¡QUIERO CONFLEIS! ¿QUÉ HACER ANTE LA PARTIDA DE LA KELLOGG’S?

gustos, marcas, control obrero, consumo, Corn Flakes, economía alternativa

Como ya es sabido, la Kellogg´s se fue de Venezuela. Para algunos el comportamiento de la empresa está plenamente justificado en la situación del país. Para otros huyó con todo el capital que pudo y dejó en el aire, de la noche a la mañana y sin aviso previo, a sus trabajadores y clientes.

Los ex-trabajadores de la marca, apoyados por el gobierno nacional, han tomado posesión de la fábrica en un nuevo proyecto de gestión alternativa.

Todavía no está claro quién llevará el control de la nueva productora de cereales y otros rubros, si los trabajadores o el Estado o ambos, pero la respuesta a la conducta de la transnacional ha creado expectativas de éxito y fracaso en la colectividad nacional, por lo que parece crucial evitar los errores del pasado.

gustos, marcas, control obrero, consumo, Corn Flakes, economía alternativa

Pero del lado de los consumidores no se ve que se pueda ofrecer una solución: el nuevo cereal elaborado puede saber igualito al que producía la marca, sin embargo, no será lo mismo para los fans del Corn Flakes y las Zucaritas.

Igual sucede con la posibilidad de producir hojuelas de maíz con base en recetas caseras. Puede que después de un tiempo de práctica terminen por saber más ricas y sean más sanas que las originales, y aún así no será lo mismo.

De todos modos, te dejamos la receta hogareña de hojuelas de maíz:

Ingredientes:

½ taza de harina de maíz

1 ½ de miel

1 cucharadita de aceite vegetal

½ cucharadita de sal

¼ taza de agua

Preparación:

1.- Mezcla la harina de maíz, el aceite y y la sal hasta formar una masa espesa y homogénea.

2.- Disuelve la miel en el agua, y añade esta solución lentamente en la mezcla de harina de maíz, y continúa.

3.- Toma la masa y divídela en dos porciones, amásalas a lo largo por separado.

4.- Prepara una bandeja de horno, aceita su superficie y coloca la masa.

5.- Hornea a 150 °C por 30 minutos, o hasta que la harina asuma un tono dorado.

6.- Cuando la masa esté lista, retírala del horno y déjala enfriar antes de proceder a partirlas en pequeños trozos.

¿A qué se debe la dificultad de dejar el Corn Flakes?

Según algunos expertos, esta imposibilidad de sustituir el Corn Flakes, o si se quiere el hecho de que exista un gusto particular por tal mercancía, tiene que ver con la forma como se ha configurado el patrón de consumo de los venezolanos.

Antes de su partida los productos Kellogg’s tenían una gran porción del mercado de alimentos venezolanos, y en particular de los cereales para desayunar. Tan amplia era su influencia que los venezolanos usamos el nombre de la marca para designar todas las mercancías de su tipo.

gustos, marcas, control obrero, consumo, Corn Flakes, economía alternativa

Pero esto no solo sucede con Corn Flakes, también sucede con otras marcas como Modes, Pepsi, Harina Pan, etc. Esta disposición a llamar un tipo de mercancías por el nombre de una de sus marcas denota la importancia que históricamente han tenido los monopolios en nuestros gustos.

La explotación petrolera no supuso que el gusto de los venezolanos se abriese a la diversidad del mercado internacional, sino todo lo contrario: unas cuantas marcas gobiernan nuestros apetitos básicos y lujosos.

Si el ideal es la libertad para elegir entre diversas opciones y variedad de productos, entonces se hace forzoso concluir que Venezuela ha estado siempre muy lejos de él, se trata más bien de un gusto domesticado.

gustos, marcas, control obrero, consumo, Corn Flakes, economía alternativa

Poco nos importa, por ejemplo, el contenido nutritivo del producto, su historia, y menos las prácticas deshonestas en las que incurre la empresa.

Así, a nuestro gusto por el Corn Flakes no le importa que su creador, John Harvey Kellogg, inventó el producto por accidente ni que se sirvió de este para promover la lucha contra la masturbación y el pecado en general mientras hacía un buen dinero.

Ignora también que la empresa ha sido denunciada en repetidas oportunidades y en varios países por valerse de propaganda engañosa para vender sus mercancías. El núcleo de la crítica está en que promueve como alimento sano un producto saturado de azúcares.

Pero además se cuestiona que su publicidad va dirigida a los niños en edades en que la mayoría no puede comprender la diferencia entre un alimento sano y uno divertido.

Por otro lado, se ignora que la Kellogg´s ha sido calificada por Oxfam como la empresa (de un grupo de diez dedicadas a las “producción” de alimentos procesados) que más irrespeta los derechos de los agricultores y causa más daños en su entorno.

___________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado