Juan Guaidó: la apuesta golpista de la oposición para el 10E

Guaidó

Después de un 2018 con una oposición apática electoral y políticamente (al menos a lo interno del país), los adversarios al Gobierno de Nicolás Maduro parecen haber encontrado un segundo aire recién comenzado el presente año. Las presiones que impulsa el Gobierno de Estados Unidos han rendido sus frutos en Gobiernos complacientes con Washington. De allí la naturaleza del llamado Grupo de Lima, que pretende torcer el brazo del Gobierno venezolano al declarar que no reconocerá su juramentación.

Ante este panorama la Asamblea Nacional declarada en desacato puso al frente del parlamento al político Juan Guaidó, militante del partido Voluntad Popular, conocido por ser uno de los protagonistas de los peores días de violencia que ha vivido el país en décadas. Guaidó, quien tiene estrechos vínculos con varios dirigentes políticos del Grupo de Lima, es la ficha que faltaba en el mapa para tratar de encender el país tras el desconocimiento del Gobierno.

GuaidóDe Guaidó se han dedicado a contar todo lo bueno, la mediática nacional e internacional lo pinta como un héroe venido del deslave del estado Vargas en 1999, y a partir de ese momento dedicó su vida al país. Pero detrás de toda esa maquinaria de propaganda se oculta al hombre que encontró en su partido político la vía para darle rienda suelta a un fascismo sin fisuras. No hay acción de violencia política en los últimos años en las que el diputado no haya tenido participación.

Desde los “manos blancas” hasta la guarimba

El hoy diputado por el estado Vargas tuvo sus primeras apariciones en el mundo político cuando figuró en el movimiento estudiantil que defendió los derechos de un consorcio televisivo a llenar de odio a la población. En 2007 se le vio marchar, hacer huelgas, participar en manifestaciones violentas, entre otras actividades que amenazaron con quebrar el orden público durante varios meses.

Tal vez su conducta extremista le forjó las credenciales para militar en el partido de extrema derecha Voluntad Popular, que reclutó a los más virulentos jóvenes formados en universidades privadas dentro y fuera de Venezuela, para darle vida a una organización política patrocinada desde el extranjero para derrocar al Gobierno socialista.

Durante los actos violentos conocidos como “guarimbas” en 2017, Guaidó tuvo una participación fundamental en la arenga de jóvenes y menores de edad en la generación de caos. Su frase “no te van alcanzar las balas ni las bombas para apaciguar a un pueblo que quiere salir de esta dictadura”, dedicada al presidente de la república, fue crucial para mantener en las calles a estos grupos violentos que generaron más de 120 muertes en diferentes ciudades del país, de las que ningún dirigente opositor se hizo responsable.

Amigos y enemigos

El diputado por Vargas tiene un criterio muy fino para elegir a sus amistades dentro y fuera de Venezuela. Desde sus tiempos de revoltoso estudiantil formado por Voluntad Popular, cultivó contactos que hoy le rinden fruto. Prueba de ello dan las múltiples felicitaciones que llegaron para Guaidó tras su nombramiento como presidente de la Asamblea Nacional en desacato, encabezadas por un obstinado enemigo del Gobierno venezolano, el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Otro que se sumó a la celebración fue Mauricio Macri, presidente de Argentina, que en su empeño por enlodar a Venezuela ha olvidado por momentos la profunda crisis que está generando en su país.

Pero los principales amigos de Guaidó están mucho más al norte. Desde allá, donde se imparten las órdenes, también llegaron saludos para el diputado.

Pero no todo es color de rosa en la vida política de Guaidó. Son famosos los encontronazos que el dirigente opositor ha tenido con otros de sus pares, tal como sucedió con María Corina Machado, representante de Vente Venezuela, con quien polemizó en las redes sociales. La señora Machado habría acusado a un grupo autodenominado “16 de julio” de ser “indignos”, a lo que Guaidó respondió en su cuenta Twitter “es momento de sumar, no de restar, menos aún de dividir. Nadie puede enfrentar solo este régimen, debemos unir esfuerzos en objetivos que son compartidos”, frase con la que se ganó la antipatía de la dirigente opositora.

¿Bueno para qué?

Como decíamos al principio, la oposición tuvo un 2018 para el olvido, al menos en la política interna. Los ataques vinieron contra Venezuela desde el exterior, y si bien algunos dirigentes opositores tuvieron protagonismo en algunas citas, las arremetidas contra el país vienen desde mucho más arriba. Una decisión tomada fuera del alcance de nuestra oposición.

Guaidó llega al inoperante parlamento venezolano para ajustar las piezas de lo que se viene. El derechista debe rescatar a una oposición desmotivada, sin liderazgo y sin rumbo en medio de una feroz guerra económica que asfixia a unos y otros por igual.

Para ello, la encomienda que se le dio al diputado fue la reunificación de las fuerzas opositoras que deben estar listas para el desconocimiento que varios países le harán al Gobierno de Maduro, y con ello tal vez propiciar una nueva escalada de violencia en el país. Le han recomendado cautela, no pisar peines, no hacerle el juego al Gobierno de Maduro ni caer en emotividades. Sin embargo su primer discurso, cargado de odio y rencor, no estuvo a la altura de lo que muchos opositores esperaban.

GuaidóSu llegada al Parlamento con una niña en brazos, y la cadena de insultos proferidos desde su misma acera, no son el mejor paso para arrancar esta nueva etapa en la vida política del varguense.

“Realmente después de ver a Guaidó llegar al acto de instalación de la Asamblea con una niña en brazos, no hay nada que esperar”. —Blanca Rosa Mármol (@BMarmoldeLeon) January 5, 2019

“Llegó con una niña en brazos que no es su hija al hemiciclo de la Asamblea Nacional? DIOS!! ¿Se puede ser más populista? Sólo le faltó llevar una viejita del brazo, darle un beso y tomarse una selfie con ella! PIAZO DE MAMARRACHO CHAVISTA ESE GUAIDÓ !!”. — Lucille Bassinger (@27Lucille) January 5, 2019

“Anoche, supuestamente encontraron una bomba, ¿tú llevarías a una bebé en los brazos a sabiendas que pudieras recibir un ataque?. Se nota que todo estaba planificado mi amigo”. —José Acosta (@VPrimero) January 5, 2019.

___________________________

Por Randolph Borges / Supuesto Negado