EL FRENTE AMPLIO VENEZUELA LIBRE PARECE QUEDARSE ESTRECHO

Desde su conformación el pasado mes de marzo, el denominado Frente Amplio Venezuela Libre decidió rescatar el “orden constitucional y la democracia del país”, haciendo un llamado a viva voz a no participar en las elecciones presidenciales y de Consejos Municipales estadales del 20 de mayo.

Esta coalición opositora al gobierno de Nicolás Maduro, está integrada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), representantes de la Asamblea Nacional –aún en desacato judicial-, Organizaciones No Gubernamentales (ONG), un sector religioso (católico y protestante), otro empresarial, familiares de las víctimas de las guarimbas de 2017 (no integrantes del Comité de Víctimas de la Guarimba y el Golpe Continuado) y “exchavistas” de la corriente de Marea Socialista y Miguel Rodríguez Torres.

Plantean la elaboración del Plan de Salvación Nacional que busca, básicamente, el desconocimiento del gobierno bolivariano y sus representantes.

Antes, durante y después del 20-M

Luego de la presentación oficial el 8 de marzo de 2018, el Frente Amplio Venezuela Libre puso en marcha la Operación Telaraña, “para ir metiendo en esa madeja al presidente de la República, para que salga del país y para que se acabe el drama que estamos viviendo”, señaló Víctor Márquez, uno de sus voceros y además presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (Apucv).

Es así como convocan a marchar el 12 y 17 de marzo, la primera hasta la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Caracas para consignar un documento donde solicitaron al órgano multilateral que no validara las elecciones del 20 de mayo. La segunda fue una “protesta mundial” por la misma razón.

La agenda de múltiples y pequeñas actividades continuó el 27 de abril, al realizarse una jornada de mini protestas como cabildos abiertos o asambleas de ciudadanos para exigir “elecciones libres y transparentes”, también señaló Stalin González.

Poca fue la participación en estas convocatorias. Algunos aseguran que esto se debió a “divisiones internas dentro de la oposición, generaron una crisis que lastimó la vigorosidad de las protestas”.

Lo cierto es que la poca afluencia de opositores se repitió el 1ro. de mayo y el 16 del mismo mes, esta última hasta la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que, “por favor”, desconocieran el llamado hecho por el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano.

El mismísimo día de las elecciones presidenciales, antes de la salida acostumbrada de Tibisay Lucena para anunciar los resultados de la contienda, el Frente Amplio opositor celebró, sin tener los resultados del ente oficial, la poca participación que supuestamente habría en ese domingo.

También se convocó a un cacerolazo, concentraciones en las iglesias y otros templos religiosos.

El pasado lunes 4 de junio, Sergio Sánchez, integrante del citado grupo, anunció otra jornada de “agitación” a nivel nacional para el próximo viernes 8, cuyo objetivo será exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro Moros, y como haciendo leña del árbol caído, exigir la regularización de los servicios públicos como agua, luz y transporte, que bastante han faltado estos días.

Esta protesta busca ser “de la forma más provocadora posible, pero en el marco de la ley”, enfatizó Sánchez.

El anuncio se hace luego de que el jefe de Estado venezolano haya solicitado a la Comisión para la Verdad, la Justicia, la Paz y la Tranquilidad Pública de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la liberación de políticos presos por diferentes delitos cometidos en las acciones violentas de 2014 y 2017, que ocasionaron gran cantidad de venezolanos asesinados, y que están ya en las calles haciendo como si nada pasó.

El Frente Amplio Venezuela Libre se ve menguado a poco tiempo de haber nacido; primero, por la poca convocatoria que han tenido sus actividades de calle; segundo, porque los aparentes exchavistas han desaparecido del radar; y tercero, la MUD ha convocado nuevamente a Ramón Guillermo Aveledo, por lo que parece está decidida a tomar nuevamente el protagonismo político en sus planes para derrocar a Maduro y a la Revolución Bolivariana, dejando de lado al recién formado pacto.

______________________

Por Aimeg García / Supuesto Negado