Grupo de Lima saca a la oposición e incluye a China y Rusia

El Grupo de Lima y autoridades estadounidenses trabajan por separado en diferentes estrategias para buscar una salida al conflicto venezolano y concretar la salida del presidente Nicolás Maduro del poder.

Los mecanismos promueven la internacionalización de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela y el acercamiento a los países que todavía apoyan la gestión del Primer Mandatario venezolano, como Cuba, Rusia Turquía y China.

Para ello, el Grupo de Lima anunció el pasado jueves que realizó una invitación a más de 100 países para discutir el próximo 6 de agosto, en la ciudad que le da nombre, la situación actual del país caribeño. Entre esas naciones se encuentran aquellas aliadas al Gobierno de Maduro.

De acuerdo con el canciller de Perú, Néstor Popolizio, la idea es que todos los países que tengan una vinculación con lo que está sucediendo en Venezuela se sienten por primera vez a dialogar en conjunto, para encontrar una forma de que se realicen elecciones próximamente en ese país.

A este encuentro, el Grupo de Lima no invitará a ninguno de los líderes del chavismo o la oposición venezolana para evitar la polarización de la cita. Tampoco emitirán un documento final, por respeto a las posiciones encontradas que se expondrán en el debate.

En la cita también se prevé discutir el impacto de la migración de los ciudadanos venezolanos en la región y en otros continentes.

Por su parte, el senador estadounidense por el partido Democráta, Bob Menéndez, anunció que junto a sus colegas parlamentarios de Europa y otras regiones, busca impulsar que otros países adopten las sanciones contra Maduro que ya impuso el gobierno de Donald Trump.

Entre las gestiones que realizará para promover esta propuestas, se encuentra una visita que realizó este jueves a Cúcuta, estado fronterizo con Venezuela, para conocer más de cerca los detalles de la migración de ciudadanos del país caribeño hacia Colombia.

Menéndez, considera indispensable que Rusia, China y Turquía renuncien a seguir apoyando a Maduro, aunque estos tres países han sido claros en afirmar que no apoyan al Primer Mandatario sino a la legitimidad de su investidura que fue proclamada el pasado 20 de mayo en unas elecciones presidenciales que contaron con la participación de más de seis millones de venezolanos.

Sin embargo, el congresista apela a las deudas que mantiene el Estado venezolano con estos países para intentar persuadirlos.

Por Andreina Ramos Ginés / Supuesto Negado