Los errores y rechazos internacionales al equipo de Juan Guaidó

La “presidencia” de Juan Guaidó ha tenido varios reveses. Desde escándalos de corrupción con fondos internacionales dedicados a la “ayuda humanitaria”, hasta el rechazo de los “designados” por el diputado en representación de su “Gobierno”.

El último en correr esta suerte fue José Ignacio Hernández, “procurador especial” de Guaidó ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi, del Banco Mundial), quien fue rechazado de plano por un comité de juristas de esta instancia, que concluyó que él no puede representar al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, pues su “presidente” no tiene control efectivo ni del territorio, ni de las instituciones internas.

El mencionado comité de anulación falló sobre el caso tras recibir una comunicación de Hernández, quien el 27 de marzo le escribió al Ciadi para informarles que desde esa fecha la representación de Venezuela solo le correspondía a él, por haber sido “designado” el 5 de febrero por el parlamentario.

Tras revisar las pruebas de Hernández sobre su derecho a representar a Venezuela, y ante la negativa de este a presentar un pliego de documentos el pasado 27 de junio, el Ciadi concluyó que de acuerdo con el derecho internacional, la representación del Estado la tiene el Gobierno, “es decir, el o los sujetos que ejercen el control efectivo del territorio”.

Otros casos

En los siete meses que han pasado desde que decidió juramentarse en una plaza del municipio Chacao como “presidente encargado” del país, Juan Guaidó se ha dedicado a dar ruedas de prensa, organizar marchas o visitas casa por casa, y publicar post en las redes sociales con sus designados, entre “embajadores” cuyo cargo luego tuvo que cambiar en algunos países a “representantes”, hasta “coordinadores”, una especie de ministros de su “centro de Gobierno”, pero bajo una figura que no aparece en la Constitución.

Brasil: Te acepto, pero en privado

En mayo pasado, las “credenciales” de su “embajadora” en Brasil, María Teresa Belandria, fueron devueltas por el Gobierno de Jair Bolsonaro, quien anuló también la invitación de la “diplomática” a la ceremonia de entrega en la que también se admitirían a los representantes de México, Colombia, Paraguay, Arabia Saudita, Perú, Guinea e Indonesia.

En esa oportunidad, el diario Folha aseguró que la decisión del Ejecutivo se debió a las presiones del alto mando militar de Brasil.

Pese a que el 4 de junio Belandria entregó los documentos, que fueron recibidos por un poco sonriente Bolsonaro en una reunión privada, el rechazo inicial fue titular y dejó una huella en el currículo político de Juan Guaidó.

Alemania: No es embajador, es representante personal

En marzo pasado, cuando Guaidó estaba en su máximo apogeo mediático internacional, un país de europa se negó a aceptar a su enviado: la Alemania de Ángela Merkel.

Tras enviar a Berlín a Otto Gebauer, recibió la negativa del Ministerio de Exteriores de ese país, que, en respuesta a la petición de algunos partidos políticos, el 13 de marzo lo recibió como “representante personal del presidente interino Juan Guaidó” para sostener conversaciones de índole política con él. “Pasos adicionales no han sido contemplados”.

Es decir, el estatus de embajador no fue reconocido por Alemania, país que, por cierto, reenvió en julio pasado a su embajador, Daniel Kriener, quien había sido expulsado por el Gobierno de Nicolás Maduro, a quien volvió a entregarle sus credenciales, con lo que ambos retomaron las relaciones diplomáticas.

España: Embajador nombrado en plaza pública

La ironía con la que el canciller español, Josep Borrel, se refirió en febrero pasado a la designación del “embajador” de Guaidó ante Madrid, dio la vuelta al mundo.

Presionado por un grupo de periodistas, que lo increpaban para saber si reconocería al diputado por el estado Carabobo, Antonio Ecarri, como representante legítimo de Venezuela, Borrell preguntó: “¿Se lo ha anunciado a quién? ¿Ha salido a la plaza y lo ha dicho?”, en referencia irónica al acto de autojuramentación de Guaidó en una plaza chacaense.

República Checa: Renuncia

El 1 de agosto, la “embajadora” de Juan Guaidó ante la República Checa, Tamara Suju, renunció a través de una carta digirida al presidente de la Asamblea Nacional.

En el escrito, Suju argumentó un “conflicto de intereses” entre su desempeño como “diplomática” de Venezuela y especialista de derechos humanos.

Expedientes criminales

Además de los golpes diplomáticos que ha sufrido, dentro del “equipo” de Juan Guaidó hay algunos “coordinadores” y “diplomáticos” que tienen cuentas pendientes con la justicia nacional.

Leopoldo López. Presidente del partido Voluntad Popular (VP) y actual “coordinador” para formar el “centro de Gobierno”, el “tren ministerial” de Guaidó.

Desde hace cuatro meses vive en la embajada de España en Caracas, es prófugo de la justicia y además tiene sentencia firme, por lo que automáticamente se encontraría inhabilitado para optar a un cargo de elección popular, según las leyes venezolanas.

Carlos Vecchio. Es el coordinador político de VP, actualmente se encuentra como “embajador” de Guaidó ante Estados Unidos, pero también tiene una orden de captura emitida en 2014 por un tribunal de Caracas que lo señala de haber presuntamente incursionado en el delito de incendio intencional durante las guarimbas que dejaron cientos de víctimas y daños materiales. Vive en Washington.

Julio Borges. Del partido Primero Justicia (PJ), es diputado de la AN. Tiene una orden de captura del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por la presunción de los delitos de: instigación pública continuada; traición a la patria; homicidio intencional calificado en grado de frustración en contra del ciudadano Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Fue “nombrado” recientemente por Guaidó como comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores, lo que en un Gobierno legítimo sería el canciller. También es el “embajador” de Venezuela ante el Grupo de Lima.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado