EE.UU. SE QUITA LA CARETA Y RECONOCE ESTAR DETRÁS DE LA GUERRA ECONÓMICA

Ya es público y notorio que la situación económica por la que atravesamos los venezolanos de a pie es provocada principalmente por factores externos, aunque también los hay internos.

Así, el lunes 29 de enero un vocero de alto nivel del Departamento de Estado de EE.UU. declaró abiertamente que su país estaba provocando deliberadamente el “colapso de la economía venezolana”.

“La campaña de presión está funcionando. Las sanciones financieras que hemos adoptado contra el gobierno de Venezuela lo han obligado a comenzar a dejar de pagar la deuda soberana y de la empresa petrolera PDVSA. Y lo que estamos viendo es un colapso económico total en Venezuela. Nuestra política está funcionando y vamos a seguir apoyando a los venezolanos”.

Lo relevante de estas declaraciones es que si hasta ahora el gobierno de Trump –y antes el de Obama– habían negado que las sanciones impuestas al gobierno venezolano tuvieran un efecto en la población y afirmaba que solo afectaban a altos funcionarios, cada vez la actitud de la élite estadounidense es más descarada.

Ciertamente siguen afirmando que sancionan al país para apoyar a los venezolanos, pero a esta altura nadie entiende cómo podrían no afectarnos a todos si precisamente bloquean los recursos financieros y las posibilidades de comercio internacional.

Por ejemplo, Mario Arana, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) declaraba a finales de 2017 que debido a las sanciones impuestas desde octubre de ese año la venta de alimentos y otros rubros a Venezuela se había detenido, porque los empresarios nicaragüenses tienen miedo de sufrir la ira de Washington.

Resaltamos que Nicaragua es un aliado político de Venezuela, lo cual da una idea de qué pasa, y posiblemente continúe pasando, con los países cuyos gobiernos han declarado su hostilidad a la Revolución Bolivariana.

En este contexto preocupa que el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, realizará una gira en febrero por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica. El funcionario declaró que el tema central de esta gira será Venezuela.

También explicó que presionarán a la Unión Europea para que aumente las sanciones contra Venezuela y que, además, el tema será prioritario en la Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en abril en Perú, en la próxima cumbre del G7 en Canadá, y en la Cumbre del G20 a realizarse en Argentina a finales de año.

El funcionario enfatizó, tal como ya lo había hecho Trump, que “el Departamento de Estado, al igual que la Casa Blanca, utilizará todas las herramientas económicas, políticas y diplomáticas a su alcance para abordar la situación de Venezuela”.

La cada vez más abierta hostilidad del gobierno del país más poderoso del mundo contra nosotros los venezolanos de a pie deja claro que la guerra económica es una realidad patente, que sus principales agentes son foráneos y que están interesados en derrocar al gobierno constitucional para apropiarse de lo que nos pertenece como país soberano.

Queda por verse si el gobierno bolivariano junto al pueblo y sus aliados internacionales lograrán voltear la situación y harán que Trump y los suyos vuelvan a irse con el rabo entre las patas. Esto considerando el hecho de que la oposición “venezolana” ha guardado silencio o ha apoyado a viva voz las acciones contra nuestro país.

________________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado