Foro de Sao Paolo: ¿decadencia o renovación?

Más de 125 movimientos y partidos políticos de la izquierda del mundo protagonizan desde el 25 y hasta el próximo domingo 28 de julio el XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo, una plataforma creada en 1990 para debatir y establecer estrategias a seguir ante el avance del neoliberalismo en la región latinoamericana.

En la cita, también participan dirigentes y líderes comunitarios, campesinos, indígenas, gremialistas e intelectuales de distintas extracciones de la izquierda de el Caribe, África, Asia y Europa.

Entre los temas a debatir este año se encuentran algunas de las consecuencias del avance del neoliberalismo en el mundo, como el aumento de la pobreza, las amenazas a la democracia y la paz, así como los intentos de injerencia económica, política, social e incluso militar en la región.

Los objetivos del encuentro, que se desarrolla en Caracas y que tiene una amplia agenda, se centrarán en la lucha por la paz en Colombia, por la paz en Venezuela y por el apoyo al proceso de negociación entre la oposición y el Gobierno venezolano que se desarrolla bajo la mediación de Noruega.

En el encuentro también se abogará por la liberación del expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula Da Silva, quien cumple una condena de ocho años por su presunta vinculación con casos de corrupción durante su mandato.

En esta oportunidad, la Justicia Especial para la Paz de Colombia autorizó a dos líderes de la antigua guerrilla de las FARC para que pudieran viajar a Venezuela y asistir al Foro.

El partido Primero Justicia se pronunció en rechazó al encuentro, por considerarlo un gasto innecesario y una reunión en la que sólo se busca “adular” al presidente Nicolás Maduro. De acuerdo con la tolda política, el ejecutivo Nacional invirtió 200 millones de dólares en el evento.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado