Impacto en el mercado petrolero nacional por ataques a Arabia Saudita divide a expertos venezolanos 

El ataque con drones a dos refinerías de la petrolera saudí Aramco, la mayor del mundo el pasado sábado, trajo un alza de más de 5 por ciento del petróleo Brend (liviano), y la canasta Opep subió 10,68 por ciento, hasta los 66,43 dólares.

Expertos en economía y estudio de los mercados petroleros de diversas tendencias, tienen posiciones encontradas sobre este tema. Mientras unos aseguran que la baja producción hará que Venezuela no registre ningún beneficio, otros afirman lo contrario, y calculan en hasta 100 millones de dólares adicionales lo que pudiera recibir el país por la coyuntura en Medio Oriente.

Para el economista y profesor de la Universidad Alejandro Humbolt, Noel López, al provenir los ingresos fiscales del país, en un 96 por ciento de la renta petrolera, cualquier variación al alza, contribuirá a la aumentar las arcas nacionales, y pese a que la producción petrolera no llega al millón de barriles al día, lo acontecido en Arabia Saudita pudiera significar entre 90 y 100 millones de dólares extras.

En entrevista para Supuesto Negado, López destaca un elemento más en esta ecuación, y recuerda que la producción petrolera venezolana, ha sido durametne golpeada por el bloqueo económico y las sanciones directas a Pdvsa.

“Los pronósticos son que los precios internacionales lleguen a 80 dólares el barril, evidentemente Venezuela va a salir beneficiada, aunque no con los niveles de ingreso que pudiera tener el país si produjera 2 o 3 millones de barriles diarios.   Estamos, según las cifras oficiales, cercanos a un millón, obviamente si incrementamos en 12 dólares el barril, como es el pronóstico, podría Venezuela estar recibiendo unos 90 o 100 millones de dólares adicionales”, explicó.

El también economista, Jesús Pérez, tiene una posición similar y explica que al reducirse la oferta petrolera, el valor del barril es empujado por la presión de los mercados que temen quedarse sin suministros, entre ellos Estados Unidos, que si la paralización saudí se extiende mucho, se verá indudablemente afectado y buscará un suministro seguro en Venezuela, su proveedor más cercano.

“Al reducirse la cantidad de producción hay insatisfacción de la demanda lo cual empuja el precio internacional del petroleo al alza. Ahora beneficio a Venezuela es relativo. Si nos vamos por el lado de los precios más elevados hay mayores ingresos a Venezuela. En cuanto a la seguridad de suministro a los países incluyendo a EE.UU. salta a la vista que a ellos les afectará y tratarán de tener suministro seguro de Venezuela. Eso no sé si mitigaría las asperezas de bloqueo y embargo de EE.UU. hacia Venezuela“, indicó en conversación con el equipo de Supuesto Negado.

“La subida del precio del petróleo podría beneficiar a países como Rusia o Venezuela.  Sin embargo, pese a este repunte, no es seguro que la subida se vaya a trasladar a la misma velocidad a los precios en las gasolineras.  Eventos de naturaleza similar en los últimos tiempos no han tenido un efecto a largo plazo en el precio del petróleo”, agregó el economista.

Del otro lado, están los analistas que defienden la tesis de que esta alza no traerá ningún beneficio al país, por su baja capacidad de producción.

El experto petrolero José Toro Hardy, opina  que pese a esta alza, que fue controlada por el anuncio de EE.UU. de que sus reservas estaban disponibles para suplir los mercados, no beneficiará en mayor medida al país, que a su juicio ha perdido capacidad de producción, y como depende de la importación de naftas y gasolina, el impacto pueda ser más bien negativo.

El economista Luis Oliveros, guarda más o menos la misma opinión de Toro Hardy, y asegura que Venezuela prácticamente no tiene exportaciones petroleras de las que pueda beneficiarse.

“Casi no hay exportaciones petroleras que puedan beneficiarse del aumento en los precios. Las últimas noticias petroleras significarán ingresos extras para aquellos países que puedan aprovechar la coyuntura, como Brasil, Colombia y Ecuador en la región”, indicó el experto.

Sergo Lanau, del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), tampoco fue muy optimista, y publicó en su perfil de Twitter que no hay aumento de precios que logre deshacer “un colapso de producción casi sin precedentes”.

“No hay un aumento de precios temporal o permanente que pueda deshacer un colapso de producción casi sin precedentes. Solo un cambio de política integral puede cambiar a Venezuela”, sostuvo.

Tras el ataque a sus refinerías, Arabia Saudita anunció que disminuiría a la mitad su exportación petrolera, que suple el 5 por ciento del consumo mundial, es decir, que dejará de extraer más de 5 millones de barriles de crudo liviano al día.

De acuerdo al último informe mensual de la OPEP, entre julio y agosto, Venezuela perdió 5,7 por ciento en su producción petrolera, lo que equivaldría a unos 43 mil barriles por día.

De acuerdo a las cifras de la OPEP, pese a que el país tuvo una leve recuperación en abril pasado, este sería el cuarto mes consecutivo en que Venezuela pierde poder en el mercado petrolero, la caída  más importante de los 14 miembros del cartel energético.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado