¿POR QUÉ EL GOBIERNO INSISTE EN MANTENER SUBSIDIADO EL METRO DE CARACAS?

Dos millones y medio de caraqueños –y hasta más- se trasladan diariamente por el Sistema Metro de Caracas.Prácticamente de forma gratuita, los usuarios pueden atravesar la ciudad y llegar incluso a Los Teques, capital del estado Miranda, a 40 kilómetros de distancia.

Muchas han sido las denuncias sobre el deterioro en los últimos años de este transporte subterráneo, en el que confluyen varios factores: la economía, la gestión interna, la inseguridad y el maltrato a las instalaciones por parte de algunos usuarios.

Supuesto Negado se adentró en el Metro de Caracas para conocer cómo se financia este sistema y por qué el gobierno nacional mantiene su decisión de mantenerlo “casi gratis”.

La vieja discusión sobre los subsidios

A pesar de los retrasos, fallas, maltrato a los usuarios y de la inseguridad, el Metro sigue siendo una opción para los caraqueños.

“Si no es por el Metro (de Caracas), no podría ir a mi trabajo y llevar a los chamos a la escuela. Es imposible llegar a fin de mes bien, pagando 4 mil bolívares diarios en una camionetica”, contestó una comunicadora social que vive en Palo Verde y trabaja en Capitolio, en Caracas.

En su paso por el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés detallaba que aunque los costos que genera el sistema Metro son muy superiores al costo del pasaje, “el subsidio al servicio permite que en la actualidad los usuarios del sistema no sean solamente personas de la clase media, como ocurría en gobiernos anteriores”.

Ulises Puche, coordinador de la Oficina de Atención al Usuario del Metro de Caracas, comparte esta postura. Afirma que la fabricación del ticket tiene un costo muy alto y su precio no cubre esta inversión, es por ello que el Estado lo asume. “Es una política de Estado que los ciudadanos puedan llegar a su destino a través de este sistema de transporte”.

Aunque reconoce que el servicio ha desmejorado, asegura que la mayor ventaja que tiene este sistema de transporte y que lo diferencia de otros similares, es ser pionero en responder adecuadamente a las personas con discapacidad.

Los usuarios no son los únicos subsidiados: también los comerciantes

Además del subsidio gubernamental y el pago del ticket o boleto, el Metro maneja otros ingresos: publicidad, alquileres de estacionamiento y locales comerciales. Estos últimos se encuentran en las estaciones Plaza Venezuela, Chacaíto, Altamira y La California.

En un recorrido hecho por algunos establecimientos subterráneos, varias fueron las respuestas al indagar sobre los precios del alquiler: “no te puedo decir eso porque pueden sacarme de aquí”, respondió uno de los encargados.

Otros dos locales, con al menos 30 años como inquilinos del Metro de Caracas, confesaron que están muy conformes con el trato de la empresa y con los precios de las mensualidades, que han aumentado progresivamente en los últimos meses.

“De acuerdo a lo que veo en las retenciones, son como 9 millones de bolívares. Está bien, porque en un centro comercial se paga hasta 100 millones mensuales”, aseguró uno de los gerentes.

Sin embargo, este ingreso no es suficiente para sufragar parte de los gastos operativos de la red Metro caraqueño.

¿Pero cómo es la cosa en otros países?

Edison Alvarado, presidente del Sindicato de Trabajadores del Metro de Caracas y diputado de la actual Asamblea Nacional Constituyente, aseguró que en Venezuela “el Estado subsidia el 96% de los gastos para el mantenimiento y el pasaje para los trabajadores”.

El pasaje base es de 4 bolívares y el más costoso, la Metrotarjeta que es Multiviaje Simple Extraurbano de 40 viajes, 216 bolívares. Estos tickets no tienen límite de estaciones, incluso pueden ser utilizados en las líneas de Metrobús, Metrocables San Agustín y Mariche, Bus Caracas y Cabletren Bolivariano Petare.

Este pasaje representa el 0,001% diario del salario mínimo actual (392.646 bolívares), es decir, el 0,06% por un mes si el pasajero usa el Sistema para ir y venir de su hogar.

En Buenos Aires, Argentina, el boleto de Subte vale 7,50 pesos y en abril aumenta a 11. El salario mínimo es de 9.500 pesos, por lo que el pasaje mensual podría llegar a ser el 4,73% del salario mínimo en el mes, es decir: 449,35 pesos.

En 2011, este servicio fue transferido del gobierno central al local liderado por el actual presidente Mauricio Macri. La empresa Metrovías es la encargada de administrar el Subte, recibiendo en 2014 el 60% de subsidio.

En el Metro de Medellín, ciudad de nuestro país vecino, el boleto de metro vale 2.125 pesos y el salario mínimo mensual es de 781.242. Es decir, que al mes usted deberá destinar, al menos 127.500 pesos para ir y venir por esta vía. Este sistema de trenes es uno de los dos únicos de “Iberoamérica que no reciben subsidio de los gobiernos locales para su operación, es decir, es autosostenible. El otro es el de Santiago de Chile”, reseña el portal web El Colombiano. Por eso son tan caros.

Ante las situaciones adversas por las que atraviesa el Metro de Caracas y sobre todo sus usuarios (falta de efectivo, aumento del pasaje, colas), el Sistema sigue siendo la gran alternativa para las más de 2 millones y medio de personas que lo tienen en su ruta diaria.

_____________________

Por Aimeg García / Supuesto Negado.