LA CARTILLA BÁSICA “PARA IRSE DEMASIADO”

emigrante

Esta bien, vete del país. Anota el papeleo que debes tener y como sacarlo. Pero eso si manda remesa.


El primer requisito, insisten quienes se fueron, es dejar la soberbia.
Lo segundo es entender que nadie te está esperando. Lo tercero, que no es menor, es que habrá que tener temple de titanio para resistir la burocracia, el corre-corre, y el típico: “eso está para la firma”.

Lo demás siempre dependerá de lo que quieras hacer. Los trámites para “irse demasiado” varían si el propósito es estudiar, trabajar o vivir fuera y, generalmente, se hacen para obtener una visa en el país quete recibirá como inmigrante.

Los tipos de documentos que deben tramitarse pueden dividirse en cuatro grupos: los civiles (partida de nacimiento, acta de matrimonio, carta de soltería, carta de residencia), los universitarios (título pergamino, notas, pensum, programas de materias), los de educación media y diversificada (título de bachiller, notas, acto de promoción) y los antecedentes penales.

En el caso de los civiles, se pueden tramitar en la Prefectura o el Registro Principal del Estado, así como en la página web del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuando se trata de la carta de residencia. Todo debe tener el visto bueno del Servicio Autónomo de Registros y
Notarías (Saren) y, como previsión, debe informarse que el documento será utilizado en el extranjero.

Los papeles universitarios se tramitan, naturalmente, en la institución que los expide. Los títulos, notas y cualquier documento deben ser certificados por el rector de la universidad y legalizados por el Ministerio de Educación Universitaria, salvo que se trate de una institución privada.

Cuando son documentos de educación media y diversificada, son emitidos por la institución donde se cursaron los estudios. Estos deben ser certificados por la zona educativa del estado y avalados por el Ministerio de Educación.

Por último, los antecedentes penales se solicitan  en el Ministerio de Interior, Justicia y Paz. El procedimiento se efectúa a través de la página web de la cartera y los papeles van dirigidos al Ministerio de Relaciones Exteriores. Hay que tener paciencia con el sistema y se recomienda intentar ingresar a pedir la cita a partir de las 7:30 de la mañana.

Sin importar de qué documento se trate, todo debe ser apostillado por La Haya a través de la Cancillería. Las certificaciones que dependen del Ministerio de Educación Universitaria se hacen previa cita, pautada a través de la página web. Cuando son papeles del Ministerio de Educación hay que madrugar porque la cartera atiende por orden de llegada y sólo a cien personas diarias.

“El detalle es que todo eso se vence: los antecedentes duran unos tres meses, mientras que la carta de soltería y otros documentos, como la partida de nacimiento, tienen vigencia de seis. Si no te pones las pilas y calibras los tiempos, puedes pasar un mal rato”, advierte Irais Plata, una periodista venezolana que emigró a España hace tres
años.

Pero no todo depende de Venezuela. Si vas a trabajar a Europa debes contar con un visado que lo permita. Para ello es imprescindible una oferta sólida y que la empresa mande todos los papeles requeridos por la embajada correspondiente, entre ellos, el contrato. Solo están exentos de ese paso los ciudadanos que tengan doble nacionalidad.

En Latinoamérica, las condiciones son más flexibles y varían por la cantidad de convenios suscritos por Venezuela. En Mercosur, por ejemplo, facilitan el proceso para otorgar la residencia legal a los ciudadanos de los Estados miembros, lo que les permite trabajar en igualdad de condiciones que los nacionales de la nación que los recibe.

Nazareth Balbás/ Supuesto Negado