Industria pornográfica se interesa cada vez más en venezolanas

Después del retiro de Allison Miller y Victoria Lanz −pioneras venezolanas de la pornografía internacional− comenzaron a llegar, una tras otra, nuevas actrices que representan a Venezuela en un género audiovisual que logra más de cien millones de visitas al día en una sola página web (Pornhub).

Según los portales especializados y algunos foros de discusión sobre el tema, un@s 16 venezolanas y venezolanos se destacan en esta industria.

Recordemos que el emporio del entretenimiento sexual tiene múltiples especialidades y una de ellas es la industria porno que se encarga de la creación, producción y distribución de imágenes de sexo explícito.

No es un dato menor que con las nuevas tecnologías de digitalización y ahora las redes sociales, la pornografía ha adquirido vida propia y es el corazón de la industria del entretenimiento sexual que genera más de cincuentas y siete mil millones de dólares cada año.

Había una vez…

Según los datos videográficos y los comentarios de los foros de pornografía criolla consultados, la primera venezolana en trabajar para productoras profesionales de películas para adultos fue la caraqueña Victoria Lanz (por allá en el año 2005). Sus presentaciones en festivales de cine erótico en España, Italia y Portugal la impulsaron como nuestra primera porno star.

Precisamente de la mano de Lanz, en 2006, emergió la guaireña Allison Miller, quien se convirtió en el sueño cumplido de algunos privilegiados, pues además de sus performances delante de las cámaras también ofrecía servicios como dama de compañía en Venezuela.

Más tarde, también la caraqueña Paola Guerra grabó una decena de videos en Italia durante 2008 y 2009.

Jana Roberth y Pantera Neftis fueron las últimas de esta primera camada que inauguró la presencia venezolana en el porno. Ambas se dieron a conocer a través de la agencia española Milkyway Channel.

Categoría: Venezolanas

A más de una década de la primera aparición de talento criollo en las producciones para adultos, el repunte de las venezolanas es consecuencia de la marcada migración económica.

Aún antes de la crisis económica local, ya Venezuela tenía fama de ser el país con las mujeres más hermosas (por aquello de ser la nación que más ha ganado concursos de belleza internacional).

Según los amantes del audiovisual sexual, “las minorías étnicas son relativamente nuevas en la industria y por eso resultan emocionantes”. Recordemos que las “categorías” están delimitadas por preferencias sexuales, raza, morfología y más recientemente nacionalidades, entre muchas otras.

En un principio el porno estaba casi reservado a blancas y blancos caucásicos con algunas particularidades nacionales: la rusas o alemana, por ejemplo.

Después, las asiáticas empezaron a hacer furor por su representación sumisa y virginal.

Con la inclusión de españolas y españoles en los vídeos gringos −y más tarde la proliferación de productoras europeas− aparecieron rasgos más latinos.

En la categoría “latinas” era muy común conseguir colombianas, brasileras, dominicanas y argentinas.

Según los consumidores locales de porno, no solo la morfología de las venezolanas impulsa el erotismo.

“Es excitante pensar que esa porno star pudo estudiar contigo, ser tu novia o una simple jevita que se monta en el metro todos los días”, escribió Alexxis en un foro de la popular página orgasmatrix.com.

Las grandes ligas del porno

Pertenecer a la plantilla de productoras importantes como Coumlander y GangBros o grabar escenas con reconocidos exponentes del porno, evidencian la presencia de l@s venezolan@s en este competitivo mundo.

Se estima que 211 nuevas películas pornográficas se realizan cada semana en los Estados Unidos.

Además, tal y como la mayoría en el negocio, ell@s también usan las plataformas digitales (la más popular es Camsoda) para ofrecer shows webcam privados y en vivo.

Pero su trabajo no se circunscribe al audiovisual. Mantienen giras y presentaciones en bares y clubes por EE.UU. y Europa.

Hay venezolan@s para todos los gustos y varias categorías: Milf (Mother I´d Like to Fuck), teenager, lésbico y gay.

Las porno stars venezolanas más reconocidas son Rose Monroe, Verónica Rodríguez, las hermanas Sheila y Kesha Ortega, Paola Guerra, Venus Afrodita, Laura Moreno, Susana Alcalá, Samantha Pink, Baby Nicols, Antonella La Sirena, Adara Love y Angelina Valentine.

En cuanto a los chicos, están Viktor Rom, Ángel Muñoz y Louis Ricaute.

Escándalos caseros

Por lo menos en dos ocasiones los nombres de actrices y actores porno criollos han traspasado las páginas para adultos y han saltado a las noticias.

La primera fue a raíz de la reseña de un medio a Viktor Rom por haber obtenido el premio como mejor actor. El ministro de Cultura de la época, Ernesto Villegas, se quejó en Twitter por la información.

Inmediatamente cientos de usuarios tomaron posición a favor y en contra del actor, de la pornografía y del Gobierno.

La segunda, una noticia que aseguraba que Venus Afrodita y las hermanas Sheila y Kesha Ortega se habían contagiado de VIH.

Las actrices desmintieron las acusaciones. Kesha, incluso, publicó la imagen del último examen médico.

“Solo le voy a pedir a los medios de comunicación que nos respeten nuestra integridad, qué clase de mierda es esto que está publicando La Patilla, todo esto es denunciable”, escribió Kesha en Instagram.

View this post on Instagram

Las venezolanas Sheila y Kesha Ortega desmintieron al portal La Patilla públicamente por acusarlas de estar contagiadas de VIH. Las actrices porno han hecho varias publicaciones en las que denuncian al medio de comunicación. Asimismo, Ambas aclararon desde sus cuentas personales en Instagram que no fueron contagiadas de VIH. Kesha publicó la imagen del último examen médico que se hizo en el que aparece negativo al virus HIV. A esto, Kesha acompañó la prueba escribiendo: “Solo les voy a pedir a los medios de comunicación que respeten nuestra integridad. Estén más seguros de hablar de esta manera y vamos a juicio”. ADELANTE IMÁGENES #keshaortega #sheilaortega #lapatilla #pornodevenezuela #farandulavenezolana

A post shared by GossipVzla (@gossipvzlafarandula) on

No todo lo que brilla es oro

A pesar de que a simple vista pareciera una vida fantástica y casi glamorosa (ahora no solo en las películas sino en las redes sociales de los actores, artistas y productores) existen muchos lunares que evidencian lo contrario: suicidios, adicciones, agotamiento físico y estrés, es el cóctel fatal para algunos de estos cuerpos mercantilizados.

Es necesario recordar siempre que se trata de una actuación y a pesar de que l@s involucrad@s nos alboroten la dopamina −por sus cuerpos definidos y su potencia sexual− quizás en la vida real, algunas de ellas no necesariamente son las personas seguras, fuertes y decididas que parecen.

Por Edgard Ramírez Ramírez / Supuesto Negado