Embajador Mujica: Ninguno de mis diplomáticos va a reconocer a Guaidó

Radio Francia Internacional realizó una entrevista exclusiva al embajador de Venezuela en el país galo, Michel Mujica.

En el diálogo, publicado este viernes, Mujica aborda la situación diplomática de Venezuela luego de la autoproclamación del diputado Juan Guaidó. También habla sobre el apagón eléctrico que sufrió el país y las investigaciones que se realizan para determinar sus causas.

Interrogado sobre si Venezuela es un país dividido, afirma: “es un país donde su población, bajo toda circunstancia, ha evitado una guerra civil”. También subraya que el personal a su cargo no tiene ninguna intención de reunirse con la representante de Guaidó en París.

El lunes 18 de marzo Carlos Vecchio tomó control de dos edificios que son propiedad de la República de Venezuela en Estados Unidos. Vecchio es el embajador para Estados Unidos nombrado por Juan Guaidó, quien ha sido reconocido presidente interino por medio centenar de países. ¿Qué piensa de la administración paralela que Juan Guaidó está formando en Venezuela y en el extranjero?

En Venezuela lo veo bastante difícil porque Juan Guaidó no tiene una administración, no tiene un territorio, ni una población, ni mucho menos un ejército. En los Estados Unidos es una situación sui generis. Pero eso es una clara violación de la Convención de Viena. En cuanto a la figura de Guaidó de nombrar representantes, éstos en casi todos los países han sido aceptados en calidad de enviados especiales. Esto es el caso en Francia, donde son enviados de Guaidó, presidente interino encargado de organizar una elección presidencial.

El Estado francés ha reconocido a Isadora Zubillaga como “enviada especial de Juan Guaidó en Francia”. Ella hizo un llamado a los diplomáticos de su embajada a unirse a ella. Zubillaga espera convertirse en poco tiempo en la Embajadora de Venezuela en Francia, reemplazarlo a usted ¿Qué responde usted?

(Risas). Hay una cosa que estoy seguro: ninguno de mis diplomáticos va a cruzar el Rubicón y mucho menos con un autoproclamado presidente que en vez de defender los intereses y la soberanía de mi país, lo que pide son más sanciones, solicita intervención militar. Guaidó lo que realmente está logrando con ese tipo de acciones es generar en la población venezolana más sufrimiento, más molestias. Y le transmito a la Señora Zubillaga que ninguno de mis diplomáticos y el embajador que está aquí delante de usted tiene la menor intención de reconocerla a ella ni a su autoproclamado presidente.

Quisiera preguntarle sobre el gigantesco apagón que sufrió el país hace unos días. El presidente Maduro sostiene que fue un sabotaje de Estados Unidos y prometió presentar pruebas materiales de ese sabotaje ¿Esas pruebas existen?

Yo creo que se están realizando todas las investigaciones. Todos los elementos dan a entender que ha sido, que es muy posible, un sabotaje, por las dimensiones, casi tres, cuatro días sin electricidad, en 70 % del territorio venezolano. Es muy posible que sea un sabotaje, como ya se demostró en otros casos. CNN mostró la declaración de un militar que participó en el magnicidio frustrado contra el presidente Maduro el 4 de agosto de 2018, que sí hubo ese atentado con drones. Como también se demostró que en la frontera colombo-venezolana el camión fue quemado por una bomba molotov en el lado colombiano.

Usted me hablaba de una fuerte probabilidad pero no hay conclusiones.

Sí, fuerte probabilidad, pero se están realizando las investigaciones al respecto.

Hay otra teoría para explicar el apagón, no solo de la oposición sino de algunos ingenieros: el deterioro avanzado del sistema eléctrico venezolano. ¿No cree usted que el gobierno de Maduro también tiene una parte de responsabilidad porque ha sido negligente en el mantenimiento de las infraestructuras eléctricas?

Yo creo que ha habido dificultades en los últimos años, también debido al bloqueo financiero, en la compra de equipos, de instrumentos, para actualizar el sistema eléctrico nacional. Es indudable que eso pudo haber afectado en una u otra forma el sistema eléctrico nacional. Si uno tiene impedimentos para tener acceso a repuestos, a medicamentos, o acceso para pagar a funcionarios en el exterior, no es porque no tengamos los medios, los recursos, sino porque hay un bloqueo financiero de los Estados Unidos. Eso impide muchas cosas.

El Estado de emergencia que fue decretado por el ex presidente Hugo Chávez data de 2010…

Eso es cierto. Ese plan tendía a ampliar y modernizar el sistema eléctrico venezolano porque nosotros dependemos fundamentalmente en un 70 % del suministro eléctrico que proviene de la represa del Guri. Claro, necesita la modernización de los equipos, necesita su actualización, pero debido también a una profunda guerra económica, la baja de los precios del petróleo, y también hay que reconocer que ha habido errores en el momento de la toma de decisiones económicas, todo esto ha conducido a la situación que estamos viviendo.

Juan Guaidó hizo un llamado a las fuerzas armadas para que se unan a su causa. Hasta el momento, las fuerzas armadas siguen siendo fieles al presidente Maduro ¿Piensa usted que esto es un éxito?

Yo creo que Guaidó fracasó. Prometió que en 30 días iba convocar elecciones y no las convocó. No lo hizo el presidente interino, autoproclamado. Eso significa que él cesó en funciones.

¿Es posible una reconciliación hoy en Venezuela, un país muy dividido?

Venezuela es un país que si bien está dividido por opciones políticas, es un país donde su población, bajo toda circunstancia, ha evitado una guerra civil. Y eso es lo que nosotros deseamos de todo corazón. Los venezolanos estamos dispuestos a enfrentar cualquier intento de agresión externa o interna para evitar una confrontación entre hermanos porque eso no conduce a nada. Y una de las grandes medidas que podrían tomar los países de la Unión Europea sería acabar con las sanciones. Las sanciones no resuelven nada. Estamos dispuestos al diálogo, a buscar salidas, siempre lo hemos estado. Yo no quiero que mi país se convierta en una Sudáfrica con apartheid.

Su padre fue periodista. Estas últimas semanas varios periodistas venezolanos y extranjeros fueron detenidos, interrogados, en ocasiones expulsados, incluso golpeados por las fuerzas especiales, la inteligencia militar o el SEBIN, la policía secreta. ¿Condena usted esos arrestos?

Yo creo que cualquier acción de ese tipo es lamentable. Primero, no conduce a nada. Lo más importante en este momento es que se establezca la verdad y yo creo que bajo ninguna circunstancia vale la pena, cuando existen opiniones contrarias, buscar la vía de callar al otro por esos medios. Y yo creo que se deben estar realizando las investigaciones de rigor para que casos como ésos no se repitan.

Antes de emprender su misión diplomática en Francia, Michel Mujica, sociólogo e investigador, fue catedrático de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y director de la Escuela de Sociología del alma máter. Es el hijo mayor del conocido periodista y comunicólogo, líder del Partido Comunista de Venezuela, Héctor Mujica.

Tomado de RFI