[Editorial] “Esas son puras mentiras, esa noche yo no andaba allí…”

    Una mala semana la tiene cualquiera, pero la de Guaidó fue “diabólica”, para seguir el lenguaje de Pompeo. Que un día tras otro le regañen los jefes del norte (o aliados) y la jeva le pille una foto en la que una compañera de trabajo le está tocando la pierna atrevidamente, es como mucho.

    Estos días se le vino el mundo encima, preaviso en el trabajo y en el matrimonio. Menos mal que ya casi nadie le llama presi y que la cosa no pasó de ser un simulacro de Gobierno.

    Abrams, Pompeo y los republicanos que aún hablan sobre Venezuela están reconociendo la derrota y ahora Guaidó les sirve para tener a quien echarle la culpa. ¿ESO FUE TODO PARA LA OPOSICIÓN ESTE 2019?