Por qué ocurre esto?

La empresa privada en Venezuela trabaja con base en la cotización del dólar, generalmente del dólar paralelo, aunque para este miércoles la diferencia entre ambas bandas (oficial-BCV y “negro”) es de menos de 500 bolívares, a favor, por cierto, del oficial.

El economista Adel El Zabayar explicó a Supuesto Negado que en promedio, un empleado regular de una privada gana entre 30 y 50 dólares, además de que muchas de estas empresas pagan bonos mensuales.

Pero para comprobar esto, conversamos con varios empleados públicos, privados e independientes, para conocer más de cerca cuánto ganan.

Yeliana tiene 28 años, es madre de la pequeña Sofía de 7 años. Trabaja como analista en un departamento de Auditoría Interna de un ente de la Administración Pública. Su última quincena fue de 58 mil bolívares más 25 mil de los tickets de alimentación.

“Lo que yo gano se me va en deudas en el mismo día. Mi esposo es mecánico independiente, tiene un taller en Catia junto a su hermano y cobra en dólares. Gracias a eso es que podemos subsistir”, comenta y detalla que lo que la ata a la empresa donde labora son los llamados “beneficios socio-económicos” extras.

“Aquí, mensualmente tenemos operativos de pollo, huevos o mortadela, además cada empleado recibe una bolsa de comida CLAP mensual, eso, aunque no lo creas, ayuda muchísimo”, añadió.

El caso de Yeliana no es único. Los salarios del llamado personal de “confianza”, o “cargo 99”, tampoco son muy altos que digamos: un coordinador con unos 10 años de experiencia gana unos 117 mil bolívares más cesta tickets.

Del otro lado de la acera

Del otro lado de la acera encontramos a los que han “migrado” de la administración pública a la privada o que, simplemente, siempre han preferido este sector.

Aquí tenemos tres casos: Paola e Israel (empleados “nómina”) e Iván, “independiente”.

Paola es comunity manager de una empresa de posicionamiento de contenidos web.  Trabajó durante varios años en un medio del Estado, hasta que decidió probar suerte.

“Actualmente mi sueldo es en dólares, gano 100 dólares al mes, a como esté el cambio del día, más los cesta tickets y demás beneficios de ley”.

Israel es editor de videos. También un “migrante” laboral, estuvo por 7 años en un canal de televisión público.  Ahora trabaja en Las Mercedes, en uno privado y cobra lo mismo que Paola.

“No era el trabajo, me gustaba, pero ¿quién puede vivir con 50 mil bolívares cada 15 días?, es una verdadera locura, el Gobierno tiene que reaccionar”, opinó.

En el interior del país encontramos a Iván. Vive en la ciudad de Maracay y es ingeniero especialista en programación de sitios web. Trabaja por cliente, por lo cual su ingreso no es fijo, pero promedia unos 700 mil.

“Ahorita puedes hacer 3 millones en un mes, pero se te va rápidamente en comida y otros gastos. Eso es lo que duele, porque todo sube, todos los días de una forma descontrolada. Aquí en Maracay, el cartón de huevos está en 60 mil, y un kilo de queso llanero en 50. Resulta que un kilo de queso llanero, entre tres personas te lo comes en una semana, y un cartón también, eso sin contar los otros rubros como la carne, pasta, arroz, leche, cereales (si tienes niños) y que no ha empezado la escuela”, relata Iván vía Whatsapp.

Recientemente varios voceros sindicales de empleados públicos han solicitado al Ejecutivo nacional que sincere los sueldos. Algunos hablan de pagar medio petro fluctuante, otros de 30 dólares paralelos al mes, y algunos más exigen un sueldo de 400 billetes verdes, como es el promedio en el resto de América Latina.

Pero la realidad es otra, y pese a que las empresas públicas han buscado “fórmulas”, como el pago de “bonos de especialización” o “bonos de guerra económica”, estos no están incluidos en el cálculo de las prestaciones sociales, por lo que es, como dice el dicho, “pan para hoy, hambre para mañana”.

Aún así, cada 4 de septiembre se celebra el Día del Empleado Público en Venezuela.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado