España recibe oficialmente al canciller Arreaza y matiza desconocimiento al gobierno venezolano

Luego de haber reconocido en febrero de este año al diputado Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, el Gobierno de España recula y apuesta al diálogo como principal estrategia para resolver el conflicto en el país caribeño.

Así lo demostró el canciller Josep Borrell al recibir a su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, con quien conversó sobre la situación de Venezuela en los aspectos social y económico.

Hace pocos días, específicamente el 17 de junio, Borrell pidió a la Unión Europea (UE) el apoyo decidido a las negociaciones entre el Gobierno venezolano y la oposición en Oslo, Noruega.

De acuerdo con el Canciller, estás acciones forman parte de la estrategia del Gobierno español para contribuir a una solución pacífica, política y democrática a la crisis de Venezuela.

Precisamente, para fomentar el encuentro entre las partes, Borrell también conversó con miembros de la oposición, entre ellos Guaidó, con quienes sostuvo una videoconferencia.

Llama la atención que hasta hace poco el Ministro español para Asuntos Exteriores llamaba a sus connacionales a que evitaran viajar a Venezuela y hoy, así como otros países (entre ellos Estados Unidos), haya cambiado el discurso por uno menos agresivo hacia Maduro y más inclinado hacia el respeto y la conciliación.

En su momento, la decisión del jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, de reconocer a Guaidó generó diferentes reacciones. En líneas generales  criticaban que España le siguiera el juego a Estados Unidos en detrimento de las condiciones de vida del pueblo venezolano.

Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, habría advertido a Sánchez que su decisión podía provocar una “confrontación armada en Venezuela”.

“Reconocer a una persona como presidente de un país cuando no controla el país ni las instituciones es muy peligroso”, señaló en ese entonces Echenique.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado