[Editorial] ¿A qué vino Bachelet?

    Más claras las cosas, notamos que Bachelet vino a poner orden simbólico. A señalar quién es presidente, quién no, a hacer un reconocimiento mundial a todas las instituciones, las del Gobierno y oposición, y finalmente a intentar erosionar el protagonismo bélico de Estados Unidos.

    El gran perdedor de la visita es el exilio mayamero que entre post y post no deja de apuntar a Bachelet y acusarla de lo que ellos solo saben acusar: “comunista”. Después de esta visita Venezuela quedará más tranquila y habrá una nueva oportunidad de empezar a hacer política real, esto es a hablarle a los venezolanos que aquí viven y no a la comunidad internacional que está diciendo: “resuelvan ustedes sus rollos”.