Huawei busca limpiar su imagen mostrando su campus a prensa internacional

La sede principal de Huawei, en China, es tan imponente como la fama de la compañía. El campus, capaz de albergar a 25 mil trabajadores, está inspirado en 12 ciudades de Europa y ocupa un territorio total de 9 kilómetros cuadrados.

El complejo está ubicado en la localidad de Shenzhen, conocida como el Silicon Valley de China –haciendo referencia a la ciudad de California donde tienen sede los gigantes tecnológicos de EEUU-. Dentro de sus muros, que evocan la nostalgia del viejo continente, se fragua “el futuro”, es decir, más específicamente, las investigaciones sobre la red 5G.

Las instalaciones incluyen réplicas de algunos de los edificios y atracciones más emblemáticos de las urbes que homenajea, ostentando incluso su versión del palacio de Versailles, en Francia.

Dentro de esos edificios que evocan a París, Londres, Verona, Brujas o Budapest, se encuentran las distintas áreas de la empresa que van desde laboratorios de investigación en telecomunicaciones hasta los comedores de los empleados, cafetines, heladerías, oficinas administrativas, habitaciones para el personal, espacios de recreación y esparcimientos, entre otros.

Un sistema de tranvías comunica a las 12 zonas, y entre la dinámica diaria del personal está como norma el tomar una siesta general luego del almuerzo.

Nada que esconder

Entre las medidas que ha tomado Huawei recientemente para disipar las acusaciones sobre espionaje está la de abrir sus instalaciones a la prensa internacional.

En ese sentido, algunas de las fotografías que se han difundido sobre su sede en Shenzhen son de Kevin Frayer, fotógrafo de la agencia Getty Images, radicado en Beijing, quien fue invitado por la empresa para captar los espacios y el personal de tres de sus centros de trabajo.

CNN difundió una entrevista con el reportero gráfico, quien contó sobre la experiencia de entrar en el corazón del gigante tecnológico. “Mi objetivo era llevar a la gente un paso más allá de las noticias de última hora y los titulares sobre Huawei, darles una idea de cómo se ve la empresa y quién trabaja allí”, dijo.

Contó que conoció empleados de todas las áreas, desde investigación hasta finanzas, y atestiguó cuán codiciados son los trabajos en la empresa, que es una de las mejor pagadas de China y que se encuentra en la caza permanente de talentos altamente calificados, incluso extranjeros.

Frayer dijo que los campus asemejan a ciudades universitarias. “Los único que te recuerda que estás en China son las multitudes a la hora del almuerzo y al final de la jornada laboral”, rememoró.

Sobre la opinión de los empleados acerca de las acusaciones de EEUU, señaló: “Estaban muy conscientes de los desafíos políticos y de la visión estadounidense y se esforzaron por explicar que Huawei es una empresa tecnológica que intenta innovar como cualquier otra empresa de su ramo, como dijo un ingeniero, para hacer las cosas que hacen la vida más fácil”.

Al fotógrafo no se le permitió ingresar a algunas de las áreas de desarrollo ni fotografiar a algunos clientes, pero en general, dijo, Huawei fue muy abierto. Llamó a la compañía un “gigante” y una fuente de orgullo nacional en China, recogió CNN.

Estas son algunas de las fotos de Kevin Frayer:

Por Rosa Raydán/ Supuesto Negado