DIRIGENTE DE LA COMUNIDAD COLOMBIANA EN VENEZUELA EVALÚA SITUACIÓN EN AMBOS PAÍSES

Desde su arribo a Venezuela en 2004 Juan Carlos Tanus motorizó una iniciativa política y social para atender a las personas colombianas que viven en Venezuela.

A través de la organización no gubernamental Asociación de Colombianos en Venezuela, http://colombianosenvenezuela.org/, Tanus procura generar con la comunidad colombiana procesos de inclusión vinculados con asesorías, orientación y acompañamiento.

Cuentan con oficinas en 17 estados y disponen de un registro de 197 mil personas inscritas en la organización, aunque tiene estudios generales que le permiten afirmar que entre nacionalizados, residentes, transeúntes, los que aún conservan el documento blanco de regularización del año 2004, los solicitantes de refugio y los refugiados había para el 2007 unos 4 millones 200 colombianos en Venezuela.

–A partir de 2007, inicio del primer periodo de Álvaro Uribe, ingresaron 800 mil colombianos más. Actualmente hay entre 5 millones 200 mil y 5 millones 500 mil.

–La mayoría es una población nacionalizada. Hay una franja de hijos de colombianos nacidos en Venezuela (segunda generación) que ha optado por la nacionalidad colombiana. Eso está por fuera de nuestra proyección.

Tanus era un profesor salesiano y defensor de derechos humanos vinculado a la Defensoría del Pueblo cuando en 2004 el Gobierno colombiano lo expatrió por amenazas paramilitares. Le ofrecieron Canadá y Europa y optó por Venezuela.

–Me quedé porque encontré una franja de colombianos que no estaban organizados y necesitan generar procesos de participación.

ANTES Y DESPUÉS

La situación de los colombianos antes y después de Chávez tuvo un vuelco de 180 grados que la ONG donde trabaja Tanus ha estudiado, sobre todo por quienes allí ya tienen 40, 30 y 20 años en Venezuela.

En 2004 el Gobierno inició un proceso general de regularización y muchos no se acogieron y “quedaron fuera porque la oligarquía intentaba manipular diciendo que la cédula dejaba de servir cuando cayera Chávez en el siguiente mes”.

Antes eran perseguidos por las policías.

–Las políticas públicas de otrora no tenían beneficios para la población migrante, pese a que hay unos antecedentes históricos de legislación. En 1837 se produce el primer decreto favorable a las migraciones de canarios y después se amplió a los portugueses. Este es un pueblo que le ha abierto las puertas a las corrientes migracionales. Es cierto que en la Cuarta República los procesos de regularización había que pagarlos y eran muy costosos. La policía y la estructura militar perseguían muchísimo.

[En la Cuarta República había] un proceso xenofóbico igual al que hoy tiene la derecha frente a las corrientes migratorias de origen colombiano. Es una cosa escandalosa que para ofender a Nicolás dicen que es colombiano.

–La Policía Metropolitana hacía alcabalas en las puertas de las fábricas y de los barrios para quitarle los pagos de las quincenas a los trabajadores colombianos. Les rompían las cédulas.

–Era un proceso xenofóbico igual al que hoy tiene la derecha frente a las corrientes migratorias de origen colombiano. Es una cosa escandalosa que para ofender a Nicolás dicen que es colombiano.

¿Cómo reciben eso los colombianos?

–Nosotros quisiéramos que tuviera la nacionalidad colombiana y ojalá fuera presidente de Colombia. Esa ofensa la hemos analizado muy detenidamente para interpretar los procesos xenofóbicos y el racismo que se generaron en la Cuarta República, que son muy propios de esta sociedad venezolana, que la tiene en sus entrañas y que fue inyectada en la Cuarta República.

¿La expresión “veneco” es insultante?

–Es una expresión peyorativa. En la Cuarta República, cuando los capataces y dueños de finca les echaban encima a la Guardia Nacional a los trabajadores para no pagarles, el colombiano para defenderse decía “veneco cdm”. Es un término que se usó como defensa al maltrato que daban los capataces a los trabajadores extranjeros. Germán Vargas Lleras lo usa como una descalificación. Es incluso “McCarthyzado”.

–El concepto de “veneco” es hijo de la Cuarta República. Hoy las condiciones son otras, tanto subjetivas como objetivas. Ya hay un proceso de confraternidad, solidaridad y hermandad entre los pueblos venezolanos y colombianos porque entienden que el enemigo común es uno.

Qué explica que incluso en esta coyuntura tan difícil siga habiendo un tránsito importante de colombianos hacia Venezuela.

–En el imaginario colectivo colombiano, Venezuela se ha derrumbado en los últimos diez años. Los medios han trabajado tanto la psique que hasta los familiares nuestros, que visitamos a final de año, están creyéndole a Caracol y a RCN.

–Pese a eso, quien conoce Venezuela y puede interpretar que con el 10% del sueldo mínimo puede pagar los servicios públicos se viene. El Gobierno colombiano no ha podido parar la ola migratoria de colombianos a Venezuela. ¿Por qué? Porque las condiciones en Colombia no son las mejores: no hay puestos de trabajo y el único escenario donde se mejora es en la guerra, pese a los acuerdos con las FARC.

…quien conoce Venezuela y puede interpretar que con el 10% del sueldo mínimo puede pagar los servicios públicos se viene [de Colombia].

–Este año Colombia invierte en su plan nacional de desarrollo 224 billones de pesos colombianos y de ese total el 30% está destinado a la guerra y el 49% al pago del servicio de la deuda externa. Eso muestra que no hay espacios para desarrollar nuevos puestos de trabajo y resolver los temas sociales. La educación tiene menos del 7% de inversión y la salud menos del 10%. Eso muestra lógicamente una desigualdad y por eso es que la colombianidad se viene.

Colombia invierte en su plan nacional de desarrollo 224 billones de pesos y de ese total el 30% está destinado a la guerra y el 49% al pago del servicio de la deuda externa.

Incluso estando Venezuela sometida a una guerra económica, ¿el costo de vida sigue siendo menor que el de Colombia?

–Tanto así que el costo de los servicios públicos en Colombia de nivel 3 (La Candelaria, por ejemplo) pueden alcanzar el salario mínimo: luz, agua, gas y teléfono. Por eso es que en Colombia si no se ganan tres salarios mínimos no se puede vivir.

…en Colombia si no se ganan tres salarios mínimos no se puede vivir.

¿Y el costo de los alimentos?

–Empezaron a encarecerse luego de la firma de 17 tratados de libre comercio. Obligaron a reducir el número de hectáreas sembradas de arroz, porque se está comprando en el exterior en el marco de estos acuerdos. A Estados Unidos le estamos recibiendo productos que en Colombia cosechábamos.

¿Por qué en Colombia no cala un proyecto emancipador?

–Porque la dinámica comunicacional es enormemente desgastadora. La producción de editoriales contra del proyecto venezolano son los mismos que tenían hace 40 años contra Cuba. La oligarquía logró entender que lo que no dominan los medios no lo domina nadie. Direccionan a los medios y no tienen que direccionar a más nadie. Hay siete grandes emisoras de radio que controlan y son las grandes generadoras de opinión, que además no hacen sino vendérsela al gobierno por 100 mil dólares mensuales. Y la gente termina aplaudiendo al gobierno con todo lo malo que es y termina reconociendo a personajes criminales como Álvaro Uribe Vélez.

¿No hay similitudes con lo que recibió Chávez, con Venevisión y Rctv?

–En Colombia la paramilitarización de la sociedad va a impedir que factores de izquierda se asuman. De hecho la guerrilla de las FARC así como van será exterminada.

¿Pero la izquierda no ganó en Bogotá con Petro?

–La derecha no lo dejó gobernar bien y en el turno siguiente perdió la alcaldía, y luego de eso ya no ha sido posible construir más nada. En la última encuesta Petro tiene 14 puntos y la Negra Piedad tiene 2,3.

¿Petro no se desdibujó?

–Lo que ocurre es que no puedes llegar con un discurso radical. Lo matan. Petro terminó sancionado por el procurador y hoy la Contraloría le tiene una multa de 80 millones de dólares para poder posesionarse en el próximo cargo público. Lo asesinaron de por vida. A la OEA le preocupa Venezuela pero nunca le ha preocupado Colombia. Al presidente Santos le preocupa la militarización de la sociedad venezolana pero no le ha preocupado la paramilitarización de la sociedad colombiana. Hay que reiterar que aquí hay más de 5 millones de colombianos que van a sufrir si hay alguna embestida de orden militar extranjera, que es lo que queremos evitar, porque el presidente Santos ha estado azuzando cualquier iniciativa para incentivar la penetración militar en Venezuela.

Aquí hay más de 5 millones de colombianos que van a sufrir si hay alguna embestida de orden militar extranjera.

De esos más de 5 millones ¿cuántos tienen derecho a voto en Venezuela?

–En las últimas elecciones los colombianos inscritos para votar éramos 480 mil, y para votar en las elecciones de Colombia éramos casi 200 mil. El gran reto de la sociedad venezolana es poder interpretar o caracterizar a la población migrante de origen colombiano para poder trabajar políticas públicas desde el Gobierno. Pero es la sociedad venezolana quien tiene que hacer la interpretación.

_______________________

Por Douglas Bolívar / Supuesto Negado