España arma escándalo por derribo de estatuas de Colón, excepto si lo hace EE.UU.

Cristóbal Colón

El retiro de la estatua de Cristóbal Colón que estaba en el Centro de la ciudad estadounidense de Los Ángeles no ha pasado sin dejar polémica en el exterior. En Venezuela la noticia habría pasado desapercibida ha no ser por aquellos que rememoran el icónico derribo de la estatua del navegante en el 2004.

La estatua gringa fue removida después de que el concejal Mitch O’Farrell, descendiente de la tribu Wyandotte de Oklahoma, lograse en 2017 que el ayuntamiento de la ciudad aprobara el cambio del nombre de la fiesta del “Día de Colón” por “Día de los pueblos indigenas, aborígenes y nativos”.

El monumento fue retirado en el marco de la primera celebración de la resistencia indígena desde 1937, fecha en que comenzó a celebrarse el “descubrimiento” de América en los EE.UU. a partir de la figura de Colon.

La supervisora del condado de Los Ángeles defendió la medida: “La estatua de Cristóbal Colón reescribe un capítulo manchado de la historia que da una visión romántica de la expansión de los imperios europeos y la explotación de los recursos naturales y los seres humanos”.

Agregó que con los cambios introducidos “empezamos un nuevo capítulo en nuestra historia en el que aprendemos de los errores del pasado para que no estemos condenados a repetirlos”.

Tras su remoción el escritor derechista y miembro de la Real Academia Española, Arturo Pérez Reverte, cargó contra las autoridades estadounidenses y españolas. A las primeras les recordó que los colonos anglosajones, a diferencia de los españoles, “no dejaron en Norteamérica indio vivo ni familia criolla”.

Con esto sugería que de ser coherentes con la medida habría que retirar las estatuas y monumentos de muchos héroes y personajes históricos estadounidenses, ya que participaron de forma directa o indirecta en el genocidio de los pueblos aborígenes de América del Norte.

Muchos más duro fue con las autoridades españolas: “España, cuyos gobernantes y políticos acomplejados son incapaces de hacerse respetar ni dentro ni fuera, se haya convertido, o nos hayan convertido ellos con su incompetencia, cobardía y vileza, en el payaso del mundo y en el pito del sereno”.

Cristobal Colón

Ante las declaraciones de Pérez, influyente intelectual de la derecha española, el gobierno del país ibérico emitió un comunicado en el cual calificaba el retiro de la estatua como “algo aislado y pasajero”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España afirmaba, además, que la institución ha dedicado, y seguirá dedicando, un “gran esfuerzo para difundir y dar un mayor y más correcto conocimiento del valioso legado histórico en Estados Unidos, cuya historia no sería comprensible sin la aportación de España”.

Remarcaba el comunicado que los cónsules generales en San Francisco y Los Ángeles “han sido y van a seguir siendo igualmente activos” en la defensa del legado español “ante las autoridades estatales y locales“.

Entre tanto el portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Fernando Maura, lleva adelante una campaña en favor de que el gobierno intervenga para restituir  el honor español mientras advierte sobre el peligro del crecimiento de una “leyenda negra” contra España en Estados Unidos.

En concreto el parlamentario del partido derechista Ciudadanos pide que se tomen medidas para frenar la tendencia a renombrar o revisar la celebración del 12 de octubre.

En España tal fecha se celebra el día de la hispanidad y la fiesta nacional.

El caso de Los Ángeles no es el único de eliminación de estatuas del navegante genovés en los EE.UU.

En septiembre de 2017 el monumento de Colón que se encuentra en Central Park (Nueva York), apareció con las con las manos ensangrentadas con un cartel en ingles que rezaba: “El odio no se tolerará” y un ‘hashtag’: #somethingscoming (algo va a pasar).

Cristobal Colón

La acción tuvo lugar mientras las autoridades de Nueva York sopesaban retirar el monumento ofrendado a la ciudad por inmigrantes italoamericanos en 1892.

Al final el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, decidió no retirar la estatua pero se le agregarán elementos informativos que den cuenta de su significado histórico. A su vez se decidió la construcción de un monumento a los pueblos indigenas en otra parte de la ciudad.

La movida contra la celebración del “descubrimiento de América” tuvo un hito histórico el 12 de octubre de 2004, cuando varios grupos políticos, movimientos sociales y colectivos derribaron la estatua de Colón que estaba en Plaza Venezuela. Incluso el hecho aparece reseñado en Wikipedia en la entrada sobre Cristobal Colón.

En aquella oportunidad la reacción de la oposición nacional y de su mediática fue enfocar el hecho como un acto de vandalismo, dejando de lado el significado político de la acción.

Al presidente Chávez le tocó pronunciarse sobre el acontecimiento frente al cual estableció la “libertad de estatuas”, pero dejando claro que la acción tenía un significado político y que el personaje histórico representaba la conquista española.

Venezuela fue de los primeros países en el mundo en sustituir la celebración del día del descubrimiento por el Día de la Resistencia Indígena.

Pero el revisionismo de la historia española no solo toca a las excolonias del reino. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha criticado en varias oportunidades la celebración de un “genocidio” con un desfile militar.

Más a las claras el actor Willy Toledo ha publicado en su Facebook “Me cago en el 12 de octubre” y “Me cago en la fiesta nacional”.

________________________
Por Julia Cardozo / Supuesto Negado