Economistas debaten si terminó o sigue hiperinflación en Venezuela

Aunque parece una discusión de esas que llaman bizantinas, se ha puesto de moda debatir si se puede considerar o no frenada la hiperinflación en Venezuela.

Los economistas se caen a citas extraídas de libros célebres sobre el tema, mientras en la calle la gente común sigue experimentando los estragos de los altos precios, pero predomina la sensación de un extraño alivio: la pela continúa en desarrollo, pero el número de correazos por minuto ha bajado un poco.

Para los economistas, todo depende del parámetro de cálculo que se use. Por ejemplo, para algunos la hiperinflación ocurre cuando se registran índices de inflación de 50% durante tres meses consecutivos. Otros creen que es necesario enfocarlo en un plazo más amplio: si la inflación anual llega a 500%, no viene al caso considerar las mediciones mensuales. Otros más dicen que el fenómeno ocurre cuando la inflación llega a 100% tres años seguidos.

En lo que sí coinciden casi todos es en que no basta con vencer el prefijo hiper, sino que es necesario apagar el incendio inflacionario lo mejor posible, como requisito indispensable para que la economía nacional pueda comenzar a recuperarse.

Jesús Faría: Se detuvo, pero no basta

FaríaJesús Faría, considerado uno de los artífices del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, lanzado por el Gobierno en agosto de 2018, opina que la hiperinflación puede considerarse oficialmente frenada. “La maquinaria mediática fue muy estricta, hizo un gran esfuerzo al decir que con tres meses consecutivos de inflación mayor a 50% estaba decretada la hiperinflación. Si aplicaran ese mismo criterio, tendrían que admitir que se detuvo porque tenemos cuatro meses consecutivos con inflación inferior a 50%, incluso con el último mes cercana a 20%. Esto decreta el fin de la hiperinflación”, puntualizó.

Faría advierte que tampoco es una razón para festejar y bajar la guardia. “No podemos estar satisfechos en la Revolución bolivariana con esos indicadores de precios. Es un paso importante, pero la inflación sigue causando efectos muy negativos en la población. Tenemos que seguir trabajando en una política económica coherente en lo fiscal, lo monetario y lo cambiario y acentuar los esfuerzos para mejorar la capacidad de producción de la economía. La idea es que no solo podamos superar la hiperinflación, sino también recuperar la capacidad de compra de los venezolanos”, subrayó el dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela.

El economista revolucionario pidió no perder de vista las causas reales de la enfermedad económica que causó el brote hiperinflacionario y sigue provocando graves malestares.
“El aspecto más importante sigue siendo el bloqueo que impide el ingreso de divisas por las vías normales. También necesitamos desactivar la especulación cambiaría y los altos niveles de escasez que son fuerzas fundamentales de la inflación”, dijo

Víctor Álvarez: Es solo aparente

El economista Víctor Álvarez opina que “la hiperinflación solo será definitivamente erradicada cuando se sincere el precio de la gasolina, las tarifas de electricidad, agua, gas, teléfonos, etcétera, y se elimine la irresponsable emisión de dinero inflacionario”.

Álvarez, quien fue parte del gabinete económico en tiempos del comandante Hugo Chávez, ha mantenido posturas críticas acerca del Gobierno de Nicolás Maduro, especialmente en su campo de especialización. “Mientras persistan las contradicciones de la política monetaria que con una mano dan y con la otra quitan, la economía se seguirá dolarizarando, toda vez que se mantendrá la tensión hiperinflacionaria y esta en cualquier momento nuevamente puede desbocarse”, advirtió.

El experto se remite a la referencia clásica para saber si hay o no hiperinflación, que es el índice de precios al consumidor superior a 50% mensual. Explica que tal situación suele desembocar en la dolarización de la economía, toda vez que la moneda nacional pierde sus funciones básicas para medir los precios, servir como medio de pago y ahorrar.

“La política monetaria restrictiva del Banco Central de Venezuela, al dejar a los bancos sin liquidez para financiar el crédito a la producción y el consumo, le ha metido un freno de mano al alza de los precios, pero sin quitar el pie del acelerador de la emisión de dinero primario por parte del BCV para financiar el déficit de las empresas públicas, cuya facturación no les alcanza ni siquiera para pagar las nóminas –analizó-. Esto agrava la contracción económica y prolonga la escasez. Y mucho dinero detrás de pocos bienes desquicia los precios”.

Oscar Meza: Victoria pírrica

Por su parte, el economista Oscar Meza, sempiterno director del Cendas, una ONG que hace mediciones del índice de precios, coincide en afirmar que la hiperinflación en Venezuela ha terminado, pero lamenta que ello haya sido al precio de que el poder adquisitivo de la gente esté completamente destruido.

Para Meza, el triunfo sobre la hiperinflación es la típica victoria pírrica, pues se produce a un costo altísimo.

“Nos alegramos de que la inflación de mayo haya sido de 32,7%. Eso demuestra cuán serio es nuestro problema, porque ese porcentaje es preocupante incluso para un año entero. Nos hemos acostumbrado a hablar de 100 y 200% de inflación, de modo que cuando se escucha hablar de 32,7% parece insignificante”, expuso.

En declaraciones dadas en rueda de prensa, Meza atribuyó la reducción de la velocidad de crecimiento de los precios a la eliminación parcial de la fijación de precios. Sin embargo, alertó sobre posibles retornos a la política de precios controlados. “Este es un sistema socialista, que siempre es represivo porque no hay otra forma de imponerse, sino a través de la base de la represión y la violencia, por lo cual siempre tienen el mazo escondido y han permitido que se dolarice la economía, lo que genera una cierta libertad cambiaria, aunque los salarios siguen siendo pagados en bolívares, lo que no cuadra”, dijo.

Ángel Alvarado: Seguimos en hiperinflación

Por su lado, el diputado de la Asamblea Nacional Ángel Alvarado rechazó la versión de que la hiperinflación se haya detenido. Argumentó que la inflación acumulada es de 1155 %, mientras que la inflación interanual llega a 445.482 %, según el informe mensual que entrega la Comisión de Finanzas del Parlamento.

Aunque el Índice Nacional de Precios al Consumidor que elabora ese organismo parlamentario muestra una marcada desaceleración en los últimos meses, si se compara con 2018, asegura que “el fenómeno inflacionario se mantiene en Venezuela, la hiperinflación sigue mientras estos números no bajen significativamente durante un año”.

El diputado añadió que el salario mínimo sigue siendo de hambre, por lo que carece de sentido alegrarse con la baja de las cifras inflacionarias. “No podemos decir que se acabó la hiperinflación mientras esos salarios continúen así”, sentenció.

Por Clodovaldo Hernández / Supuesto Negado