Héctor Rodríguez: La del 10 de enero no será la última batalla

Rodríguez

El chavismo acaba de apuntarse la mayoría de los cargos disputados en la elección de concejales. En Miranda por primera vez este sector político gana el concejo municipal de Baruta.

En entrevista exclusiva para Supuesto Negado, el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, afirmó que el chavismo sigue teniendo un piso duro, muy fuerte y muy organizado, “creo que el gran ganador es la conciencia y la organización chavista que se crece en las dificultades sin duda alguna, porque se trata de una victoria en el medio de grandes dificultades económicas, logísticas, de los servicios”.

Contrastó ese escenario con el de una oposición en medio de grandes dilemas, el principal es la división entre quienes “apuestan a la injerencia, al bloqueo económico buscando que el Gobierno colapse y una oposición todavía minoritaria que apuesta a la institucionalidad”, la cual, dice, espera que se imponga, porque es necesaria para el país.

Pero esa oposición que apuesta a la injerencia, se planteó una fecha para la salida del Gobierno, el 10 de enero, ¿usted qué piensa?

-Bueno, hay permanentes fechas, en Venezuela renovamos siempre las batallas finales, hay un pulso histórico permanente, tú haces un recorrido histórico y siempre hay un momento; el 10 de enero es la próxima batalla, pero no creo que sea la última. Cuando tú te planteas un modelo político que busca transformar, cambiar radicalmente la realidad dominante, es inevitable que hasta que tú venzas definitivamente, haya ese pulso permanente.

Es importante esto que aclaro, porque a veces nos planteamos que si ganamos ahí ya se calma todo y no va a ser así, nosotros aspiramos a construir un país distinto donde la gente tenga derechos, donde tengamos mayor libertad, equilibrio, justicia soberanía y eso tiene un costo, nos va a tocar luchar si queremos lograrlo y mantenerlo”, dijo

Aseguró que es importante que la mayoría de los venezolanos tenga eso claro para no desesperarse en el camino. “Hay que tener consciencia de la dificultad y de las resistencias que tiene en lo político en lo económico y social, porque lo que nos estamos planteando va completamente contracorriente a los poderes fácticos.

Miranda, un estado preocupado por la seguridad

Parecía descabellado pensar que llegaría a gobernar en nombre del chavismo el único estado del país donde los sectores A y B, tradicionalmente adversos de manera radical al proyecto de Chávez, son mayoría. La única entidad donde la matrícula educativa privada es mayor a la pública y que había sido convertido en trinchera política de la oposición.

Pero triunfó en una complicada carrera electoral. Haberse metido en todos los sectores sin distinción y escuchar, parece haber sido uno de los motivos que llevó a Héctor Rodríguez a la gobernación de Miranda.

En la campaña electoral se hicieron cerca de tres mil asambleas comunitarias en todos los sectores y ejes mirandinos, se le pidió a la gente elaborar tres prioridades por comunidad. Esos miles de documentos pasaron luego a un consejo científico que inauguró para la gobernación, el cual determinó que Miranda era el único estado de Venezuela en el que la preocupación por la inseguridad sobrepasaba al tema económico.

Para Héctor Rodríguez hay una explicación, y empieza por diferenciar la primera gestión de Henrique Capriles de la segunda al frente del estado Miranda. Asegura que ha estudiado ambos periodos y que, efectivamente, en su primer gobierno hubo alguna gestión, “desde un enfoque neoliberal, desde un enfoque de estado mínimo, él gobernó Miranda y construyó una narrativa acerca de una mediana eficiencia que pudo proyectar a nivel nacional y eso le permitió construir su candidatura”.

No obstante, una vez superada la elección presidencial, y derrotado por Hugo Chávez, regresa a la gobernación, pero abandona la gestión. Según Rodríguez, después de este hecho, Capriles se dedicó a la actividad nacional y utilizó la plataforma gubernamental del estado para el empuje de las primeras guarimbas. “Diosdado entregó la gobernación con Miranda en octavo lugar en índice delictivo, es en ese momento de las guarimbas que se empiezan a disparar todos los indicadores”, dijo.

Relató que con las acciones violentas abrieron las urbanizaciones y envolvieron a las policías en una lógica de relación con las bandas que luego no pudieron controlar, se dejó de invertir en el estado y se vino abajo la policía y su equipamiento.

Rodríguez recibió, entonces, la entidad con mayor cantidad de secuestros, homicidios y hurtos en todo el territorio nacional. Debían estar operativos diez mil funcionarios policiales y solo había novecientos, eran necesarias seiscientas patrullas policiales y recibió seis, “además de ser un estado complejo, me lo entregan en absoluta quiebra”, reveló el gobernador.

Comenzar a gobernar fue un desafío: apenas colocaban luminarias en carreteras y espacios públicos se las robaban, comenta.

“Teníamos unos quince secuestros semanales, setenta homicidios semanales, cifras con las que éramos el primer estado en todo el país, triplicando al segundo lugar”.

¿Cómo enfrenta el tema de la seguridad en su estado?

-Lo primero fue establecer coordinación con todos los gobiernos municipales, incluso Chacao, El Hatillo, Baruta y Los Salias, eso seguido de una política para impulsar el crecimiento de la policía estadal, comenzando con un proceso de formación, para lo cual inauguramos sedes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad en Guarenas-Guatire, Altos Mirandinos, Valles del Tuy y Barlovento.

Con lo que graduamos, estamos triplicando lo que teníamos y pasamos de novecientos funcionarios policiales a tres mil. Luego empezamos a invertir en patrullas, ya llevamos doscientas setenta patrullas (…) estamos esperando llegar a diez mil policías y seiscientas patrullas en 4 años de gobierno, con lo que cumpliríamos los estándares internacionales.

Rodríguez aspira a que con esto pueda garantizar en cada turno tres mil policías desplegados en las calles, cubrir todo el territorio y que el tiempo de respuesta máximo a los llamados sea de diez minutos.

La instilación de la línea 911 “ha permitido que de setenta homicidios semanales estemos por debajo de veinte y la curva sigue disminuyendo, creo que el año que viene vamos a cerrar por debajo de diez; de veinte secuestros semanales estamos en uno mensual. Todos esos índices bajaron en todos los municipios y, bueno, bajamos al octavo lugar, aspiramos llegar al puesto quince el año que viene”, reseña.

¿Pero eso ha sido suficiente para detener la criminalidad?

-Por supuesto que no, el trabajo de prevención que se ha hecho también ha sido fundamental para la disminución de las cifras. Sobre todo en el tema de la masificación deportiva, para mostrarle a la juventud una visual distinta al pranato.

En este sentido, el gobernador considera que las acciones en materia educativa ‒como la expansión del Programa de Alimentación Escolar, que ha permitido el incremento de la matrícula escolar en 37%, según informa‒ han configurado un nuevo panorama regional.

Investigan los entuertos de la minería en el estado

Una de las denuncias que hacía constantemente el anterior gobernador de Miranda, Henrique Capriles, para justificar la situación de deterioro de la entidad, era la falta de presupuesto. Rodríguez indica que “no hay ningún mes que haya tenido menos de lo que le corresponde legalmente por situado constitucional, que es el 20% de los ingresos del país”.

“Además de los ingresos por Consejo Federal de Gobierno, también tienes algo que es propiedad de la gobernación que son las minas no metálicas, que se administran según decida el gobernador y puede ser dando concesiones a privados y que el privado te pague el porcentaje que tú establezcas más el impuesto, o administrando tú personalmente las minas”, esto último habría hecho Capriles, pero eliminó el Instituto de Minas y no se sabe lo que cobró por ese concepto.

Su último año de gestión cobró en todo el año tres millones seiscientos mil bolívares por regalía de minas, “lo que representaba para ese momento tres salarios mínimos. Nosotros en un trimestre recogimos cuarenta mil millones de bolívares (fuertes) es una correlación que no se puede comparar”, dice Rodríguez, quien informó que su equipo adelanta una investigación para determinar si fue ineficiencia o que no cobraba legalmente, sino que lo hacía por otras vías para utilizar los recursos en el financiamiento de su actividad política, “todo indica que pudiera ir en esa última dirección”.

Producir y exportar desde Miranda

El arranque de procesos productivos que permitan retomar la tradición exportadora del estado en algunos rubros, es una de las banderas de la gestión de Rodríguez. “Tratamos de demostrar que se pueden producir divisas con flores, con cacao (… ) Estamos exportando cincuenta productos industriales como cavas, cuerdas y bombillos hechos en Venezuela, estamos abriendo una línea de cauchos  eso impacta muy poco en el producto interno bruto del país, pero en lo simbólico tiene gran impacto, que la gente empiece a darse cuenta de que se puede exportar”.

Pero hemos leído críticas de algunos productores de cacao, dicen que la gobernación los condiciona

-El pescado y el cacao eran los principales proveedores de divisas de las bandas paramilitares, fueron desplazando a pescadores y campesinos, saqueaban el cacao y el pescado lo vendían en altamar y con esas divisas compraban armas y municiones, entonces, el plan cacao y el plan pescado están directamente relacionadas con el plan de seguridad”, manifestó Rodríguez y recalcó que debieron tomar el control absoluto de estas actividades para poder cercar a las bandas, “luego que la hemos ido controlando comenzamos a reponer a productores y campesinos en sus fincas que habían sido desplazados  y darles licencia para vender.

Todo esto está unido a un plan integral que implica la generación de empleo en la zona industrial de Guarenas-Guatire (espera que sean al menos unos treinta y seis mil puestos de trabajo) con la reactivación de la industria textil y del plástico, para evitar que gran parte de Miranda sea solo un dormitorio.

Afirma estar consciente de que en medio del bloqueo europeo y estadounidense contra la economía nacional es todo un reto, pero de igual forma está claro de las potencialidades de Asia y otras regiones del mundo, con las que desde ya comercializa desde flores hasta productos industriales.

El hombre tras el cargo

Oriundo de Río Chico, plantado desde joven en la escena política gracias al liderazgo estudiantil que trazó su generación en un interesante momento de la política nacional, ha ocupado importantes cargos en el Estado.

Durante la entrevista le consultamos a Rodríguez cómo era un día suyo luego de ocupar el cargo de gobernador y aseguró que no es tan difícil. Lo principal es que lleva a sus hijos a diario a la escuela y trata de llegar a casa para cenar con ellos, “a menos que reciba una llamada del presidente”.

El día al frente de su despacho comienza luego de sus terapias para fortalecer los músculos afectados luego del accidente de tránsito que sufriera hace unos años atrás.

A diario, a las 10 a.m. hay reuniones de un gabinete distinto. Los lunes gabinete completo, los martes seguridad, los miércoles economía, jueves políticas sociales y viernes de derecho a la ciudad. Almuerza a mediodía en medio de alguna reunión de trabajo en la que atiende embajadores, alcaldes u otros funcionarios, y en la tarde despliegue.

Los lunes asiste a las reuniones del Partido Socialista Unido de Venezuela, y el resto de la semana al despliegue del gabinete que corresponde, rotando las subregiones que se deben atender. Además, a diario su agenda tiene siempre a las 2 p.m. una actividad de gobierno y a las 4 p.m. una asamblea comunitaria, “todos los días atendemos asamblea comunitaria (…) Los fines de semana se los dejamos a los despliegues de seguridad, porque es cuando se concentra el delito”.

_______________

Por Jessica Sosa / Supuesto Negado