Estado de Israel sigue aplicando un genocidio en gotas en Gaza

Mientras que en los bloqueos a Cuba o a Irak han temido decir su nombre y los han llamado “sanciones” o “embargos”, el bloqueo de Israel sobre la Franja de Gaza no oculta sus objetivos y deja ver claramente que las restricciones económicas siempre son actos de guerra.

A diferencia de Cuba o Irak, Gaza no es un país, es una ciudad antiquísima, dice el mito que allí murió Sansón, ubicada en una franja de tierra de 360 km², donde viven 1,8 millones de seres humanos, es decir, casi 5.000 personas por km², una de  las zona de mayor densidad poblacional del mundo. Gaza acogió buena parte de la población refugiada palestina expulsada de sus tierras desde la Nakba en mayo de 1948. Más de dos tercios de la población actual de Gaza son refugiados.

Durante los años noventa, en los Acuerdos de Oslo, se negoció la creación de una Autoridad Nacional Palestina ubicada en el margen occidental del Jordán que está lleno de tierras muy fértiles que Israel les disputa a los palestinos. Gaza, por otro lado, está atrapada entre el mar y el desierto, tiene poca agua, poca tierra fértil y en los acuerdos quedó “guindando”. Entre 1967 y 2005, los colonos judíos tomaron gran parte de la tierra y el agua de la población local, mientras trataban de aislar el territorio árabe de Gaza, construyeron un muro de alambre electrificado con torres de vigilancia que empezaron a convertir a Gaza en un campo de concentración a cielo abierto.

Cuando los colonos tuvieron que retirarse en 2005, Israel cambió el plan y decidió destruir Gaza devastando las infraestructuras, talando árboles y destruyendo tierra cultivable. La toma de poder del partido radical islámico Hamas en 2007 les dio el pretexto que necesitaban para terminar lo que habían comenzado en las décadas anteriores.

Genocidio en gotas

La vida en Gaza nunca fue muy buena, pero sus habitantes podían trabajar y comerciar en Israel y en Egipto, eso les había permitido alcanzar cierto nivel de desarrollo y unos mínimos estándares de vida. Desde 2005 y especialmente luego de 2007, ambos países les han cerrado todas las puertas posibles. Ahora la realidad de Gaza es escasez crónica de combustible, cortes de energía durante 18 y 22 horas al día, contaminación del agua hasta el punto que el 95% de las aguas subterráneas del territorio no es potable y una infraestructura devastada. Por su crisis de aguas residuales la revista Time le ha llamado “Bomba de relojería global de salud”.

La población de Gaza está atrapada entre Hamas e Israel. A veces Hamas bombardea a Israel con cohetes (que causan un mínimo daño) e Israel responde con bombardeos masivos y una programada destrucción de la infraestructura. Mientras el ataque militar es periódico y devastador, el ataque económico es continuo e igual de destructivo.

Cronología del bloqueo a Gaza

2005: Israel se retira de la Franja de Gaza durante el gobierno del primer ministro Ariel Sharon, repliega sus tropas y destruye los 21 asentamientos que había en la zona. Los antiguos asentamientos judíos son utilizados como lugares de entrenamiento de milicianos sionistas.

2006: Hamas ataca una base militar fuera de la Franja y secuestra al soldado israelí Gilad Shalit. Israel impone un bloqueo al enclave costero.

2007: Hamas, luego de ganar las elecciones parlamentarias, se queda con el control de la Franja de Gaza al sacar con un golpe a las fuerzas de seguridad del presidente palestino Mahmud Abbas. Israel declara a la Franja de Gaza “entidad hostil” e inicia un bloqueo casi total. Continúa el ciclo de lanzamiento de cohetes y ataques aéreos israelíes en represalia.

2008-2009: Operación “Plomo Fundido”, ofensiva aérea y terrestre israelí de tres semanas. En la Franja mueren unos 1.400 palestinos, la mayoría civiles, y en Israel, 13 personas pierden la vida.

2010: Israel reduce el bloqueo eliminando restricciones para el ingreso de bienes, con excepción de armas, metales y hormigón. Los ataques con cohetes continúan esporádicamente, seguidos por ataques aéreos israelíes.

2012:Pilar Defensivo”, una ofensiva aérea de 8 días. La ofensiva deja 167 palestinos muertos, la mitad de ellos civiles. La ofensiva también termina tras un acuerdo de alto el fuego mediado por Egipto.

2014: Operación “Margen Protector”. Después de ataques con cohetes, en este caso la ola de violencia es provocada por el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes y el linchamiento de un joven palestino.

Impacto del bloqueo:

  • El 40% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y el 80% recibe ayudas, como ocurre con los 922.000 refugiados que viven en la Franja. 60% de las familias de Gaza sufre mal nutrición. El sector industrial ha caído en picada, con una disminución del 60%, y la producción ha caído un 50 %.
  • El desempleo ha alcanzado el 43%, llegando al 63% entre los jóvenes. Solo el 40% de la ayuda prometida por la comunidad internacional para la reconstrucción ha llegado a Gaza.
  • Hay cortes de electricidad todos los días que duran entre 12 y 16 horas, y el 40% de la población tiene agua corriente solo durante 4 y 8 horas cada tres días. Se estima que entre el 90% y el 95% del agua está contaminada.
  • Debido a los cortes de electricidad y la falta de medicamentos y equipos sanitarios, los hospitales de Gaza trabajan a menos del 40%.
  • De las 4 fronteras, la de Kerem Shalom es la única que sirve para el paso de mercancías.

“Un cierto daño”

Gaza es escenario de una guerra total, aunque progresiva es también el ejemplo más claro de cuál es la tendencia de las sanciones económicas: son actos de guerra destinados a debilitar a las naciones, al Estado y las poblaciones, pues, bloqueos, guerras comerciales, y otras acciones similares son simplemente aspectos de la guerra total como lo son también las operaciones psicológicas…No en balde, como hemos recordado antes, el primer bloqueo económico lo hizo Napoleón en medio del nacimiento de las guerras modernas, guerras totales que no distinguen ya entre Estado y población (entre el Partido Comunista de Cuba y los cubanos, entre Hussein y los iraquíes o Hamas y la población de Gaza) y cuyo objetivo es hacer daño.

Como lo muestra Gaza toda “sanción económica” tiene como objeto debilitar a la población y al Estado, lo que pasa es que, dentro de la retórica de las potencias occidentales, la idea de “sanciones” y “correctivos” sirve para confundir sobre la naturaleza de estos actos de guerra. Al fin y al cabo lo ocurrido en Gaza es casi idéntico a lo que ha pasado en Irak pero sin el velo –o la niebla- de resoluciones y sanciones.

Pero lo más curioso de todo es cómo una potencia militar puede desmantelar a una pequeña ciudad del tercer mundo sin que nadie la bloquee o la sancione.

Eso da mucho que pensar.

________________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado