EE. UU. amenaza con vetar a países que hagan negocios con Huawei

La guerra fría comercial del gobierno de Donald Trump contra la empresa china de telecomunicaciones Huawei abrió un nuevo capítulo. Ahora, Washington amenazó a sus aliados en Europa con aplicarles ciertas restricciones si éstos utilizan dispositivos o hacen negocios con la marca para proveer en sus territorios servicios con la red 5G.

Así lo informó Robert Strayer, alto funcionario de ciberseguridad del Departamento de Estado de EE. UU., dio a conocer RT.

“Si otros países insertan y permiten que los proveedores no fiables se conviertan en proveedores de sus redes 5G, tendremos que volver a evaluar la capacidad de compartir información y estar conectados con ellos en la forma en que lo estamos hoy”, dijo Strayer.

El gobierno de Donald Trump mantiene una arremetida –fundamentalmente discursiva–contra Huawei, empresa que se ha convertido en el segundo vendedor mundial de teléfonos celulares inteligentes y en líder del desarrollo de la tecnología 5G, que promete revolucionar el mundo de las telecomunicaciones con un servicio de Internet más rápido así como ciudades y hogares inteligentes.

EE. UU. acusa a la compañía de espionaje, sin embargo, nunca ha presentado pruebas concretas. De hecho, algunos de los aliados de Trump en el viejo continente como Francia e Italia, han ignorado las amenazas de Washington y siguen trabajando normalmente con la empresa china, negándose a endurecer los controles.

“Desafortunadamente, EE. UU. considera la tecnología 5G como un arma estratégica. Para ellos es como una especie de bomba nuclear”, declaró el fundador del gigante asiático, Ren Zhengfei, en una entrevista con los periódicos alemanes Wirtschaftswoche y Handelsblatt, también citada por RT.

Carrera tecnológica

A finales de 2018, EE. UU. solicitó a Canadá el arresto de la vicepresidenta de la compañía, Meg Wanzhou, supuestamente por haber violado las sanciones de Washington contra Irán. China denunció que esta acción estaba motivada por razones políticas y amenazó con responder con firmeza a Canadá si no liberaba a la empresaria, lo cual sucedió pocos días después.

El encarcelamiento de Wanzhou materializó lo que hasta entonces había sido solo un enfrentamiento retórico entre el gobierno de Trump y Huawei.

El pasado mes de marzo Huawei demandó al Gobierno norteamericano ante un tribunal de Texas. El motivo fue la prohibición de sus productos en el mercado norteamericano debido a las acusaciones de espionaje contra el fabricante.

Washington acusa a Huawei de estar usando su tecnología para espiar al gobierno chino y que esto podría extenderse a países occidentales si no se frena la penetración de la empresa en los servicios de telecomunicaciones.

El gobierno chino rechaza las acusaciones y respalda cien por ciento a su compañía connacional.

Lo cierto es que Huawei ya desplazó a Apple y escaló al segundo puesto como vendedor mundial de celulares, y está a punto de posicionarse en el primer lugar, destronando a Samsung. También sus investigaciones para hacer funcional la red 5G son las más avanzadas a nivel mundial.

Una de las estrategias anunciadas por EE. UU. para batallar contra esta guerra fría tecnológica ha sido evaluar la nacionalización de su red 5G, para asegurarse de que esta sea desarrollada y operada por ingenio cien por ciento norteamericano.

Lo cierto es que EE. UU. despliega todas sus armas contra Huawei porque perder la batalla 5G con una potencia emergente como China será casi como reeditar la derrota cuando perdieron la carrera espacial contra los soviéticos.

Cuando los chinos completen el trabajo y hagan de la red 5G una herramienta funcional, el gigante asiático controlará –a nivel global– la herramienta que promete cambiar el modo en que el mundo entero se comunica.

________________________

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado