[Editorial] No es el coronavirus, es Guaidó

Mala idea esa de caer sin avisar por Davos. Ahora les fracasó esa lógica de que si Trump está en el vestíbulo de al lado, no se va a negar a recibirnos, tomarse una selfie mientras Guaidó y la comitiva le ruega: invádanos señor.

Pero nada, Trump prefirió no tomarse la foto y, ni siquiera mencionó a Venezuela en su discurso. La sacó de su agenda. Pero no solo el gringo le huyó al “coronavirus”, Pedro Sánchez no lo quiso recibir y Emmanuel Macron no se sabe, pero al menos foto no hubo.

En pocas palabras: no habrá intervención. ¿Y ahora qué hacer? ¿Quedarse en el exilio o venir a Venezuela y aceptar las elecciones legislativas? Una verdadera encrucijada vive la oposición y no parece salir bien de esta. Le quedan segundos para decidir.