EE.UU. sigue amenazando con incursión militar en Venezuela 

El senador republicano por el estado de Florida, Rick Scott, aseguró que Estados Unidos debe considerar el uso de la milicia estadounidense para introducir al país la “ayuda humanitaria” enviada hace unos meses por la Usaid, y que se encuentra en unos galpones en Cúcuta.

“Tendremos que considerar el uso de la milicia de los EE.UU. para entregar ayuda, Maduro no nos ha dado otra opción”, señaló Scott en rueda de prensa desde la colombiana ciudad de Cúcuta, desde donde además aseguró que al presidente, Nicolás Maduro, se le había terminado el tiempo.

De esta misma línea es el exembajador estadounidense en Venezuela, William Brownfield, quien defiende la intervención militar y fue más allá, al explicar que una estrategia de este tipo no necesariamente es una guerra tradicional con soldados en el terreno, sino que incluye ataques cibernéticos.

“La opción militar no necesariamente tiene que ser 20 mil marines llegando a las costas de Venezuela. Lo militar también incluye ataques cibernéticos. El Departamento de Defensa cuenta hoy con un Comando Cyber”, dijo.

Las amenazas del senador y del varias veces expulsado de Venezuela William Brownfield, coinciden con las recientes declaraciones del jefe de los servicios de inteligencia rusos,  Serguéi Naryshkin, quien aseguró que Moscú ve signos de preparación de una operación militar de Estados Unidos contra Venezuela y alertó que los  países occidentales “están despedazando” al país.

“Están esas señales, pero se verá con el tiempo si este plan se lleva a cabo  (…) están despedazando Venezuela cínicamente y siguiendo los mismos patrones que en Libia y Siria”, aseveró Naryshkin.

“La Casa Blanca misma insiste en el peligro de la migración descontrolada; va a gastar miles de millones para reforzar la frontera con México y al mismo tiempo (en Venezuela) atiza el fuego de un nuevo conflicto civil y provoca una nueva catástrofe humanitaria”, fustigó.

Por su parte, el ministro de Defensa del país europeo, Serguéi Shoigú, denunció que Washington contempla el uso de la fuerza para influir en los países latinoamericanos y está “ejerciendo una presión sin precedentes” sobre Venezuela.

“En el hemisferio occidental, EE.UU. está retomando la doctrina Monroe, cuyo objetivo es limitar la soberanía de los países latinoamericanos, presionar a aquellos que no siguen las mismas políticas que Washington. Como instrumento de presión tienen en cuenta todos los métodos posibles, incluida la fuerza”, comentó.

Por Maya Monasterios / Supuesto Negado