La defensa es el arma de Venezuela en el Mundial de China, asegura Duró

Después de su triunfo ante China este miércoles, la Vinotinto de las Alturas estará en el grupo I de la segunda ronda, dirigida por el argentino Fernando Duró, y en la que tendrá de rivales a las selecciones de Rusia, Argentina y Polonia.

Duró tiene tiempo guiando el baloncesto criollo. En la liga nacional es el técnico de Guaros de Lara. Ahora dirige a la selección en el Mundial de Basket en China y uno de sus rivales viene de su país de origen.

En este mundial, el destacado que lo acompaña es el jugador Heissler Guillent, quien les dio a los criollos el pase a la segunda ronda del campeonato.

El director argentino comenzó en Venezuela en 2001 dirigiendo a Marinos de Anzoátegui. Siempre ha confiado en los venezolanos y en su estilo de jugar, su entrega y su responsabilidad en la cancha, expresó Duró en 2017.

La defensa ha sido una de sus principales estrategias, reveló un diario venezolano. De hecho, justa ésa es el arma más poderosa en este Mundial, aseguró este miércoles.

“La selección de Venezuela tiene un plan. Es el defensivo, esperamos ejecutarlo, esperamos llevar el ritmo. Venezuela no solo dependerá de la defensiva, espero que este grupo pueda anotar con tranquilidad, se ha trabajado para eso, para ello hay que ver cómo se desarrolla el juego”.

Para Duró el baloncesto venezolano siempre ha sido bueno, pero dijo que este año está en su mejor momento.  De la mano de Fernando Duró, Venezuela logró en 2016 ser campeón de América y doble campeón Suramericano, ocupando la posición número 15 en el ranking mundial FIBA.

Cuatro participaciones olímpicas y otras tantas mundialistas avalan la trayectoria del profesor argentino que prefiere presentarse como “docente” o “entrenador”, antes que como director técnico. Su ambicioso proyecto para el baloncesto venezolano se vislumbra a largo plazo, aunque su contrato expira formalmente al concluir el mundial.

En una entrevista concedida al diario Líder, Duró aseveró que su principal objetivo siempre ha sido “motorizar el baloncesto venezolano”, pese a los contratiempos que pudieran generarse debido a la crisis económica que atraviesa el país.

Por Nancy Mastronardi / Supuesto Negado