LA DERECHA SE DESPLOMA PRECIPITADAMENTE EN AMÉRICA LATINA

Todo apunta a que el reemplazo (electoral o a través de golpes legislativos) de los llamados gobiernos progresistas de América Latina por gobiernos de derecha se debilita. Y al contrario, la oposición en manos de dirigentes de tendencia hacia la izquierda gozan de buena salud política. Cuando se pensaba que el conservadurismo avanzaba, la recesión económica empujó las velas al contrario y los barcos parecen hundirse.

Según las encuestas más serias, los niveles de popularidad caen en los gobiernos de Mauricio Macri en Argentina, de Michel Temer en Brasil, de Horacio Cartes en Paraguay, así como del resto de gobiernos de derecha del continente.

A Cristina, ni la cárcel

Macri experimenta los niveles más bajos de aceptación. Según la encuesta del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), la imagen del mandatario se ubica por debajo de su histórico al estrenar la Casa Rosada, al ubicarse en 46% en la actualidadOtras firmas, como Management & Fit, ubican el respaldo al Presidente, en marzo de 2017, en 40,2%.

Al contrario, la ex presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner (CFK) crece en popularidad a medida que avanza el gobierno “macrista”. En el sondeo realizado en agosto de 2016 por la encuestadora Rouvier, la opinión favorable a Fernández de Kirchner ronda el 43%, y su popularidad crece para optar a cargo de Senadora nacional por la Provincia de Buenos Aires, en las legislativas a realizarse el 22 de octubre de 2017.

Pero esta posible candidatura está en veremos, porque la peronista enfrenta lo que ella llama una “persecución mediática-judicial”. En entrevista con Telesur se recuenta su travesía, “desde 1995 es investigada por supuesto enriquecimiento ilícito, de lo cual ha salido airosa hasta en tres causas”. En la actualidad le son procesadas 6 causas.

Mientras transcurre el proceso contra Cristina, Macri se condona una deuda con el Estado de hasta 70.000 millones de pesos argentinos (4.465.000 dólares) por la privatización del Correo Argentino, empresa familiar del mandatario y protagonista de los Panamá Papers (paraíso fiscal en el que según el mandatario ni recordaba que tenía un par de cuentas). 62% de los argentinos considerarían este acto (el de perdonarse la deuda) como corrupto.

En su declaración judicial en abril de 2016, CFK logró darle la vuelta a lo que debió ser uno de los peores días de su vida. Se gastó un mitin al que asistieron miles de seguidores, lo que los medios calificaron como su regreso triunfal a la política. En un encuentro que trasmitieron todas las televisoras nacionales, sus fieles, enardecidos, cantaban “vamos a volver”. Cristina les pedía calma, toda vez que a cuello en voz afirmaba tener “los fueros del pueblo”.

Lula, por todos los caminos

En Brasil, Michel Temer no goza de mayor suerte. De acuerdo al sondeo realizado por la encuestadora MDA / CNT, sólo 10,3% de la población considera positiva la administración del interino y 50,3% cree que deben adelantarse las elecciones presidenciales luego de la “separación” del cargo a Dilma Rousseff ocurrida el 12 de mayo de 2016. Lo mismo que se “despeña” Temer, crece en intención de voto Lula (30,5% de los encuestados lo elegiría) y también la ultraderecha en los hombros de Jair Bolsonaro. La desinversión, la peor recesión en medio siglo, el desempleo creciente, el enfrentamiento público de bandas del narcotráfico y las huelgas policiales rebosaron el vaso, según el estudio.

Y aunque Da Silva se encuentra implicado en 5 causas judiciales vinculadas a la red de sobornos de Petrobras, su popularidad no parece mermar. Recientemente, él y Rousseff, acompañados por miles de brasileños, inauguraron el 19 de marzo la “transposición del río San Francisco, que atenderá a 12 millones de personas de 390 municipios en los estados de Pernambuco, Ceará, Paraíba y Rio Grande do Norte, de la nación suramericana (…) Da Silva rechazó los intentos de Michel Temer de atribuirse la obra inaugurada este domingo, que comenzó a construirse durante su primer gobierno y continuó durante la gestión de Dilma Rousseff”.

Dilma pide garantizar la candidatura de Lula a la presidencia en 2018, a la vez que aclara no querer pelear por la presidencia, pero no descarta formar parte del Senado, el mismo que la destituyese.

Popularidad de Lugo crece mientras Cartes se desploma

En Paraguay sucede que la impopularidad del presidente en funciones, Horacio Cartes, también favorece al anterior mandatario depuesto después de un golpe legislativo, Fernando Lugo. Según el encuestador Francisco Capli, “cuando Lugo fue destituido de la Presidencia en el 2012, se retiró del poder con el 44% de popularidad. Sin embargo, ahora se elevó a 58 o 60%, por encima de Cartes quien, a pesar de ser el actual jefe de Estado, tendría una popularidad de entre 39 y 40%”. Aunque Lugo iría a las presidenciales de 2018 como vicepresidente en la dupla del Partido Liberal Radical Auténtico y el Movimiento Frente Guasú: Blas Lanzoni-Fernando Lugo.

Ecuador, Nicaragua, Bolivia y Venezuela

En Ecuador, la primera vuelta en las presidenciales realizada el 19 de febrero de 2017, la encabeza Lenín Moreno, candidato de Alianza País (AP) y sucesor ideológico de Rafael Correa (del que fue su vicepresidente electo durante dos períodos). El presidente en cargo goza de buena popularidad: 61% de la población aprueba su gestión, según el estudio de la encuestadora Mitofsky.

Daniel Ortega, reconocido líder de la izquierda latinoamericana y presidente de Nicaragua, mantiene altos niveles de popularidad que lo ubican por encima del 57% de criterios a favor.

A Evo Morales la mayoría de los bolivianos lo sigue prefiriendo. 58% de los encuestados dijo aprobar la gestión del presidente del Movimiento al Socialismo, según la encuesta del equipo Mori. Según el mismo trabajo, aunque aumentó su popularidad desde finales de 2016, 63% de los encuestados no quiere que se presente a las elecciones por cuarta vez.

En Venezuela, a pesar de la crisis económica en pleno desarrollo, el presidente Nicolás Maduro ha sido evaluado positivamente. En febrero de 2017 aumentó de 22,1% a 30,8% de aceptación, según una encuesta realizada por Venebarómetro.

La pregunta que muchos se hacen tiene que ver con el contexto del retorno y el establecimiento de la derecha en los gobiernos latinoamericanos ¿beneficia a la izquierda? Algunas encuestas reflejan que en ambas opciones, la población no espera mucho de los gobiernos. En el ajedrez político, la forma en la que se llega al poder implica el juego electoral y en plena campaña todos son SantaTeresitaDeJesús. La cosa se enturbia una vez asumen sus casas de gobierno, porque en muchas oportunidades se eligen con la izquierda y gobiernan con la derecha, caso de Ollanta Humala, o de Michelle Bachelet, a quienes los verdaderos movimientos de izquierda en sus respectivos países le deben el descrédito.

El liderazgo de la llamada izquierda latinoamericana no se ensombrece, porque la derecha lo hace demasiado mal, pero está llamado a transformarse en algo más que lo menos peor.

__________________________

Por Indira Carpio Olivo / Supuesto Negado