¿Qué está pasando con el agua?

No estamos en el Sahara. A donde voltee en Venezuela, usted está rodeado por alguna quebrada, arroyito, río o lago. ¿Entonces por qué tenemos tantos problemas con el suministro de agua potable? ¿Qué está pasando?

Nuestro país posee una de las reservas de agua dulce más profusas del planeta: Venezuela está atravesada por casi mil ríos y la mitad de ellos desemboca en el Orinoco, el tercero más caudaloso de América Latina. En resumen contamos con 1.320 kilómetros cúbicos del vital líquido, o lo que es igual 60.300 metros cúbicos de agua per cápita.

Vamos a escribirlo de nuevo para que lo lea con calma: sesenta mil trescientos metros cúbicos de agua por persona. Tal vez suena exagerado y se trata de una sencilla división de la cantidad de agua que tenemos en nuestro territorio entre la cantidad de habitantes. Sin embargo, a grandes rasgos también implica que hay suficiente agua para todos los venezolanos.

Pero la realidad es otra: en lo que va de década, los periodos de sequía han golpeado al país con tanta fuerza que hasta han puesto de rodillas a rezar a ministros. Pero también queda en entredicho la planificación gubernamental para sortear las dificultades de tener los embalses debajo de sus niveles óptimos. Tampoco podemos dejar por fuera que el cambio climático es un fenómeno real y que los centros urbanos del país están superpoblados y esto dificulta la distribución del líquido.

En esta edición, Supuesto Negado explora el Plan Nacional de Aguas 2018 anunciado por el Gobierno. No podemos dejar por fuera la batalla del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, contra Hidrocentro por las fallas en el servicio. Analizamos cómo la explotación del Arco Minero del Orinoco impacta en las reservas de agua y también qué pasa con el agua en las ciudades más importantes del mundo.