“YO PERSONALMENTE LES DIRÍA QUE NO SE VENGAN PARA ESTADOS UNIDOS”

Supuesto Negado conversó con Yomara Arnal Vélez, activista por los derechos laborales de trabajadores domésticos en Estados Unidos. Desde Atlanta, la venezolana habló sobre las nuevas oleadas de inmigrantes que llegan al país del Norte, sus realidades y sobre las repercusiones que tendría en la política interna de Venezuela un triunfo del polémico magnate republicano.


– ¿Cuáles son las primeras medidas que podría tomar Donald Trump sobre Venezuela y sobre América Latina? ¿Cuál sería el impacto en Venezuela?

–Bueno, como ya sabemos, Trump es muy de derecha, es extremista, su política está basada en el racismo, en la superioridad de la raza blanca, en tratar de mantener el control que ha establecido por muchos años Estados Unidos sobre Latinoamérica.

Yo creo que si ganara Donald Trump, veríamos más de lo que ya hemos visto en años pasados, como con Bush y otros presidentes que eran de derecha, con la diferencia de que Trump se ha puesto en un lugar desde donde trata de hablarle a esa clase de raza blanca de Estados Unidos, que es muy conservadora, que es muy de derecha, que tiene miedo de los cambios demográficos que están pasando, porque la comunidad latina, la comunidad afroamericana están creciendo mucho.

–Trump estaría muy interesado en que Venezuela volviera a su posición de antes, en la que los recursos están abiertos para que Estados Unidos pueda hacer uso de ellos y seguir explotándolos. Sería muy difícil para Venezuela, para Latinoamérica, para cualquier gobierno que sea izquierdista,  progresista, que quiera asumir autonomía en su país, un gobierno de Donald Trump.

Si Trump fuese presidente, sería peor todavía, habría un encompichamiento con la clase alta de Venezuela.

– ¿Qué pasaría en la política venezolana de ganar Donald Trump?

–Habría un alineamiento entre las élites de Venezuela y el gobierno de Trump. A Maduro le están diciendo que es colombiano, le preguntan dónde nació; eso es un ataque que viene de acá. Aquí [en Estados Unidos] mucha gente piensa que Maduro es un dictador, mucha gente que no conoce Venezuela así lo ve.

Si Trump fuese presidente, sería peor todavía, habría un encompinchamiento con la clase alta de Venezuela. Por ejemplo, si hubiese un pedido de hacer sanciones económicas o de prohibir que ciertas personas puedan viajar a Estados Unidos (políticos electos por el pueblo), Trump sí cumpliría con ese tipo de demandas, más de lo que hemos visto hasta ahora. Sería mucho más confrontativo, va a chocar más con el Gobierno de Venezuela, especialmente por el hecho de que Venezuela trata de controlar su propia economía, sus propios recursos, de nacionalizar ciertas cosas. Ese tipo de sistema va a estar en peligro.

Trump está motivando una fracción de la población estadounidense que, aunque es muy ignorante, todavía tiene mucho poder.

– ¿Trataría Donald Trump a las élites de aquí -pese a que son sus aliadas políticas- con cierto racismo, como lo hace con México? ¿Trump tendría mano izquierda con algunos sectores de Venezuela o más bien sería tajantemente racista?

–Yo creo que él los utilizaría. No serían una  partnership, una asociación real; lo haría para tratar de mover su agenda. Él es lo suficientemente inteligente para tener una estrategia. Ahora, no creo que Trump sea inteligente para entender la complejidad de la economía global y la historia de nuestros países (ese tipo de cosas no creo que las entienda muy bien) pero tiene muchísimo dinero, poder y personas que lo asesoran.

Es peligroso, no se puede tomar a la ligera, hay que tomar esta situación en serio porque Trump está motivando una fracción de la población estadounidense que, aunque es muy ignorante, todavía tiene mucho poder.

– ¿Invadiría Trump a Venezuela?

–Podría pasar, pero creo que como estamos en guerra con muchos países del Medio Oriente, el pueblo de Estados Unidos no quiere otra guerra. Pero es una posibilidad. Depende mucho de los resultados de las otras elecciones, de quién entra al Congreso, de quién controla el Senado. Si son todos republicanos y de derecha, hay más posibilidad de que haya más destrucción a nivel internacional -aunque cuando lo controlan ambos [republicanos o demócratas] hay problemas, pero sería más fácil para Trump encontrar los votos con los republicanos-.

-El pueblo [estadounidense] está tan decepcionado con todo lo que ha pasado, con todo el dinero que se ha gastado, con la desigualdad, la pobreza, los problemas sociales, que no apoyaría una guerra. Pero ese es el peligro de elegir a una persona como él: no se sabe cómo va a actuar.

–Conociendo las actuales circunstancias de Venezuela ¿cómo crees que actuaría Donald Trump con los inmigrantes venezolanos que viven en Estados Unidos?

–Hay muchos venezolanos que se están viniendo, pero al llegar aquí van a ser igual a cualquier otro inmigrante que no tiene documentos: caes en un círculo que es muy difícil en este país, porque estar sin papeles, sin estatus de ciudadanía es muy difícil: en los trabajos te pagan menos que a las personas que sí son ciudadanos; los apartamentos, el costo de vida, todo eso es muy caro aquí.

Cuando Trump habla sobre la inmigración ilegal, se está refiriendo a todas las personas que están aquí ilegalmente, por igual. Así que yo creo que sí va a ser muy agresivo contra la comunidad inmigrante venezolana, especialmente contra las personas de raíces humildes.

Hay venezolanos que han venido a Miami con dinero y estatus social, de raza más blanquita y que luego se incorporan, se asimilan a la vida de las clases altas, o sifrinas, como les dicen. Ellos la van a tener un poquito más fácil, pero la persona que viene de raíces humildes, que es trabajadora, que no tiene dinero, que se vino a lo loco porque quiere ayudar a su familia en Venezuela o está tratando de sobrevivir, ese inmigrante la pasará muy mal si gana Donald Trump, no solamente por las políticas de deportación y detenciones, sino también por el odio y el racismo que Donald Trump ha inspirado en la población blanca de Estados Unidos.

La vida aquí es sumamente difícil para un inmigrante. Con Donald Trump eso se magnificaría, él cortaría los servicios sociales.

– ¿Qué características tienen los venezolanos de esta última oleada de inmigración?

–Hay una onda nueva que está llegando, que es más humilde que la que había llegado anteriormente, gente que en realidad está buscando una manera de sobrevivir. Yo personalmente les diría que no se vengan para acá, que se queden en Venezuela, que luchen por Venezuela, que quieran a Venezuela, porque la vida aquí es sumamente difícil para un inmigrante. Con Donald Trump eso se magnificaría, él cortaría los servicios sociales. Si ahora estamos viendo familias y niños que van a la cárcel por estar en el país ilegalmente, imagínate cómo los trataría una administración de Trump.

–Pero, ¿cómo viven los venezolanos que recién llegan a los Estados Unidos?

–Esa nueva oleada de venezolanos viene y rentan cuartos, se quedan en hoteles o moteles baratos. La diferencia con los inmigrantes venezolanos de antes es que vienen sin muchos recursos, son más vulnerables a ser explotados, porque vienen a trabajar pero no pueden hacerlo legalmente, y terminan como meseros, limpiando casas, cuidando niños, trabajando en fincas, o en construcción. El problema es que en esos trabajos, como no tienes papeles, te pagan muy poco. Una persona con la ciudadanía tiene ciertas protecciones que el gobierno les provee, y puede demandar si su empleador no está honrando esas protecciones, pero el inmigrante no puede. O pueden, pero los amenazan. Ha habido casos donde les quitan la identificación y la situación se convierte en una especie de tráfico humano laboral. Hay muchos peligros. Realmente no es buena idea venirse sin dinero o con poco dinero, en especial porque aquí no hay sistemas como en Venezuela, que tu familia te apoya, aquí la gente es muy individualista.

– ¿Cómo trataría un gobierno de Trump a los movimientos sociales?

–Ya hemos visto su manera de tratar a las personas que ejercen su derecho a protestar. Va a ser muy violento contra nosotros, van a haber ataques, nos van a tratar de arrestar. Será muy difícil para las personas que quieren tomar la calle. Cuando Trump habla en público y hay protestas, siempre sale alguien sangrando y está la Policía. Lo otro sería lo difícil de seguir con campañas como las que nosotros estamos realizando para ganar derechos laborales para las trabajadoras del hogar, las personas que limpian casas, cuidan niños o ancianos, porque aquí esa población es inmigrante (latina, afrodescendiente, caribeña).

– ¿Hay venezolanos que participan en esos movimientos?

–Sí, hay venezolanos y colombianos. Es muy interesante, porque las personas que vienen aquí con visas y se quedan, se creen mejores que las personas que cruzan la frontera. Vemos mucha división entre los latinos. En las comunidades falta mucho desarrollar la conciencia sobre cuáles son nuestra raíces: somos indígenas, afrodescendientes. Esa es la historia, de ahí venimos.

Supuesto Negado