FaceApp sí toma tus fotos (igual Facebook, Google o la NSA)

Uno de los temas de moda en las redes sociales durante la última semana ha sido FaceApp, la aplicación rusa que, entre otras cosas, usa fotos actuales de los usuarios para envejecer sus rostros y mostrarlos como de unos 80 años de edad.

La discusión no es sobre el funcionamiento de la aplicación, sino más bien sobre los riesgos que rodean su uso, dado que presuntamente el programa roba información privada de los usuarios.

Las acusaciones contra FaceApp acusan a la aplicación de hacer lo mismo que hacen gigantes norteamericanos de las redes sociales y el internet como Facebook y Google, o agencias federales estadounidenses con la NSA, es decir, robar datos personales de los usuarios y usarlos a conveniencia. El problema es que en el caso de FaceApp, los datos no se van a Estados Unidos sino a Rusia.

“En el caso de FaceApp coinciden dos realidades que han hecho disparar las alarmas: los servidores se encuentran en Rusia, por un lado, y por otro, la política de privacidad es lo suficientemente vaga como para que uno se lo piense dos veces antes de aceptar sus términos”, dice el diario español El País en una nota sobre la herramienta.

Las noticias acusan específicamente a la aplicación de llevarse las fotos de los usuarios a la nube y no explicar claramente qué hacen con ellas. Además, de que pueden llevarse la información a “otras jurisdicciones” para venderla con fines publicitarios.

BBC Mundo advierte que aun cuando el contrato con la aplicación no es muy distinto al de otras en su tipo, “un aspecto que analistas han resaltado es que FaceApp indica que puede llevar la información a una jurisdicción diferente a la del país donde esté el usuario”.

“FaceApp no solo está recolectando millones de caras, y con ellas la información biométrica de los usuarios (con la que cada vez es más común acceder a procesos migratorios, de salud y hasta financieros), sino que gran parte de esos datos representan un lucrativo negocio: vender bases para futura publicidad. Sin saberlo, usuarios están ‘regalando’ su información personal a terceros cuyos usos son desconocidos”, enfatiza el diario colombiano El Tiempo.

El New York Times en su versión en inglés se unió a la discusión y publicó una noticia donde subraya: “La política de privacidad de FaceApp también dice que está utilizando datos de la aplicación para publicar anuncios dirigidos y desarrollar nuevos productos y funciones. Dice que no vende datos a aplicaciones de terceros, pero enumera muchas excepciones, incluida una que le permite compartir datos después de eliminar la información que identifica a los usuarios”.

Infobae, la agencia Europa Press, CNN, el diario ABC y La Vanguardia son otros de los medios en español que han comentado sobre la aplicación en esa misma tónica. En inglés son muchos más los medios que se han ocupado del tema, incluyendo los especializados en tecnología.

¿Qué dicen los rusos?

FaceApp nació en 2017 y es desarrollada por Wireles Lab, cuya sede está en San Petersburgo, Rusia.

La aplicación no solo envejece a los usuarios. Tiene muchas más funcionalidades relacionadas con alterar selfies, como cambiar a la persona de sexo o de raza. De hecho, su primer escándalo fue poco después de su lanzamiento, cuando sufrió de fuertes críticas racistas dado que su función para hacer a la gente “más hot”, lo que hacía en realidad era blanquearla.

Sobre la reciente polémica relacionada con su contrato de privacidad, la empresa emitió un comunicado y ha sido abierta al dar entrevistas y declaraciones a medios de todo el mundo.

En pocas palabras, lo que ha dicho que es solo sube a la nube la imagen seleccionada por el usuario para ser intervenida, y que esta permanece allí por 48 horas, cuando automáticamente es borrada (e incluso los usuarios pueden solicitar que se haga antes). Además, que no comparte la información con nadie, ni dentro ni fuera de Rusia.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado